EN VIVO

Vacunación COVID-19 para adolescentes de 12 a 17 años con factores de riesgo

Aquella noche de guantes entre dos grandes: Falucho y Diego

Más allá de haber dejado una huella imborrable en el fútbol, si algo caracterizó a Diego Maradona fue su interés por el deporte en general. Muestra de ello fue su “debut” como boxeador, del cual se cumplieron 25 años, contra nada menos que un campeón mundial.
 El escenario fue el ring montado en el gimnasio cubierto del club General Paz Juniors, de la ciudad de Córdoba el 3 de abril de 1996. El rival fue el local Santos Benigno Laciar, conocido como “Falucho”.
 La razón de la pelea fue homenajear al púgil en el aniversario número 15 de su triunfo ante Peter Mathebula en la ciudad sudafricana de Soweto, donde se alzó con el título de la categoría mosca de la AMB por knock out en el séptimo round.
 “Sé que tenía un poco de miedo de enfrentarme”, ironizó el 10 en la conferencia de prensa que brindó antes de pelear con el campeón mundial: en el pesaje el futbolista marcó 75,5 kilos, mientras que la balanza señaló que el boxeador estaba en 62,450.


 Jab, recto, gancho, uppercut. De derecha y de izquierda. El 10, como a lo largo de toda su vida, mostró que había nacido para el deporte: arriba del cuadrilátero se movió como un experto en el boxeo.
La pelea fue pactada a sólo tres rounds ante los más de mil espectadores presentes que vieron al ídolo del fútbol. Durante los tres episodios, la leyenda del Napoli se fajó en el intercambio de golpes cuerpo a cuerpo. A pesar de la intensidad, la pelea tuvo tintes cómicos cuando ambos pugilistas fueron a golpear al comediante Miguel del Sel, quien fungía como referee de la contienda.
 El excapitán del seleccionado argentino no se amilanó nunca ante el campeón mundial. “A caradura no me van a ganar. Estoy contento, felicísimo de haber podido tirar una trompada a Falucho, que es el sueño de todo argentino”, afirmó Maradona al finalizar la pelea.
 En el público no estuvieron sus hijas Dalma y Gianinna y, tras el combate, el Diego explicó el por qué de la ausencia: “Me hubiese encantando, pero son dos Sarmientito y no quieren faltar al colegio”.
 Como no podía ser de otra manera, el 10 terminó la jornada haciendo jueguito con la pelota arriba del ring, ante la atenta mirada de Don Diego, su manager Guillermo Copola y deportistas como el basquetbolista Marcelo Milanesio, el ex futbolista Daniel Willington y el boxeador Gustavo Ballas.
 El cierre estuvo a cargo de Trulalá, quienes pusieron la música para que el Diego bailara, como lo había hecho minutos antes frente a Santos Laciar y como lo hizo durante toda su vida cuando corrió con la pelota.
 

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...