La violaron en una fiesta y ahora la hostigan y amenazan por las redes

La Justicia provincial condenó el viernes a seis años de prisión efectiva a Franco Nicolás Wilde, que había sido denunciado por violar a una chica de 17 años en una fiesta en 2019. El fallo puede convertirse en un antecedente "bisagra" en el tratamiento de casos de violencia de género pero, lejos de poder cerrar el capítulo, ahora la víctima sufre una campaña de difamación, hostigamiento y amenazas.

Franco Nicolás Wilde tenía 18 años el 1 de enero de 2019 cuando se encontró con la adolescente, a quien conocía, en una fiesta de Año Nuevo que se realizaba en la Asociación Tradicionalista Gauchos de Güemes. La víctima denunció, y la Justicia dio por probado que esa madrugada la sometió a un abuso sexual con acceso carnal en el baño del predio.

Del expediente surge que primero se dieron un beso y que luego, en los sanitarios, ella se negó a tener relaciones sexuales y él la violó.

"Quedó comprobado el abuso sexual con acceso carnal y el viernes lo condenaron. Al día siguiente comenzaron a inundarse las redes sociales con publicaciones que la atacan y defenestran. En vez de estar tranquila porque los jueces le creyeron, ella está atormentada por todo esto. Los mensajes son de muchísima agresividad y de un tenor muy grave. Le dicen cosas como que no va a poder seguir viviendo en Salta", sostuvo María Eugenia Yaique, abogada de la joven, que hoy tiene 19 años.

La abogada detalló que incluso difundieron pruebas reservadas de la causa, como la captura de una supuesta conversación por WhatsApp que mantuvo la tía de la víctima con una dentista, en la que trataba a su sobrina de mentirosa y daba a entender que el acusado era inocente. Sin embargo, esa conversación fue desmentida por la propia tía ante la Justicia y quedó en evidencia que se trataba de una maniobra del entorno del ahora condenado.

"Tanto en el proceso judicial, a través de la defensa de Wilde, como ahora en las redes sociales, revictimizan a la víctima. En vez de defender al acusado, la atacan a ella tratando de descalificarla e invadiendo incluso su esfera privada", manifestó la abogada.

En la madrugada del 1 de enero de 2019 la adolescente dijo claramente que "no" ante la intención de Wilde de tener relaciones sexuales. Puso la resistencia física que pudo, arrinconada con todo el peso de su atacante en un baño donde apenas podían moverse. "La puerta se abría para adentro y era imposible que ella pasara por arriba del abusador para escaparse", dijo la abogada.

Precedente

María Eugenia Yaique sostuvo que los fundamentos de la condena se conocerán el viernes, pero destacó el valor del fallo como antecedente en el tratamiento de la violencia de género. Resaltó que en el caso se haya dimensionado el peso del "no" por parte de la víctima independientemente de las pruebas de su resistencia física.

"En Salta no hay antecedente, y en el país hay pocos, de que se haya condenado por violación a alguien tras dar un contenido determinante y categórico al "no' de una mujer. No se necesita la resistencia heroica, que la víctima pegue o golpee... porque además una mujer en esa situación se paraliza. Hoy por hoy el mecanismo de defensa de muchas es no reaccionar porque sabes que, si reaccionás, el violador te puede matar. Somos más débiles y el otro nos vence en su superioridad física y en la adversidad del lugar en donde se producen estas situaciones. Ella dijo no y "el no es no'. Es un fallo bisagra que cree en el no de una mujer", señaló María Eugenia Yaique.

Ante la contundencia de la sentencia, desde el entorno del condenado tratan de instalar versiones falsas e incluso intentan organizar una marcha para defenderlo.

Pese a que la abogada había pedido una pena de 10 años y la fiscalía había requerido siete, Yaique resaltó que es importante que lo hayan declarado culpable.

La víctima está en tratamiento psicológico desde 2019 por trastornos de ansiedad, trastornos del sueño y ataques de pánico, uno de los cuales se produjo durante su declaración.

Franco Nicolás Wilde, que hoy tiene 20 años, fue condenado por la Sala V del Tribunal de Juicio. El tribunal colegiado estuvo integrado por la jueza Mónica Faber (presidenta), Marcelo Rubio y Gabriela Romero Nayar (vocales). Los jueces le revocaron además el beneficio del arresto domiciliario al que había accedido.

El tribunal ordenó que se le realice un examen genético (ADN) para la incorporación de los datos correspondientes al registro provincial de condenados vinculados a delitos contra las personas y contra la integridad sexual.

El 7 de enero de 2019 la fiscal penal de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual en feria, María Luján Sodero Calvet, había inspeccionado las instalaciones de la Agrupación Tradicionalista Gauchos de Güemes, en la Circunvalación Oeste. La funcionaria efectuó una minuciosa recorrida del sitio donde se desarrolló la fiesta organizada para celebrar la llegada del nuevo año.

Tras el ultraje que sufrió, la adolescente entró en estado de shock y se retiró del predio con unas amigas, a quienes les relató lo que le había sucedido.

Esa madrugada detuvieron al acusado, que luego accedió al arresto domiciliario. A mediados de enero de ese año la víctima dio su testimonio y detalló lo que había sucedido en cá mara Gesell.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...