Martín Grande quedó obligado a formarse sobre violencia de género 

La Justicia de Salta ordenó que el diputado nacional y empresario de medios de comunicación Martín Grande se capacite en violencia de género, luego de que llamara “atorranta” a la fiscal penal de Derechos Humanos Verónica Simesen de Bielke. Además, intimaron al legislador a abstenerse de nuevas agresiones por cualquier vía y le indicaron difundir contenidos para concientizar sobre el machismo.
Molesto porque Simesen de Bielke lo había citado para aportar información en una investigación que desarrollaba, durante una entrevista radial Grande calificó a la magistrada como “atorranta” e “ineficiente”. 
Tras una denuncia de la fiscal, la jueza de violencia familiar y de género de primera nominación Noemí Valdez ordenó ayer que el diputado se capacite en materia de violencia de género y luego acredite haber cumplido con la formación.
La jueza consideró que en el caso “se ha vulnerado la integridad moral, psíquica y psicológica de la denunciante” y apuntó que es un agravante que eso haya ocurrido desde un medio masivo de comunicación. 
Valdez intimó a Grande a “abstenerse de ejercer actos de violencia simbólica y mediática en medios de comunicación masiva y/o cualquier red social que afecten su dignidad como mujer” bajo apercibimiento de remitir actuaciones a la Justicia Penal. 
La magistrada también requirió que Martín Grande difunda por sus medios la Convención Interamericana para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra la mujer. 

 


Además de una denuncia por violencia de género, Verónica Simesen de Bielke inició una querella por injurias, sobre la que todavía no hay resolución. En esta causa, se deberá realizar una audiencia de conciliación entre las partes y el legislador tendrá la oportunidad de retractarse.
El conflicto comenzó cuando Martín Grande se despachó en una entrevista contra la fiscal, a quien cuestionó por haberlo convocado a declarar en la causa por las facturas apócrifas. Ese expediente involucra al empresario Martín Huergo, acusado de conformar una asociación ilícita para la evasión. Cuando estaba a cargo de la fiscalía de Delitos Económicos Complejos, Simesen de Bielke llamó al diputado para preguntarle qué información tenía, ya que él había dicho públicamente que Huergo era “el salame del sándwich”.
“Esa fiscal, a pesar de que yo tengo libertad de opinión, cuando hablé del tema Huergo me llevó a declarar!”, protestó Grande, para después definirla como “atorranta”.
Luego, Grande publicó una tímida disculpa en Twitter. El legislador se limitó a decir que “atorranta” -que en lunfardo se usa como sinónimo de prostituta- “no fue la palabra más adecuada”. “Atorrante es un americanismo que significa holgazán”, trató de justificarse Grande.
No fue la primera agresión del diputado nacional. En una provincia en emergencia por violencia de género y con alarmantes índices de femicidios, ya había dicho que la fiscal es “material descartable”.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...