La ciudad celebra  el 97 aniversario de su fundación

En medio de las restricciones propias de la pandemia y a causa de la situación sanitaria, Tartagal celebrará hoy el 97 aniversario de su fundación institucional y las fiestas en honor a San Antonio de Padua, solo con actividades institucionales y eclesiásticas transmitidas por las redes sociales.

Los actos se iniciaron ayer en horas de la noche con la actuación del grupo de música popular Kahoba, que dirige el vocalista Orlando Chacón; otras expresiones artísticas y un grupo vocal integrado por mujeres le cantaron el cumpleaños feliz a la ciudad, seguido por el tradicional saludo del intendente Mario Mimessi.

Hoy los actos religiosos se iniciarán en las primeras horas de la mañana con la bendición de los tradicionales panes de San Antonio. A las 9.30 está previsto el solemne tedéum en la iglesia La Purísima, del que participarán autoridades comunales, legisladores e invita dos.

En reemplazo de la tradicional procesión que los devotos y fieles de San Antonio de Padua solían realizar por las calles de la ciudad, en esta oportunidad la imagen del santo recorrerá a bordo de un vehículo los diferentes barrios y comunidades. Los actos religiosos concluirán con la misa encabezada por el obispo de la Diócesis de Orán, monseñor Antonio Scozzina, y concelebrada por los titulares de diferentes parroquias.

Un faro de desarrollo en el norte

Tartagal no es la comunidad más antigua del departamento San Martín, ya que las localidades de Embarcación y Aguaray fueron constituidas hace 11 décadas (1911). Sin embargo comenzó a desarrollarse muchos años antes que la fundación institucional determinada por una ley provincial y adquirió un mayor desarrollo demográfico a partir de la explotación maderera, la ganadería y la industria de los hidrocarburos.

La capital del departamento San Martín albergó desde sus comienzos a inmigrantes que llegaban desde diferentes países, tanto de Europa como de Medio Oriente, y a criollos de provincias cercanas como Tucumán o Catamarca. La zona estaba habitada por originarios wichis, tobas, chulupíes y chanés y chiriguanos.

Pedro José Roffini y su esposa doña Luisa Oviedo son considerados los fundadores de Tartagal; el inmigrante italiano fue quien adquirió las tierras de lo que aquellos años se conocía como Finca Ñancahuasú (quebrada grande) en referencia al río Tartagal, que actualmente divide en dos a la ciudad.

Después de la privatización de YPF -década del 90- Tartagal al igual que las localidades vecinas como Mosconi y Aguaray sufrió el cimbronazo que significó la privatización. Los cortes de rutas y conflictos sociales -algunos de gran virulencia- tuvieron lugar como consecuencia de la falta de empleo de miles de vecinos. Pero lentamente la zona en su conjunto comenzó a generar otras oportunidades productivas que van reemplazando a lo que fue esa época de oro que significó YPF y que generó que argentinos de diversas regiones del país la eligieran para vivir.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...