El comercio ante el reto de una nueva era

La teoría económica ha demostrado históricamente la importancia del comercio, y el comercio internacional en particular, como fuentes de riqueza y desarrollo de las economías.

El comercio genera empleos, reduce la pobreza y aumenta las oportunidades económicas.

Desde la época feudal hasta nuestros días, los comerciantes se convirtieron en importantes actores sociales, como uno de los sectores que más aportan al PBI y generador de empleo. Cuando Adam Smith, uno de los mayores exponentes de la escuela clásica de la economía, se preguntó allá por 1776 porqué unas economías eran más ricas que otras, la respuesta la encontró en el comercio internacional.

En Salta, el comercio es uno de los motores más importantes de la economía ya que es una de las principales fuentes de riqueza provincial siendo también un importante creador de empleo junto con el sector agropecuario. Sólo en el comercio se contabilizaban alrededor de 22 mil puestos de trabajo antes de la pandemia que azota al mundo actual. Teniendo en cuenta la estructura empresarial salteña, el 30% de las empresas registradas pertenecen al sector comercio totalizando alrededor de 3.300 firmas de las casi 12 mil registradas en la provincia siendo los puestos de vendedores de tiendas y almacenes una de las ocupaciones más demandadas antes de la pandemia. El efecto directo del COVID-19 en este sector, además de generar el cierre de muchos comercios, la disminución de las exportaciones salteñas en un 7% en el 2020 con respecto al año anterior y pérdidas de empleo para numerosos salteños, es el cambio de paradigma de la forma de comercializar.

Haciendo una comparación entre marzo del 2020 y marzo 2021, en Salta se perdieron más de 5 mil puestos de trabajos registrados en general; da cuenta de ello el documento sobre el mercado de trabajo que publicó recientemente el Indec el cual es más que elocuente sobre el impacto del COVID-19 en el empleo en nuestra provincia. Por otra parte, se están presentando distintos acontecimientos que preludian la futura normalidad y que tendrán impacto directo en las pymes comerciales salteñas. Muchas se adaptarán y otras quedarán en el camino si no reciben la ayuda y apoyo necesario.

 

 

El auge del comercio electrónico

Entre las fuerzas que marcarán la nueva normalidad pospandemia está el cambio o metamorfosis que se registra en la demanda y las formas de pago. Por otro lado, está cambiando la cualificación de la fuerza del trabajo; las habilidades y competencias para este nuevo entorno son otras. El cierre obligatorio de comercios que impuso la pandemia durante el 2020 y las limitaciones que continúan durante el 2021 ha llevado a muchos consumidores a volcarse al comercio electrónico; según datos de la cámara argentina de comercio, durante los primeros meses de la pandemia las ventas online de los supermercados solamente, para dar un ejemplo, crecieron un 300% creando puestos relacionados con la distribución de productos.

El E-commerce en general experimento, en pocos meses, el mayor crecimiento de los últimos 20 años.

Según el último informe de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico, creció un 124% en el 2020 con respecto al año anterior; se sumaron más de 1,2 millones de compradores, sumando un total de más de 20 millones de compradores online en Argentina.

En 2020 fueron vendidos 251 millones de productos, un 72% más que en el año anterior, a través de 164 millones de órdenes de compra (un 84% más que en 2019). El ticket promedio de compra fue de $5.519. Salta está entre las 8 provincias que más compran online.

Ahora me pregunto: ¿qué parte de ese total de ventas la realizaron las pymes comerciales salteñas?

¿Se sumaron las empresas comerciales salteñas al E-Commerce?

Había muchas expectativas en el 2019 cuando Salta fue la primera provincia argentina seleccionada para incorporar el comercio electrónico en la argentina firmándose un convenio importante para implementar la plataforma "Tienda Salta" para ventas online y potenciar las ventas de los locales que lo hacían presencialmente.

¿Qué pasó con esta iniciativa? ¿Se podrá sostener en el tiempo?

En este escenario, la experiencia digital y el cambio cultural empresario se vuelven un factor crítico para el crecimiento de la economía. Los negocios deben readaptarse para sobrevivir a los cambios que nos plantea un mundo que no volverá a ser el mismo.

El comercio electrónico en Argentina está convirtiéndose en uno de los motores más importantes de la economía del país. Salta no puede quedar relegada y sumida en la pobreza. Esta nueva industria está cada vez más profesionalizada y los consumidores más contentos con las compras y oportunidades que encuentran en las plataformas comerciales; las estadísticas indican que el 99% evalúa positivamente su experiencias de compra online. El consumidor percibió rápidamente las ventajas al comprar online.

El consumidor digital

El COVID-19 consolidó los efectos de la mayor revolución de la información y las comunicaciones de la historia de la humanidad la cual estamos atravesando conocida como la Cuarta Revolución Industrial. Más del 40% de la población mundial tiene acceso a internet y todos los días se suman nuevos usuarios.

 En Argentina la cantidad de dispositivos móviles asciende a 55,19 millones. Los usuarios de internet rondan los 36 millones, de los que el 79,3% (36 millones de usuarios) usa redes sociales activamente como Facebook, Tik Tok, Instagram, You Tube, etc. Esto quiere decir que casi todos los usuarios de internet tienen perfiles en estas plataformas. Entre 2020 y 2021 la población argentina creció un 0,9% y el número de usuarios de internet subió un 3,5% y los consumidores activos de redes sociales subieron un 5,9%. 

Otra era

Hay que aprovechar estos cambios tecnológicos vertiginosos para lograr una Salta más próspera e inclusiva. Hay que trabajar sobre la eliminación de las brechas digitales para retomar el camino del crecimiento y desarrollo en nuestra provincia. 
La pandemia aceleró la adopción de canales digitales en el mundo para seguir consumiendo y Salta no es la excepción.
Mientras tanto las empresas que trabajan con E-commerce, están aprendiendo de los datos de comportamiento para mejorar aún más las ofertas digitales, lo que a su vez atrae más usuarios. ¿Quién no ha consultado, e inclusive comprado, algún producto utilizando plataformas durante la pandemia? 
Seguramente en la pospandemia se volverá a retomar la presencialidad en muchas actividades pero no se abandonarán las experiencias digitales en la compra. 

Innovar ante todo

La incorporación de internet en las empresas comerciales salteñas está aumentando, sin embargo las tasas de adopción de tecnologías más sofisticadas para realizar comercio electrónico son muy bajas. El apoyo estatal y de las organizaciones intermedias se vuelve fundamental en esta transición.
La innovación debería ser el motor que impulsa la supervivencia de todas las actividades en esta época que transitamos. Mejorar las experiencias y servicios digitales innovando en torno principalmente a tres dimensiones que los consumidores consideran más importantes como lo son la confianza en los servicios digitales, aumentando la privacidad y la seguridad; mejorar la experiencia del consumidor de principio a fin haciendo que todos los productos o servicios estén disponibles digitalmente o mejorando los servicios posventa y ofreciendo mejores precios y ofertas en los canales digitales.
Aprendizaje del consumidor durante el COVID-19 y desafíos para las empresas.
Encerrados en las casas durante la pandemia, los consumidores aprendimos a ir más allá de las ofertas locales (por ejemplo en educación e indumentaria) para buscar ofertas y experiencias dondequiera que se las ofrezcan, incluso en todo el mundo. Para las empresas, este nuevo comportamiento significa que el número de competidores ha aumentado de manera efectiva y ahora incluye no solo a los pares locales sino nacionales y mundiales, así como a las mejores empresas de su clase en otros lados. Los consumidores ahora tenemos mejores expectativas atendiendo a cada clase de producto o servicio de los canales digitales en los que consumen.
El desafío y lecciones que deja esto a los empresarios locales incluyen los beneficios de la adopción del comercio electrónico y encontrar las mejores ofertas y experiencias sin importar donde residan los clientes y llevar datos del cliente a cada decisión que afecte a su estrategia para lograr mayores oportunidades empresariales.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...