“Hotel Otelo”, una historia impactante de amor y muerte

Mañana y el próximo sábado, a las 21, el grupo MaTeatro repondrá “Hotel Otelo”, en el Salón Auditórium (Belgrano 1349). En un albergue transitorio de pueblo chico, el azar y el mal clima nocturno conspiran para que se encuentren cuatro personajes de similares características, pero disímiles intensiones. Un recepcionista de dudosa moral, un sacerdote no vidente, una novia fugitiva y Amado, un novio plantado en el altar, sin saberlo comienzan a gestar nuevamente la tragedia shakesperiana de Otelo. 
En diálogo con El Tribuno, Leonardo Pilili, actor y dramaturgo, contó que “Hotel Otelo” no es una reversión, ni una interpretación de la pieza de teatro isabelino, aunque esta sí le opera de intertexto, como si “Hotel Otelo” se tratara de un manuscrito que aún conserva huellas de una escritura que le precedió y que fue borrada artificialmente. 
“Se trata de un palimpsesto teatral. Yo tomo la historia, pero reescribo los textos, recontextualizo el lugar, las épocas, hay variables de personajes y demás. Sí hay una pequeña intertextualidad con el texto original de Shakespeare. Ese eco resuena en toda la obra, por eso es imposible no hacer alusión a la del autor inglés”, destacó. Sin embargo, agregó que en la concepción escénica para la representación de su texto dramático se propuso hacer otro juego. 


"La obra es una tragicomedia. Tiene insinuaciones de género policial. Tratamos de hacer un recorrido por esos géneros y desde la interpretación actoral también apuntamos a darles mucha intensidad a los personajes. Con cuatro personajes en escena, se genera otra dinámica. Yo juego y tiene un desenlace trágico, ahí sí evocando a la obra de Otelo”, describió.
“Hotel Otelo” obtuvo un reconocimiento a fines del año pasado. Estuvo dentro de la Selección de Dramaturgia del Noroeste para Salta del Instituto Nacional del Teatro, en su categoría de cuatro o más personajes. 
Pilili también escribió “Natalio, claramente sos vos”, que mereció premios y nominaciones en el medio local y en festivales independientes, y “Teoría de la comedia romántica”, además de otros textos de teatro breve.
“Como dramaturgo me interesa trabajar sobre la comedia y temas universales como el amor y la muerte. A veces inevitablemente damos vuelta por esos polos. Entonces me interesa enfocarme en esos aspectos personales y poder siempre revalorizarlos y encontrarles nuevos sentidos o formas de expresarlos, buscando tomar un distanciamiento de la realidad. Me interesa mucho esto de que la ficción teatral marque bien el límite con la vida real, pero son cosas que llevadas al grotesco, o a la farsa se vuelven más intensas”, detalló.
 
Otra normalidad

La pandemia se cuela en el diálogo, no solo por la vehemencia de los afectos del ánimo mencionados antes por él al momento de escribir su dramaturgia, en la que “por ahí uno se ríe para no llorar, porque es más fácil reírse de las desgracias desde la ficción”, sino porque la nueva normalidad ha contravenido la praxis del teatro. “Una obra se reescribe constantemente y se llena de sentidos todo el tiempo, a la hora del convivio teatral, y se vuelve a escribir de función a función. Eso nos está pasando con la obra de Otelo, que si bien va a ir por la segunda función aparecieron cosas nuevas”, especificó. Qué se pierde, entonces, si se interrumpe el contacto con el público y se imposibilita el feedback que renueva los sentidos. 
“Para estas presentaciones nos estamos preparando con mucha ansiedad, atendiendo detalles de último momento para que todo salga bien. Pasó mucho, mucho tiempo desde nuestra última vez en el escenario. La pandemia y el aislamiento nos afectó muchísimo no solo en nuestro trabajo, sino también a nuestros procesos creativos. Había mucha angustia, miedo y sobre todo incertidumbre del cómo seguir adelante”, resumió Pilili. Acostumbrándose a un panorama que se puede modificar incesantemente siempre atendiendo a la situación sanitaria de la provincia, se refirió también a cómo influyó en sí mismo y en el grupo el verbo de moda “reinventarse”. 
“Probamos ensayar en forma virtual con poco éxito. También hacer encuentros al aire libre mientras aún se podía, pero eso no duro mucho tiempo, la pasamos muy mal, pero ahora estamos mejor, con más esperanzas, aprendimos a reinventarnos, pero también que la presencialidad del teatro es irreemplazable, única y hace a la esencia de nuestro arte y al riesgo que nos encanta someternos”, expresó. 
En “Hotel Otelo” actúan, además de Pilili, Aldana Nieva, Sofía Lajad y David Flores. La asistencia técnica la hace José Rodríguez. Los ingresos estarán a la venta solo los días de las funciones en la boletería del Auditórium. La entrada general vale $400 y los estudiantes y jubilados que lleven sus credenciales pagan $300.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...