Dos refugios públicos para personas en situación de calle en Salta

En la ciudad hay solo dos espacios para que duerman las personas que están en situación de calle y ambos son públicos.

Al refugio municipal que abrió la Municipalidad hace un año y cuatro meses, el mes pasado se sumó el Operativo Invierno, por parte de la Provincia, para que duerman quienes no tienen un hogar adónde volver.

Desde que comenzó la pandemia de coronavirus, dejó de funcionar la hospedería que manejaba Manos Abiertas en la sede de Cáritas, en Córdoba 190, y dejó de hacerse el Operativo Abrigo, una iniciativa de la Policía de la Provincia que brindaba a varones un lugar donde dormir y no pasar frío por las noches.

El espacio municipal está ubicado en Buenos Aires 930. En este lugar, que se abrió cuando comenzó la emergencia sanitaria, residen 14 varones en la actualidad. Hay 36 camas disponibles y 12 ya preparadas para recibir a quien lo necesite. Desde que abrió, pasaron 69 personas por allí.

El operativo que inició la Provincia hace 25 días funciona en Entre Ríos 1085 y seguirá abierto hasta que el frío dé tregua, que se estima será los primeros días de septiembre.

En este espacio hay 30 camas disponibles: 26 para varones y 4, para mujeres. Todas están ocupadas.

Quienes vean personas en situación de calle en la ciudad pueden llamar al 911 o al 105 para avisar dónde están. Personal de la Policía o de la Municipalidad las entrevistará y les ofrecerá la posibilidad de tener un lugar donde dormir. En ambos sitios se ingresa de manera voluntaria.

Según manifestaron los encargados de estos espacios, son estrictas las normas de bioseguridad para evitar que haya contagios.

Un lugar en el centro

La directora general de Asistencia Crítica de la Provincia, Luz Arévalo, contó que desde el Ministerio de Desarrollo Social firmaron un convenio de trabajo mutuo con las carteras de Seguridad y Salud Pública para iniciar el Operativo Invierno.

Antes de inaugurarlo, se hizo un relevamiento por el micro y macrocentro a lo largo de 25 días con personal policial, de ONG y ciudadanos que asisten a personas en situación de calle. En esas semanas se detectaron casi 80 personas en esta situación, en su mayoría, varones.

En el refugio provincial reciben a personas mayores de 18 y de hasta 60 años de edad.

El horario de ingreso es de 20 a 22. Quienes entran se toman un baño y tienen ropa para abrigarse. De lunes a viernes, se entrega la cena a las 21.30, con 30 menúes provistos por la Unión de los Trabajadores Hoteleros y Gastronómicos de la República Argentina (Uthgra). Los sábados y domingos la comida queda a cargo de fundaciones y personas que colaboran.

Con protocolo / Según manifestaron los encargados de estos espacios, son estrictas las normas de bioseguridad para evitar que haya contagios de coronavirus dentro de los refugios.

El desayuno se brinda antes de las 8, con pan y tortillas provistos por la Panadería Social. Luego, las personas se retiran.

En el lugar hay un operador y consigna policial. Quienes ingresan firman un acta en la que se comprometen a respetar las reglas. Si están en situación de consumo, no pueden entrar.

Arévalo aseguró que son muy rigurosos con el respeto a las normas de bioseguridad, como uso de alcohol y barbijo. Hay una habitación para aislar a personas con síntomas compatibles de COVID-19. Adentro, todos circulan con barbijo.

Entre quienes asisten a este espacio hay solo dos vacunados y está en trámite la inmunización de los demás. "Hay solo dos grandes y los demás son jóvenes de entre 20 y 30 años", señaló la funcionaria.

Un espacio de contención

En el refugio municipal se les da desayuno, almuerzo, merienda y cena a las personas que viven allí de manera transitoria.

El objetivo de este espacio es brindar contención a quienes están en situación de calle. Mientras están allí, las ayudan a armar su currículum, a buscar trabajo y a finalizar sus estudios. "La idea es que puedan reinsertarse en la sociedad", explicó el encargado del refugio y enfermero, Daniel Dagúm, quien sigue en contacto con los que ya se fueron.

Algunos de los que pasaron por allí estaban en situación de calle desde hacía años y otros quedaron sin trabajo en el contexto de la pandemia y no pudieron seguir alquilando. Mientras un 80 por ciento tiene familiares, el otro 20, no.

A diferencia del refugio provincial, en este solo reciben varones. Los que ingresan por primera vez van a habitaciones separadas del resto por unos días para descartar que tengan coronavirus.

Hace unas tres semanas se vacunaron 17 residentes.

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...