Litio "nac&pop", otro zarpazo a las provincias

El litio "nacional y popular" va tomando vuelo en la Argentina. Apareció la poderosa marca de Cristina y Máximo Kirchner detrás de una jugada que preocupa, y mucho, a la inversión minera en Argentina. Los proyectos, anticipados por la prensa, de Carlos Heller y Marcelo Koenig levantaron mucha polvareda.

Tanto es así que en la mañana del lunes la Cámara Argentina de Empresarios Mineros hizo circular una declaración en la que sienta posición, o mejor dicho oposición, al respecto.

Mientras tanto, Salta y Jujuy, dos de las tres provincias ricas en litio de salmueras, marcaron distancias y diferencias. Catamarca -donde hay explotaciones y proyectos importantes- aún no se pronunció, aunque sería bueno que lo hiciera para que chinos, canadienses, australianos, estadounidenses y otros capitales sepan qué harán cuando las papas quemen.

No es la primera vez que suena este run run: en noviembre del año pasado hicieron cabecera de playa los diputados justicialistas Lucas Godoy (Salta) y María Carolina Moisés, Jujuy, con lo de crear una empresa supranacional con Bolivia y Chile. Paralelamente, se ha formado una Cámara Latinoamericana del Litio (sin empresas) impulsada por actores conocidos de la minería argentina, que hoy se definen como peronistas, además de otros.

Un botín apetecible

Lo que cambió en el último semestre fue el marco global. Por las expectativas del auge de la electromovilidad, el precio del litio creció un 224% en el último año, después de venir en picada.

Quienes conocen el funcionamiento de la producción y el mercado del litio vienen trabajando para ampliar la base de proyectos en funcionamiento, para aprovechar la ventana de oportunidad que se abre. Según el Servicio Geológico de EEUU (enero, 2021): Bolivia (21%), Argentina (19.3%), Chile, México y Perú controlan el 67 % de las reservas mundiales. En nuestro país, el litio se despliega en el denominado "triángulo del oro blanco" conformado por Salta, Jujuy y Catamarca.

Con tan solo dos proyectos en operación, Argentina ya es el 4§ productor mundial. Ambos proyectos se encuentran además en fase de expansión y hay otro, el de Exar en Jujuy, en construcción. A ellos se suman 13 proyectos en etapas avanzadas de factibilidad y más de 40 en exploración. Esto permitiría a Argentina multiplicar su producción por 10 para 2024, si entran en operación los proyectos en cartera. Y transformaría al litio en un producto de peso en la balanza comercial del país. Según empresas y gobiernos provinciales la ecuación de esta nueva jugada kirchnerista es muy sencilla: es atrapar renta que en todo caso pertenece genuinamente a las provincias, dueñas de los recursos minerales por la Constitución de 1994. La movida apunta, a través de gravámenes y alícuotas, que irán destinadas a sostener a investigadores, reguladores o empresas plurinacionales (dicho en léxico evomoralista). La piedra angular de la iniciativa es declarar el mineral como "recurso estratégico". Lo que habilitaría un mayor control de la Nación sobre la exploración y explotación del recurso y mayor injerencia sobre el "triángulo del oro blanco".

Todo esto repercutirá en previsibilidad de inversiones, estabilidad de reglas de juego y números del negocio de las mineras que ya tienen muchos signos de pregunta sobre sí poner o no dinero en una economía fuertemente intervenida por la política.

El concepto de "litio estratégico" ya complicó las expansiones y desarrollos en Chile, donde están los salares con mejor ley del mineral del planeta.

Pero la idea febril en los despachos oficiales es una boda con Bolivia. que en la visita del presidente Luis Arce, agendada para agosto, se anuncie con Alberto ¿y Cristina? esta nueva empresa binacional por el litio, según anticipó el matutino El Cronista.

Los proyectos de un litio transnacional y estatal en América Latina se aceleraron desde el triunfo del Movimiento al Socialismo (MAS). Los documentos del espacio kirchnerista vienen desde entonces machacando en un protocolo con Bolivia para desplegar un desarrollo conjunto de la exploración y explotación de litio, realizar investigaciones entre científicos de ambos países y fijar reglas de juego comunes con el sector privado extranjero. Cristina ha puesto a trabajar en la tarea al embajador Ariel Basteiro con el ministro de Ciencia y Tecnología, Roberto Salvarezza e investigadores del Conicet, junto a sus pares bolivianos. Koenig y Heller ya empezaron a elaborar proyectos de ley destinados a imponer un nuevo status al tratamiento de litio en la Argentina.

Éramos muchos y apareció YPF

De yapa, apareció el trascendido de que YPF, ahora con billetera gordita por el ingreso de los fondos del "impuesto a los ricos", se meterá de lleno en el negocio del litio es el último dato de este mercado que merece un par de análisis.

La petrolera, hoy mixta y de mayoría y control estatal, con Néstor, Cristina, Mauricio y Alberto -es decir: con Repsol, los Eskenazi, Galuccio y las cúpulas que vinieron después- estuvo envuelta en una sucesión de problemas que la devaluaron a pesar de tener entre manos el tesoro de Vaca Muerta y políticas energéticas ad hoc.

Estas peripecias hicieron, según el sector minero, que nunca se animara a incursionar en el "oro blanco" del que tanto se habla en la Argentina y que en estos días está adquiriendo tonalidades de gesta latinoamericana y antiimperialista. (Aclaración: en los despachos oficiales cuando se habla de dominación extranjera, se excluye a China y Rusia, que en el diccionario son "aliados estratégicos para el desarrollo"). Tal es así, que YPF perdió oportunidades suculentas, la más recordada fue cuando la canadiense Lithium One puso el cartel de venta, en 2012, a las salmueras de Sal de Vida en el catamarqueño Salar del Hombre Muerto. Se la podría haber llevado por US$20 millones. Meses después la compraría la australiana Galaxy por un precio seis veces mayor.

Su unidad Compañía de Inversiones Mineras S.A volvió a estar en negritas el año pasado cuando el secretario de Minería de la Nación, Alberto Hensel, sugirió que esta unidad de negocios podría ser una herramienta para una minera estatal de orden nacional.

Para los funcionarios nacionales, sobre todo los de signo peronista, la Constitución de 1994 que le otorga a las provincias la soberanía sobre sus recursos es un dolor de cabeza o una piedra para quitar del medio en los planes de funcionarios nacionales, sobre todo del signo peronista.

Por eso en el largo reinado Kirchner - De Vido - Mayoral el primer aliento fue la formación y respaldo de mineras provinciales, cuyo máximo ejemplo es la santacruceña Fomicruz, que se quedaron con áreas en algunos casos o capitalizaciones compulsivas en otras (como ocurre con la jujeña Jemse en el litio). Por este escenario, las mineras transnacionales con proyectos y minas en la Argentina no vieron con buenos ojos la iniciativa de Hensel, luego abandonada por el funcionario. “Si YPF quiere participar en minería, bienvenida, esperemos que lo haga en igualdad de condiciones”, dijeron más o menos en mayo 2020.

Esto es lo que han vuelto a decir a propósito de la iniciativa de crear de YPF Litio, una empresa dentro del holding que tendría presupuestos y profesionales, pero no podrá reescribir una historia a la que llega tarde. “El catastro minero del litio argentino está todo ocupado; quedan pocas cosas buenas, pero más caras que 10 años atrás”, coincidieron diversas fuentes consultadas por Mining Press. En esa línea, la Cámara Argentina de

Empresarios Mineros se apresuró a saludar la creación de YPF Litio, no sólo por aquello de lo políticamente correcto sino también porque por otro lado acecha al sector el “litio nacional y popular”. Una moneda en el aire que ya sospecha como caerá porque la impulsa Cristina Kirchner, la primera y última dueña hoy por hoy del látigo y la billetera nacional. En zooms y llamaditas, los empresarios de la minería se preguntan si YPF Litio y los proyectos de ley para el “litio estratégico” son dos universos paralelos, con actores que ni se hablan, o sí serán dos ríos que confluirán en algún momento.

La Argentina frustrante no deja de ser un espacio generoso. En el camino hay certezas y aventuras como corresponde a nuestra tradición y decadencia. Entre ellas, la de la criptomoneda Atómico3 promovida por los mismos actores de la Cámara Latinoamericana del Litio -que pretende lograr el respaldo en reservas del mineral ya mencionada- un proyecto que alienta el mismo grupo de personas que promueve el litio “nac&pop”, pero que hasta ahora sólo consiguió la adhesión de Santa Cruz, bien lejos de los salares del NOA. Todo es posible en el realismo fantástico latinoamericano, en este caso versión K.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...