"El dinero de los subsidios va a parar casi todo a Bolivia"

El titular de la Cámara de Comercio de Orán, Ariel Zablouk, sostuvo que la mayor parte del dinero de los planes sociales termina en Bolivia, mientras que los comerciantes salteños están ahogados por las cargas impositivas y, en mucho casos, en situación de quiebra.

Cada vez son más los salteños, especialmente los oranenses, que van a comprar a Bolivia: "No se puede competir", expresó a medios locales Zablouk. "El dinero de los planes sociales termina en el vecino país. Y los impuestos colocaron a los comerciantes salteños al borde de la quiebra", agregó.

La crisis económica y las restricciones aplicadas por la pandemia colocaron a los comercios en una incertidumbre permanente, los dueños de locales comerciales piensan en cómo sobrevivir sin despedir gente. En la zona de frontera los comerciantes dicen que todo el dinero de los planes sociales termina en otros países.

Con el flujo de dinero circulante por una importante inyección desde la Nación, a los beneficiarios de planes sociales, como titulares de Asignación Universal, que cobraron este mes montos de entre 20 y 30 mil pesos, la fuga de dinero a Bermejo, Bolivia, causa un enorme impacto por la cantidad de oranenses que cruzan la frontera a surtirse de mercadería, en deterioro de los comercios locales que deben afrontar el pago de impuestos, lo que hace imposible competir.

A eso hay que sumarle, por supuesto, la cantidad de extranjeros no residentes, que tienen la doble ciudadanía y por eso mismo perciben toda clase de subsidios del Gobierno argentino, dinero que por supuesto gasta en su país.

Zablouk sostuvo que "directamente no se puede competir con los precios de Bermejo, porque en Orán afrontan cargas impositivas muy importante, disparándose así el precio de cada producto. Un claro ejemplo es el rubro textil, lo que deja a los comercios locales prácticamente en la quiebra".

El rubro gastronómico es otro de los sectores más castigados por la crisis económica originada a causa de la pandemia y la cuarentena impuesta.

"La única realidad que estamos viviendo en Orán es que el 90% del sector gastronómico está al borde del cierre y, la verdad, es algo inexplicable porque jamás se pudo comprobar que los contagios se den tanto en los bares como en los restaurantes", expresó uno de los comerciantes de ese rubro.

"Muchas familias dependen de la actividad gastronómica y muchos propietarios tiene ya la soga al cuello, cuestión que generará mucha más desocupación si cierran esos locales. Apelamos a que el Estado recapacite y los ayude. Por ejemplo, aquí en Orán un local debe $350 mil de luz del año pasado y va pagando como puede, pero así no puede seguir", sostuvo Zablouk.

Bares, sin mesas en la calle

Por su parte, Laura Niz, directora de Tránsito municipal, informó que los gastronómicos deben ajustarse a la nueva reglamentación vigente. "Hemos decidido invitar a pasar por nuestras oficinas a los propietarios de locales gastronómicos de nuestra ciudad que usan parte de la calle para ubicar sus mesas y sillas, para informarles que esa forma de trabajar ya no está vigente", informó.

Cabe recordar que en su momento se les permitió ocupar parte de la vía pública. Ahora, deberán cumplir con el 30% de aforo que se les permite, pero trabajando dentro del local y sin usar la calle para seguir colocando mesas y sillas.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...