El 10 de julio de 2020, un hombre ingresó a un café ubicado en calle Jujuy, acompañado de una mujer a la que conoció ocasionalmente. De ella sabía que se llamaba Marcela, y tenía su número de teléfono. En el lugar consumieron una cerveza juntos, y antes de irse, el hombre se dirigió al baño. 

Cuando salió, dijo que la denunciada le había servido más cerveza, por lo que se sentó a tomarla, y pidieron otra bebida. El hombre dijo que luego de esa segunda cerveza comenzó a sentirse mareado. 

Luego acordaron concurrir a un reservado de calle Tucumán, pero el hombre dijo recordar sólo haber ingresado al lugar, y no se acuerda de nada más. Al día siguiente se despertó sólo en el reservado. Abrió la billetera se dio cuenta que le faltaban los trece mil pesos que tenía dentro. Al advertir el faltante, intentó comunicarse al número de teléfono que la tal Marcela le había dado, pero nunca lo atendió. Al salir se dirigió a radicar la denuncia. 

La jueza de Garantías 8, Claudia Puertas, concedió a la mujer, acusada del delito de robo simple, el beneficio de la suspensión del juicio a prueba por el término de un año. 

Durante ese tiempo, la mujer deberá observar buena conducta; no consumir estupefacientes, ni abusar de la ingesta de bebidas alcohólicas; no cometerá nuevo hecho que pueda ser considerado delito; comunicará cualquier cambio de domicilio por medio eficaz, dentro de los cinco días de efectuado el mismo. Se someterá a control de conducta por intermedio de la Secretaría de Control de Suspensión de Juicio a Prueba.

Reparará el hipotético daño causado haciendo efectivo el pago de tres cuotas mensuales de cinco mil pesos. La jueza tuvo por aceptado lo ofrecido por parte del denunciante.

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...