Nuevas marchas en todo Brasil contra Jair Bolsonaro y en reclamo de vacunas

Decenas de miles de brasileños salieron de nuevo este sábado a las calles de varias ciudades de Brasil para pedir la destitución del presidente Jair Bolsonaro, cada vez más desgastado sobre todo por su caótica gestión de la pandemia y envuelto en acusaciones de corrupción en torno a las vacunas.

Es la cuarta jornada de manifestaciones convocada por partidos políticos de izquierda, sindicatos y movimientos sociales contra el mandatario, que además está siendo investigado por la Fiscalía por supuestamente no denunciar sospechas de irregularidades en la negociación de vacunas anticovid.

Una de las marchas que arrancó más temprano, de las más de 400 convocadas en ciudades y municipios de Brasil y en otros países, fue la del centro de Río de Janeiro.

Allí, miles de personas hicieron sentir sus reproches en el "día de unir al país en defensa de la democracia, la vida de los brasileños y del fuera Bolsonaro", según señalaron los organizadores.

Los manifestantes, la mayoría vestidos de rojo y con barbijo para prevenir el contagio del coronavirus, llevaban pancartas con lemas como "Fuera corrupto criminal", "Nadie aguanta más, "Fuera Bolsonaro" y "Las revoluciones son imposibles hasta que se vuelven inevitables", constató la AFP.

A primera hora de la tarde se habían celebrado manifestaciones en al menos 18 capitales de estado, según el sitio de noticias G1 de la red Globo. Además de Río de Janeiro y San Pablo, hubo marcas en Recife, Belén, Curitiba, Belo Horizonte, Maceió y otras.

Los manifestantes lanzaron también sus críticas a la tardía campaña de vacunación y a la crisis económica. Con tasas récord de desempleo en el país, miles de personas reclamaron puestos de trabajo y más ayudas de emergencia a los más pobres en tiempos de pandemia.

Armas y Amazonia

Bolsonaro, criticado también por su discurso a favor de la explotación de las áreas protegidas de la Amazonía, entre ellas las reservas indígenas, sus políticas sobre armas en Brasil y su ambicioso programa de privatizaciones, vive su peor momento desde que llegó al poder en 2019.

Su popularidad está en su nivel más bajo, 24%, y los sondeos indican que en las presidenciales de octubre del año que viene sería derrotado por su mayor rival, el ex presidente de izquierda Luiz Inácio da Silva, cuyo Partido de los Trabajadores (PT) es uno los grandes promotores de las protestas de este sábado.

Pedido de impeachment

La oposición presentó el 30 de junio un "superpedido de impeachment", que condensa un centenar de pedidos de destitución ya presentados ante la Cámara de Diputados con más de 20 acusaciones diferentes contra el mandatario.

Pero por el momento Bolsonaro cuenta con apoyo suficiente en el Congreso para bloquear estas iniciativas de destituirlo, incluido el respaldo del presidente de la Cámara de Diputados, que es quien debe dar curso a ese tipo de demandas.

Esta semana, el presidente anunció un cambio de gabinete, en un aparente intento por mejorar la imagen de su gobierno y seducir al centro político.

El senador Ciro Nogueira, líder del Partido Progresista, asumirá la jefatura de gabinete de su gobierno, como parte de una reforma ministerial que deberá concretarse la próxima semana.

"Es prácticamente seguro. Pondremos un senador aquí en la Casa Civil (jefatura de gabinete), que pueda mantener un mejor diálogo con el Parlamento brasileño", explicó Bolsonaro a la prensa.

El senador "está en receso (parlamentario), llega a Brasilia el lunes, hablaré con él, ajustaremos cuentas. Y seguimos adelante. Es una persona que conozco desde hace mucho tiempo; él llegó en el 95 a la Cámara, yo llegué en el 91", agregó.

Nogueira es uno de los líderes históricos del llamado "centrao", un grupo de partidos del centro político que pasó a ser parte de la base aliada del gobierno a mediados del año pasado.

Fuente: AFP y Xinhua

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...