Advierten que tras un repunte,  la inversión podría volver a caer

La inversión, tanto pública como privada, muestra un dinamismo "inusual para una economía bajo una profunda crisis marcada por la incertidumbre", dado que en el primer trimestre creció un 38%, aunque si el Gobierno no logra "estabilizar" la macroeconomía volverá a registrarse una caída, según un informe privado.

Con el comportamiento de la primera etapa del año, la inversión consolidó el aumento del 16% de los últimos tres meses de 2020, sostuvo un informe de Analytica Consultora.

"Con el FMI auditando los movimientos del Gobierno, la inversión en infraestructura es la bala de plata para compensar, aunque sea discursivamente, el ajuste en el gasto social. En tanto, la inversión privada se acelera, paradójicamente, debido a la persistente brecha cambiaria", consideró.

El análisis argumentó que, "con restricciones para operar en pesos, las empresas asignan parte de sus excedentes en nuevos equipamientos".

"El segmento más dinámico de la inversión es el de equipos de transporte, principalmente de origen nacional, en tanto maquinaria y equipo, y construcciones también muestran crecimientos significativos", evaluó y aseguró que "la inversión privada es siempre una buena noticia" porque "se garantiza más productividad y más oferta".

La consultora pronosticó que las empresas tendrán "mayores dificultades para acceder al dólar, una cobertura clásica para aislar sus excedentes de los shocks".

"En consecuencia, seguramente continúen sobre-acumulando capital en forma preventiva e impulsando así la inversión a precios "subsidiados', al tipo de cambio oficial. Si se descuenta que luego de las elecciones el peso se depreciará, el racional de esta suerte de "inversión encepada' es consistente", indicó.

"Es claro que en las condiciones actuales el impulso a la inversión tiene corta vida. La expansión de la oferta siempre se correlaciona con el nivel de actividad, actual y esperado.

Más pronto que tarde, si el Gobierno no logra estabilizar la macro, generar más certidumbre e impulsar la demanda a través del consumo privado y las exportaciones, la inversión volverá a caer", alertó, y estimó que "con esos pesos sin destino, la presión sobre el dólar será aún más fuerte".

En ese escenario, alertó que las vías más usuales para financiar la inversión "pierden terreno", como el crédito a las empresas, que cae en términos reales desde el pico en septiembre de 2020 y converge a niveles prepandemia.

Entre mayo y julio este crédito se contrajo al 18% mensual respecto a un año atrás, puntualizó el informe.

Funcionario de segunda

En tanto ayer el economista Gabriel Rubinstein sostuvo que el Gobierno continuará "reprimiendo" al dólar hasta las elecciones, al tiempo que relativizó la postura que pudiera tener al respecto el ministro de Economía, Martín Guzmán, de quien dijo que en la actualidad "es un funcionario de segundo orden".

El titular de GRA Consultora consideró que "son muchas las razones" que llevaron a la suba de la cotización del dólar paralelo en los últimos días, "pero hay una que es muy fuerte, que es la expansión monetaria que está habiendo y va a haber producto del déficit fiscal que hace que los ahorros tiendan a dolarizarse". Al respecto, indicó que en un país con una alta tendencia a la dolarización se le está agregando "más combustible" con la emisión de pesos.

Rubinstein señaló que si a la emisión se le suma el temor por "alguna devaluación del (dólar) oficial" para después de las elecciones, se genera un "caldo de cultivo" en el que "es lógico que el dólar aumente".

Luego de varios meses en el que el dólar "había estado relativamente quieto", el Banco Central tuvo que intervenir "mucho" para frenar la escalada en el mercado paralelo.

"La intervención cambiaria pasó de 10 millones de dólares por día que vendía en el mercado contado con liquidación a 20 millones de dólares por día", apuntó.

“Psicopatear y presionar”

La titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Mercedes Marcó del Pont, criticó ayer que unos “pocos jugadores” empiezan a “psicopatear y presionar” en el mercado de cambios, pero aseguró que el Banco Central tiene “condiciones para evitar una devaluación”. “En los Gobierno de neoliberales, el que decide cuánto vale el dólar es el mercado. Hoy, con este conjunto de instrumentos, decide el Banco Central cuánto vale”, sostuvo la funcionaria nacional. Según remarcó, “lo que le pasó al macrismo es que sacó todas las regulaciones y ahí sí bajan y suben el pulgar los mercados”.
De ese modo, la titular del ente recaudador apuntó a unos “pocos jugadores” que “empiezan ‘psicopatear’ un poquito y presionar por el lado del mercado de cambios”.
 El viernes el dólar blue cotizó a $185 para la venta, con lo que tocó un máximo desde octubre del 2020.
En poco más de una semana la cotización informal lleva acumulado un ascenso de $9, mientras que en lo que va de julio registra un alza de $17, es decir, más de un 10 por ciento.
En ese escenario y en medio de un crecimiento en la brecha cambiaria, economistas advirtieron que proyectan una devaluación para después de las elecciones. Marcó del Pont resaltó así “el control que tiene el Banco Central” con el “conjunto de regulaciones”, existentes. 
 
 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...