¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

12°
14 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

La CGT rechazó la idea de no pagar a los trabajadores que no quieran vacunarse

La central obrera le respondió a la Unión Industrial al sostener que sancionar con no abonar el sueldo “no es el camino adecuado” para avanzar en la vacunación.
Jueves, 12 de agosto de 2021 00:00

La CGT rechazó ayer las expresiones del presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, quien consideró la posibilidad de que las empresas no abonen los salarios a los trabajadores que no se vacunen contra el coronavirus, y aseguró que imponer sanciones de ese tipo "no es el camino adecuado".

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

La CGT rechazó ayer las expresiones del presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, quien consideró la posibilidad de que las empresas no abonen los salarios a los trabajadores que no se vacunen contra el coronavirus, y aseguró que imponer sanciones de ese tipo "no es el camino adecuado".

La central obrera se expresó ayer a través de un comunicado firmado por su secretario de Prensa y Comunicación, Jorge Sola, quien sostuvo que "castigar en un derecho laboral a quienes debería solicitarse un compromiso colectivo o social respecto del plan de vacunación contra el coronavirus no es para nada el camino adecuado".

Sola, además secretario Gremial del Sindicato del Seguro, rechazó las afirmaciones de Funes de Rioja, quien el martes en una rueda de prensa realizada tras la reunión de Junta Directiva de la UIA, opinó sobre la situación de aquellos trabajadores que no deseen vacunarse y expresó que "en esos casos cesa la dispensa y también la remuneración".

"Sancionar desde la relación laboral es ilegal y no coincide con la senda del convencimiento que hay que seguir para lograr la vacunación. A través del ejercicio abusivo de la relación del empleador con el trabajador no se logrará convencerlo, sino mediante el sentido común, el razonamiento y la opinión científica", enfatizó la CGT.

Sola se pronunció en representación de la central obrera por la necesidad de realizar "los mayores esfuerzos para lograr una vacunación masiva de los trabajadores" y rechazó "cualquier tipo de sanción que pueda imponerse sobre la relación laboral".

Funes De Rioja había planteado, a partir del avance de la inmunización, que las empresas podrán considerar la eliminación de la dispensa a los trabajadores que decidan no inocularse y, ante la imposibilidad de incorporarlos al ámbito laboral, de no pagarles.

"Aquel que está con primera dosis ya puede ser convocado, pero se genera el problema con los que no quieren vacunarse. En ese caso nadie puede obligarlos, pero nadie puede obligar a insertarlos en un medio laboral con riesgo para otros trabajadores y sus familias. En esos casos, debe cesar la dispensa y la remuneración", afirmó el dirigente de la UIA.

El Estado debe regular

El presidente de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), Mario Grinman, consideró ayer que es el Estado quien tiene que regular sobre la vacunación y la vuelta al trabajo, y no las empresas, como propuso la Unión Industrial Argentina (UIA).
De este modo, el empresario salió a diferenciarse del titular de la central fabril, Daniel Funes de Rioja, quien llamó a las empresas industriales a impedir el ingreso de los empleados que rechacen vacunarse.
Según Grinman, la Cámara de Comercio “tiene un ADN fundamental, que es la defensa de la libertad por sobre todas las cosas. Libertad, solidaridad y responsabilidad”. Y consideró que “el que tiene que regular en este marco no es el empresario de manera particular: es el Estado, que está para regular con los organismos de competencia, como el Ministerio de Trabajo”.
 

Temas de la nota

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Temas de la nota

PUBLICIDAD