El Gin tonic y una combinación perfecta que hace furor en las barras salteñas

Durante la pandemia, las ganas de salir y disfrutar de ricos platos y bebidas inspiradoras quedaron en casa. Y así comenzaron las experiencias de nuevas recetas en la cocina, y la elaboración de tragos. Las recetas de las abuelas hicieron auge y de la mano llegaron los tragos que sabían compartir los viejos de la casa en otros tiempos. 

Tomarse un trago con tanta historia y mezcla de recuerdos y sabores como el gin tonic, se volvió furor. Y cuando la gente tuvo la posibilidad de volver a encontrarse en los bares, compartir aromas e historias, tener momentos de encuentro y desahogo, no dudó en pedir los sabores que recuperaron durante el encierro. 

Frutos rojos, especias, pomelo y naranja con romero, sabores únicos. Foto: Pablo Yapura

Una combinación de sabores, con frutos rojos, especias, pomelo y naranja con romero. Foto: Pablo Yapura.

Así, pasado y presente tomaron vida en los bares y el famoso y recordado gin volvió a circular en las barras de los bares. Combinados son otros sabores, a lo mejor dejando de lado el tradicional vaso mediano de boca ancha para pasar a servirse en un copón cristalino, a veces mezclado con finas hierbas aromáticas, otras con frutas y a veces con condimentos. 

Toda combinación es posible pero no al azar y cada gin tonic, en Salta fue tomando la forma que reclamaron los salteños. 

El origen del gin

La ginebra, por las épocas de 1500 podía destilarse desde cualquier grano. Empezó a emplearse en Holanda con el nombre holandés “Jenever”‘ y se hizo popular en Gran Bretaña cuando el holandés Guillermo de Orange se convirtió en el rey Guillermo III de Inglaterra.

En ese momento ya se producía ginebra en Inglaterra, porque el brebaje había sido descubierto por los marinos británicos cuando apoyaban a Holanda durante la Guerra de Independencia holandesa en 1568.

Frutos rojos bañados en gin y otra versión con especias. Pablo Yapura

Los frutos rojos embebidos en el gin, mientras que las especias aroman la bebida. Foto: Pablo Yapura.

Durante el convulso reinado inglés de Guillermo III y María II que comenzó en 1688, la fabricación de ginebra se convirtió en una herramienta de política económica para proporcionar una alternativa al coñac francés en un momento de conflicto político y religioso entre Gran Bretaña y Francia.

La ginebra era más segura que el agua potable y diez veces más barata que la cerveza o que cualquier otro refresco, y era inagotable. Como no podía ser menos, se convirtió en el licor de los pobres, que eran una abrumadora mayoría.

Al final de los primeros dos años de ejecución de las leyes que favorecían su consumo, la producción nacional de ginebra se disparó hasta más de dos millones de litros al año.

La quinina o agua tónica

La perfecta combinación se dio con agua tónica. Otra bebida centenaria, y su combinación no se dio en forma fortuita sino con claros fines políticos, aunque no se crea. 

En la década de 1840, los soldados y ciudadanos británicos residentes en la India usaban 700 toneladas anuales de corteza en polvo de quinina -un árbol reconocido como antídoto contra la malaria que se probó por primera vez en la condesa de Chinchón-, que era importada desde los dominios españoles en América tropical.

El gin de naranja casi listo. Foto: Pablo Yapura

El momento se mezclar los sabores. Foto: Pablo Yapura.

La quinina es amarga, así que para hacer de aquel polvo algo remotamente bebible lo mezclaron con azúcar y agua. Así nació un refresco medicinal, la “Indian Tonic Water”, que todavía sigue apareciendo en las modernas latas de tónica.

En las épocas de 1700 los marinos de la Royal Navy tenían derecho a una ración de ron al día, ¿por qué no añadirle ginebra barata al “agua india” para reducir su sabor amargo y, sin duda, por el efecto embriagador que infundía valor a las tropas?

La propuesta del gin salteño de Johanna. Foto: Pablo Yapura

La propuesta del gin salteño de Johanna. Foto: Pablo Yapura.

La mezcla con el alcohol fue la excusa para socializar una medicina imprescindible para la supervivencia de la colonia. Cuando los soldados regresaban al Reino Unido y pedían en los clubes el combinado se identificaban como los héroes de oriente, lo que fomentaba su consumo por emulación.

Había nacido el combinado por excelencia del imperio Británico y de otro imperio, el de un avispado alemán, Johann Jacob Schweppe. 

El famoso gin tonic en Salta

Conociendo su origen y los dones que alquila a quien lo beben el gin tonic recobró su fuerza vivaz después de la pandemia. Hizo olvidar los temores, ayuda a soltar las palabras de quienes habían basado su comunicación en los dispositivos electrónicos, y ahora, por estos días, se posiciona como una de las bebida preferida de los jóvenes en las barras y algunos no tantos. 

Y los sabores se acompañan con un bocadillo. Foto: Pablo Yapura

Y si de acompañamiento se trata. Papas fritas con queso cheddar y panceta frita. Foto: Pablo Yapura. 

En una recorrida por algunos bares, El Tribuno conoció cuáles son las combinaciones preferidas de los salteños, con quién comparten la bebida espirituosa y hasta emprendimientos locales de gin, tan salteño que lleva el nombre de Puna. 

Alvaro Picatto es bartender y trabaja en la Birrería Salta. Llegó a Salta desde Córdoba luego de andar unos años en España. “Allá hace más de 2 años que se puso de moda en gin tonic y como todo llegó ahora Salta. Algunas de las propuestas que tenemos que acá son una mezcla de acá y de allá”, contó Alvaro. Entre los gin tonic elegidos por la salteños en la Birrería, el con frutos rojos lidera el ránking. “Los chicos lo piden mucho y además, como tiene color y perfumes de frutas los disfrutan”, expresó el bartender que confesó que hay clientes que se toman 4 gin por noche mientras charlan y disfrutan con sus amigos. 

El momento de crear un gin aromático. Foto: Pablo Yapura

Gin tirado, otra forma de servir una bebida inspiradora. Foto: Pablo Yapura.

En “Berna Gintonería”, los gin tienen un toque regional. Cada uno de los tragos tiene un proceso de producción que además busca cuidar el medio ambiente. Desde la selección de agua para los cortes de hielo hasta la elección y combinación del gin tonic con los mejores beberajes y productos del Valle Calchaquí, los tragos a base de gin, en este bar, son tomados en cuenta.

Hugo sirve el gin tradicional. Foto: Pablo Yapura

Hugo, bartender de "La Birrería" sirve una tradicional gin con pepino. Foto: Pablo Yapura. 

 Allí está Hugo, el joven bartender que adora realizar su mezclar al son de la cocktelera. Con ritmos y movimientos incluidos. “Buscamos que nuestros tragos tengan personalidad y que sean de estación, cada tres meses nosotros renovamos la carta de tragos por completo y buscamos que las combinaciones tengan que ver con los frutas y especies de estación”, contó el joven que preparó para El Tribuno, un gin tradicional, una trago de licores llamado “Calchaquí” y dio los secretos de un gin tonic que se mezcla con un aguardiente de producción local.

En el Conejo Negro la gran sorpresa fue Johana. Esta joven que junto a su pareja se dedicaban, antes de la pandemia a la producción turística, se vieron obligados a reinventarse. 

Johanna nos muestra su producción local . Foto: Pablo Yapura

Johana presenta su línea de gin, con hierbas locales. Foto: Pablo Yapura. 

Durante los meses de pandemia, Johana y su esposo comenzaron a prepara tragos en casa y un día no solo buscaron mezclar las proporciones de las bebidas ya elaboradas, sino que buscaron crean una desde el origen. Así comenzaron a buscar las recetas del gin. “Con prueba y error fuimos viendo cuál nos gustaba más, con que hierbas las íbamos a elaborar y quedaron tres recetas que tienen como base productos salteños. Pero la más salteño es Puna, un gin que tiene como bases hierbas como la muña muña y la rica rica”, contó Johana, mientras desplegada una serie de frascos con hierbas locales, y las tres botellas de vidrio oscuro con el mejor gin de producción local. 

Las hierbas de la puna para crear el gin de Johanna. Foto: Pablo Yapura

Las hierbas de la puna que hacen único al gin salteños. Foto: Pablo Yapura.

Para este trago, el gin Puna le pone un toque único, que traslada a quien los toma a estos espacios donde el sol calienta y el viento corre con fuerza. Donde las aromas son únicos y no pueden combinarse con muchas más esencias. Así es el gin tonic de Puna. 

Aromas y sabores se mezclan y se comparten en la noche salteña, donde el diálogo y el encuentro volvió a ser la razón para disfrutar de tragos únicos, como el gin que libera y energiza.

VISITA A BERNA GINTONERÍA

VISITA A CONEJO NEGRO

VISITA A LA BIRRERÍA SALTA 

 


 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Vida y tendencia

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...