Alegría en la vacunación a  jóvenes con factores de riesgo

Comenzó la vacunación de adolescentes de 12 a 17 años con factores de riesgo en todo el país, de manera simultánea, con la aplicación de dosis del laboratorio estadounidense Moderna por parte de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

Desde temprano, las colas se armaron en los vacunatorios. Los más concurridos fueron el Centro de Convenciones y el Hospital Público Materno Infantil (HPMI), pero siempre en completo orden y respeto.

El operativo comenzó de manera simultánea en todos los vacunatorios habilitados en el sistema público provincial y no se registraron problemas.

"No hemos tenido complicaciones ni amontonamientos de personas, que es lo que más nos preocupa. El sistema de pedido de turnos ha funcionado bien y todos respetan el horario asignado. En una hora hemos vacunado a más de 80 jóvenes", dijo el licenciado Matías Guaymás que acompaña a los que llegan para la inoculación en el Centro de Convenciones de Limache.

"Todos tienen que tener turno porque así estamos todos ordenados y no se juntan las personas. Nosotros atendemos de 8 a 20 y tenemos la estructura para llegar a entregar mil turnos por día", dijo el trabajador sanitario.

Volvieron a reiterar que la única forma de recibir la vacuna es con un turno.

Desde muy temprano comenzaron a llegar los beneficiarios acompañados con alguna persona mayor; esa fue la recomendación principal.

"Si bien sabemos que los mayores de 14 años pueden concurrir solos, se aconseja que sean acompañados por alguien. La segunda recomendación para los padres o tutores es que venga solo un mayor acompañando al menor que se vacunará porque así disminuimos mucho la cantidad de personas que llegan a los vacunatorios. El acompañamiento no es solo una cuestión legal sino también porque es recomendable acompañar a un operativo sanitario al menor", dijo la jefa del programa de Inmunizaciones, Adriana Jure.

"Cualquier vacuna es buena para prevenir. La veníamos esperando y reclamando desde hace tiempo y hoy estamos de festejos. Mi hijo quería sí o sí vacunarse porque también es una forma de sentir más tranquilidad a la hora de salir a la calle, aunque seguiremos cuidándonos como hasta ahora", dijo Martín que tiene a su hijo de 15 años con una enfermedad crónica.

Muchos de los menores, que son adolescentes, consideraron que los padres les dieron para elegir si querían vacunarse y que todos aceptaron casi de manera automática.

"La vacuna le va a permitir hacer una vida muy similar a la que hizo durante la pandemia, pero la diferencia es que no vamos a sentir que se está arriesgando y cómo eso lo podría afectar", comentó la mamá Gabriela.

Su hijo Benjamín, de 13 años, tiene una inmunodeficiencia común variable que lo obliga a aplicarse desde los 3 años gamoglobulina una vez al mes.

"Llegó el día en que Benja está vacunado y es una tranquilidad; sabemos que ya no vamos a correr tantos riesgos y vamos a empezar a vivir de una manera distinta", dijo la madre.

Hubo mucha alegría y hasta llantos de emoción por recibir la primera dosis de la Moderna.

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...