Los comerciantes presionan y hay discrepancias entre los ambulantes

El viejo conflicto entre manteros y comerciantes que heredó esta gestión de la Municipalidad de Salta transcurre otro episodio. La dirección a la que apuntan las autoridades es conocida: la reubicación de los vendedores, quienes se mantienen tajantes con la decisión de no moverse de la peatonal -en horario nocturno- teniendo en cuenta un acuerdo logrado el año pasado. Mientras proliferan los vendedores ambulantes y manteros en el microcentro salteño, los comerciantes insisten con reubicarlos.

El argumento de ambas partes para sostener sus pedidos es económico: mientras los manteros advierten sobre el alto índice de desocupación que los empuja a ejercer la venta callejera, los comerciantes aseguran que las ventas bajaron a casi la mitad, de acuerdo a años anteriores, y que de esta manera no pueden mantener los costos que demanda la formalidad como alquiler, sueldos e impuestos.

Cabe destacar que desde hace algunos años Salta se mantiene en el podio de las provincias con peores índices laborales, además de la alta desocupación; de las personas empleadas, casi la mitad trabaja en negro. También las cifras son negativas para los comerciantes que advierten una baja en sus ventas. Estos son intereses contrapuestos que ninguna gestión pudo resolver, mientras son cada vez más los vendedores ambulantes. Según un censo municipal de mayo, son alrededor de 500 los ambulantes, aunque los representantes del sector aseguran ser el doble.

Apenas asumida la actual gestión del municipio, llegó la pandemia y las actividades comerciales funcionaron de manera dispar, lo que logró que el viejo conflicto no se radicalice. Sin embargo, a fin de año, cuando se regularizó la atención al público, los comerciantes regresaron y los manteros también, y esta vez en mayor cantidad. Esto llevó a que Aroldo Tonini, por entonces secretario de Servicios Públicos y Ambiente, acordara con los manteros que trabajen entre las 21 y 0.00, de lunes a sábados y los domingos todo el día en las peatonales, mientras que durante el horario comercial solo pueden permanecer en calles aledañas a las peatonales. Este último acuerdo es el que los comerciantes formales piden discutir.

"Eliminarlos no, pero sí al menos sacarlos de la peatonal que es tan caro para mantener", indicó Carol Ramos, de Comerciantes Unidos, quien aclaró que "no quieren quedar como insensibles" y advirtió que "no es la lucha contra la venta ilegal, si no estaríamos con la Gendarmería, sino que lo que hoy necesitamos y nos urge es que no estén aquí. No queremos arreglar el mundo, solo queremos salvarnos".

La comerciante aseguró que las ventas bajaron entre el 40 y 50% de lo que se "vendía en otras épocas" y resaltó el alto alquiler que se cobra en la peatonal que arranca en los 200 mil pesos.

La nueva gestión municipal avanzó con un acuerdo de ingreso a las peatonales fuera del horario comercial y luego con un censo. 

La Municipalidad tuvo un primer encuentro con Jorge Pampero, de Sivara (Sindicato de Vendedores Ambulantes de la República Argentina). "La reunión fue muy productiva porque ellos presentaron propuestas como una feria de vendedores ambulantes itinerante en distintos barrios. También se mostraron abiertos a ser relocalizados en algún espacio donde el municipio pudiera dar ciertas comodidades como baños. La idea es despejar el microcentro", aseveró Frida Fonseca. La flamante secretaria de Gobierno indicó que aún resta reunirse con los otros sectores. Sin embargo, hay diferentes posturas dentro de los vendedores ambulantes.

Tironeo

"No estamos dispuestos a negociar el no ingreso fuera del horario comercial, ya que es una fuente de trabajo para muchísima gente", destacó Rosa Girón, secretaria de uno de los Sindicatos de Vendedores Ambulantes, compuesto en su gran mayoría por los manteros nocturnos. Girón, que tendrá hoy una reunión con funcionarios municipales junto a otros representantes, aseguró que lo que están dispuestos a conversar es que sean reubicados los vendedores que trabajan en las calles aledañas a las peatonales en horario comercial, no así con los que trabajan en el horario nocturno de 21 a 0.00.

Por su lado, desde Comerciantes Unidos marcaron una diferencia entre manteros y vendedores ambulantes: "Vendedores ambulantes son los que deambulan y que tienen cierta cantidad de mercadería que llevan en las manos, no un quiosco entero. Queremos ser más explícitos en eso. Los manteros tienen casi la misma cantidad de mercadería que un negocio. Hay mucha diferencia", resaltó Carol, de Comerciantes Unidos. "Hay una persona que compra toda esa mercadería y los manteros son esclavos que trabajan en negro para él, hay un distribuidor", advirtió.

Consultada, Girón indicó que puede deberse a que en muchos casos son familias enteras que se dedican a la venta ambulante a raíz de la gran desocupación. "Hay muchos que son grupos familiares, hablamos de 4, 5 integrantes. Mientras haya desocupación e inflación esto crecerá", concluyó.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...