La canasta básica de los jubilados cuesta $151.478

La elevada inflación golpea duro a los sectores vulnerables. En octubre la canasta básica para los jubilados alcanzó los $151.478 -incluyendo los gastos en vivienda-, según la medición que realiza en forma semestral la Defensoría de la Tercera Edad de la Ciudad de Buenos Aires. El monto es el doble del que se había registrado en la medición de octubre de 2021, cuando la canasta costaba $75.505.

El costo de esta canasta básica refleja una situación de vulnerabilidad económica elevada para los adultos mayores, ya que seis millones de jubilados cobran el haber mínimo de $43.000 y el promedio se ubica en $65.000. A la vez, la pensión universal para adultos mayores (PUAM) es de $34.642.

Al observar en detalle la canasta básica del jubilado, el 33% de los ingreso son destinados a la vivienda, por un valor de $49.374. Además, necesitan en promedio $29.912 para pagar los alimentos (20%), unos $25.013 para medicamentos e insumos de farmacia (17%), $12.849 para limpieza (8%), $10.670 para servicios (7%), $9.700 para vestimenta (6%), $8.000, transporte (5%) y $5.960, recreación (4%).

En comparación, en abril de este año la misma canasta costaba $97.238. Es decir, en seis meses se encareció un 55,7%. Frente a un año atrás, cubrir las necesidades básicas demandaba $75.505. Así, la inflación en el bolsillo de los jubilados fue de un 106%.

Precariedad y parches

"Los nuevos datos de la canasta básica de los jubilados ratifican la situación de precariedad y miseria en la que se hunde cada vez más el sector , detalló Eugenio Semino, defensor de la Tercera Edad.

"El intento de mitigar el problema mediante el anuncio de bonos que son como monedas arrojadas a un pueblo hambriento no solamente son inútiles sino también contraproducentes. Son parches que resaltan el agujero que quieren ocultar. En un contexto en el que hacen falta más de tres jubilaciones mínimas para cubrir una canasta básica, el anuncio de un bono de $7.000 es insultante", agregó.

"Sobre la inflación del nivel general, la canasta está algunos puntos arriba. Lo que hay un atraso cada vez más significativo es del haber que perciben los jubilados. Entre abril y octubre el índice de inflación de la canasta estuvo en el 51% y, en lo que va del año, los reajustes a jubilados fueron del 49% en el acumulado. Y con eso los jubilados tienen que llegar a diciembre, cuando haya un nuevo reajuste por ley", agregó el defensor.

Según la defensoría, los jubilados podrían llegar a un reajuste anual de algo más del 60%, pero con una inflación que superaría el 90%.

Cinco años de retrasos

De acuerdo con un informe de la Fundación Mediterránea, en los últimos cinco años hubo 19 trimestres de actualización de haberes, en los cuales se otorgaron aumentos previsionales por ley de movilidad o por decreto. No obstante, solo en cuatro ocasiones los haberes le ganaron a la inflación y en otros dos la igualaron. Es decir, el 70% de las veces los ingresos de los jubilados fueron inferiores a la evolución del nivel general de precios, según el informe.

En particular, entre diciembre 2019 y diciembre 2022 (si se supone que el año acabe acumulando una suba de precios equivalente al 95%) la variación de IPC podría ser del 300%, equivale a multiplicar por 4 los precios observados a fines de 2019, momento en que el Gobierno suspendió la fórmula de movilidad previsional por entonces vigente. Desde entonces las jubilaciones nominales en el mismo periodo se han ajustado un 257%.

A diciembre 2021 Anses liquidó 8,3 millones de jubilaciones y pensiones. El 80% fueron prestaciones del sistema contributivo.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...