¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

18°
1 de Marzo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Semanas clave para el campo

Para Segón, Salta aún está a tiempo de tener un año normal de lluvias.
Domingo, 13 de noviembre de 2022 01:25

A estas alturas, el deseo de que llueva es casi un clamor colectivo. La falta de agua está afectando a miles de hogares y mantiene en alerta a todo el campo salteño. Las próximas semanas van a ser clave para el sector que ya inició la siembra y espera que llueva para después tener cosecha.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

A estas alturas, el deseo de que llueva es casi un clamor colectivo. La falta de agua está afectando a miles de hogares y mantiene en alerta a todo el campo salteño. Las próximas semanas van a ser clave para el sector que ya inició la siembra y espera que llueva para después tener cosecha.

El presidente de la Sociedad Rural Salteña, Carlos Segón, consideró que a nivel nacional la sequía es "muy importante", dado que ya se perdieron en la cosecha del trigo unos 5 millones de toneladas aproximadamente, y en lo que es soja y maíz de primera, se sembraron no más del 15 o 20 por ciento, lo que va a traer consecuencias en la cosecha -de soja y maíz- en los meses de marzo y abril, según adelantó.

Dijo que en la provincia de Salta, por el sistema de lluvias monzónicas que tiene la zona, todavía se está a tiempo, ya que el campo se encuentra en la siembra inicial de sus cultivos. "Las lluvias empiezan a partir de las primeras semanas de diciembre, o sea, todavía estaríamos a tiempo de (tener) un año normal, va a depender qué pase en estos 15 o 20 días que son trascendentes para saber cómo va a afectar a la región de Salta", manifestó Segón a El Tribuno.

Sí, recordó el dirigente, afectaron a las zonas de los Valles Calchaquíes las heladas tardías que se dieron a fines de octubre y los primeros días de noviembre, afectando la actividad vitivinícola, algo del cultivo de cebollas y también de nogales. En sintonía con la Provincia, habló también de un estrés hídrico, que asociado al clima, trajo como consecuencias los incendios en la región, "una pérdida muy importante en todo lo que es la biodiversidad", dijo.

Si bien se está a tiempo de que el agua llegue, los productores están alertas porque este sería el tercer año consecutivo de sequía, lo cual sería económicamente muy terrible para ellos. "Sí, la preocupación de que se pudiera agudizar la situación es grande. Tengo noticias de esta mañana (por ayer) de lluvias en la zona de Dragones de 40 milímetros, seguramente debe haber llovido en Tartagal, hay pronósticos de lluvias mañana (por hoy), estamos esperando con gran expectativa que se cumplan estos pronósticos que podrían ir mejorando el panorama", expresó el presidente de la Sociedad Rural Salteña.

Por el momento, el sector no analiza pedir se declare en Salta la emergencia hídrica y de desastre, aunque es algo que "siempre está latente", admitió, pero, en el caso puntual actual "al no haberse producido la siembra no estamos en tiempos de tomar ninguna resolución de ese tipo", indicó Segón.

Las Reservas también se verán afectadas

La sequía que afecta a todo el país tendrá un impacto económico negativo para toda la economía nacional ya que, por la caída de la producción de granos se recortarán en más de US$ 11.000 millones los ingresos de divisas y, por consiguiente, caerán las Reservas del Banco Central de la República Argentina (BCRA).

Un informe elaborado por el consultor agropecuario Pablo Adreani indica que el ingreso de divisas del sector agropecuario proyectado para el 2023 se reducirá en US$ 11.372 millones con respecto al 2022, lo que complicará el escenario de reservas del BCRA.

El ingreso total para 2023 se proyecta en US$ 38.506 millones versus US$ 49.878 millones de la campaña anterior.

La peor sequía en la historia reciente y las recurrentes heladas durante octubre y la primera semana de noviembre han sido los principales factores que influyeron en la caída de la producción y saldos exportables, no solo de trigo sino también de soja, maíz y otros cereales de invierno.

El consultor detalló que el ingreso de dólares frescos en concepto de retenciones a las exportaciones, "el impuesto más distorsivo y antiexportador de todos", se reducirá en US$ 1.984 millones, al pasar de US$ 9.853 millones en el 2022 a US$ 7.869 millones proyectados para 2023.

El ingreso de divisas de los cinco principales cereales, forrajeros y oleaginosos (trigo, maíz, sorgo, soja, girasol, aceites y subproductos) se proyecta con una reducción de US$ 8.766 millones, de US$ 42.034 a US$ 34.182 millones.

Temas de la nota

PUBLICIDAD