¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

20°
27 de Febrero,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

"Hay estabilidad y no empezó la debacle en la que pensaban"

Entrevista a Diego Arroyo, articulador del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.
Sabado, 05 de noviembre de 2022 01:17

¿Cómo se puede implementar en la provincia la decisión de dejar de incorporar planes sociales para desocupados en un contexto de alto desempleo y tanta pobreza?

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

¿Cómo se puede implementar en la provincia la decisión de dejar de incorporar planes sociales para desocupados en un contexto de alto desempleo y tanta pobreza?

En realidad, tanto el exministro de Desarrollo Social de la Nación (Juan Zabaleta) como la actual ministra Tolosa Paz tomaron la decisión de que no haya más altas. Justamente se está buscando dónde están haciendo la contraprestación los beneficiarios y de qué manera se puede fortalecer con herramientas a ese sector de la sociedad que hoy cobra un programa. Es potenciar la actividad que vienen realizando a través de maquinarias y herramientas.

Esta decisión implica que cuando a los beneficiarios se les venza el plazo del plan no tendrán renovación.

Los planes no tienen vencimiento. La única forma de que a alguien se le termine es por no cumplir las horas de contraprestación, que son cuatro de lunes a viernes o bien 80 horas mensuales. Las contraprestaciones están divididas en tres ejes. El primero son proyectos sociocomunitarios que pueden desarrollarse en un merendero, un comedor, un centro cultural o una escuela deportiva. Por otro lado, están los proyectos sociolaborales, que se articulan con las pymes. Por ejemplo, el Estado paga las cargas sociales a las pymes. Nosotros les pagamos (a los beneficiarios) la mitad de un salario mínimo, vital y móvil y la pyme paga la otra mitad. Ahí se hace un trabajo de ocho horas. La tercera línea es potenciar unidades productivas, como carpinterías, herrerías, huertas o talleres. Todo lo que sea de producción y servicio es a lo que apuntamos fuertemente.

¿A qué sectores de trabajo podrían sumarse hoy los desocupados que no tendrán más planes sociales?

Justamente hoy, a través del el Ministerio de Trabajo de la Nación y con el programa Potenciar Empleo, estamos tratando de pensar políticas para todos los que se inscribieron en el Registro Nacional de Trabajadores de la Economía Popular. Estamos fomentando herramientas de trabajo.

¿Hay consenso de las organizaciones sociales en que se deben suspender los ingresos a los planes sociales ahora?

El reclamo de las organizaciones obviamente es tener más altas porque son las que ven el día a día territorialmente y cuál es la necesidad. Hoy estuvimos reunidos con una ONG que justamente pedía más cupo, pero hay una decisión del Gobierno nacional de que no haya más altas, para ver con distintos Ministerios en qué políticas públicas se podría avanzar.

¿Le parece que es un momento en que se puede avanzar en la inclusión en el trabajo formal en la provincia y en el país?

Justamente con las políticas públicas que tenemos en el Ministerio, no solamente con Potenciar Trabajo, estamos tratando de hacerlo y entendemos que el país en general está en un reacomodamiento económico y queremos fortalecer, a través de Desarrollo Social de la Nación más el Ministerio de Trabajo, y canalizar políticas públicas para llegar a los que menos tienen. Estamos gobernando para toda la sociedad argentina

Hay sectores que creen que una posibilidad es que se genere más pobreza, desempleo e indigencia.

Desde que asumió el nuevo ministro de Economía de la Nación (Sergio Massa) hay una estabilidad económica y no empezó esta debacle que muchos economistas pensaban que iba a llegar y que íbamos a llegar al 100 por ciento de inflación.

En realidad cuando asumió el nuevo ministro es como que le dio un respiro y oxígeno a la economía local y nosotros, que trabajamos en la economía popular, vemos en las ferias y en los barrios que cada uno se está fortaleciendo y ese ingreso económico que se está generando en los sectores más vulnerables es el que mueve la pequeña economía. Falta muchísimo, obviamente.

La inflación se está comiendo los ingresos de los asalariados, los trabajadores independientes y los que tienen ayuda social.

Totalmente, cuando hace seis meses hablamos del monto de salario mínimo vital y móvil no pensábamos que iba a haber tanta inflación.

¿Cómo ve la situación social en la provincia, sobre todo en el interior, que es tan complejo por la dispersión geográfica y la falta de oportunidades?

En esta responsabilidad institucional que tengo viajo por toda la provincia y obviamente veo la situación. Claramente que el aumento de la canasta básica afecta a los que menos tienen, a los que tienen un trabajo formal... A los que más plata tienen no los perjudica.

Como Estado nacional vemos esto y por eso son las políticas públicas que sacamos paulatinamente. Falta, obviamente. Por eso aumentan los montos de los planes sociales. Se está tratando, como gobierno, de resolver todo este tipo de cosas. Falta mucho pero para eso estamos gobernando.

¿Cómo ve la realidad de cara al fin de año -que siempre es complicado en Argentina- en este contexto de inflación creciente?

Entendemos que hay que fortalecer la economía local. Nuestra gran dificultad como Gobierno nacional es resolver el tema de la inflación y por eso justamente hay muchas reuniones en Economía con empresarios, que son los que regulan los precios.

Hoy el gran problema son los precios. La gran discusión interna como colación de gobierno es poder hablar con los empresarios y que dejen de subir los precios, porque es la única forma. A fin de año todos nos ponemos más efusivos a la hora de preocuparnos por tener un buen fin de año.

 

Temas de la nota

PUBLICIDAD