Bettina Romero: “La mejor política de desarrollo humano y social pasa por la inversión en infraestructura”

Asegura que la columna vertebral de su gobierno son las obras y la gestión. “Trabajo para transformar la ciudad”, señala con voz firme; al tiempo que destaca el reordenamiento que realizó con los vendedores ambulantes de las peatonales y el parque San Martín. Afirma que el Estado está llegando tarde en los casos de violencia de genero y sostiene que “es una falta de respeto para los vecinos” pensar en las elecciones del año que viene. La intendenta de la ciudad, Bettina Romero, dialogó con El Tribuno y realizó un diagnóstico de sus dos años al frente de la Municipalidad y de lo que queda por hacer.

En su discurso de la apertura de sesiones habló mucho de obras, ¿piensa que se van a poder concretar este año?
Desde un primer momento entendimos que lo que Salta necesita son obras. Eso lo tengo claro desde el momento en que asumí. Todo el tiempo, en paralelo con las cuestiones cotidianas y las urgencias de la pandemia, me ocupé de salir a gestionar fondos para los proyectos más importantes y de mayor envergadura, en cuanto a inversión. La mayoría de la inversión la gestioné en Nación y tiene que ver con un trabajo en equipo. Pusimos el foco en el desarrollo de los proyectos, porque lo más importante es el proyecto y en base a eso uno va gestionando los fondos. Por eso es que a mitad de la gestión, a pesar de la pandemia, estamos a meses de inaugurar un puente (en calle Ayacucho, que cruzará el río Arenales). La ciudad no tenía un puente desde hace 16 años. Y la ciudad no ha parado de crecer: en la capital de Salta vive la mitad de los salteños y el promedio demográfico, en cantidad de habitantes, viene creciendo a un ritmo muy acelerado, al doble de lo que ocurre con otras capitales o grandes ciudades como Mar del Plata, Mendoza o Rosario. En una ciudad que no para de crecer, las necesidades son muchísimas. Ahora estamos gestionando más recursos para la obra alrededor del puente. 
Este será un puente que va a cruzar de la zona suroeste al centro. Con esto vamos a descomprimir todo el tránsito de la Paraguay. Siempre el ingreso al centro desde el sur se hace difícil. Esto será una alternativa. Esto implicó una inversión de 500 millones de pesos, en obras, en arterias, en calles alrededor del puente. Y con esto no solo se da empleo a miles de salteños que trabajan es esa obra, sino también lo que significará para todos estos barrios. Con este puente comenzamos a mirar al río y eso significará recuperar el río Arenales. Este río que nos atraviesa y siempre fue usado como basural. 

 

¿Cuál es la idea que tienen para urbanizar los barrios populares?
Lamentablemente Salta tiene uno de los índices más dolorosos en cuanto a falta de trabajo, agua, cloacas, infraestructura social y pobreza. Estoy convencida de que la mejor política de desarrollo humano y social pasa por la inversión en infraestructura. A las familias vulnerables y que peor la están pasando en la ciudad llegamos con obras de agua, cloacas, iluminación, cordón cuneta y plazas. Así generamos comunidad y mejor calidad de vida. Eso ha sido una decisión de este gobierno, poner todo nuestro esfuerzo en los barrios populares. Este es un programa del Gobierno nacional que depende del Ministerio de Desarrollo Social de Nación, que se financia de distintas maneras, pero tiene una mirada absolutamente federal, porque los municipios y provincias que presentan proyectos son acompañados. Lo que se está buscando es urbanizar e integrar los barrios populares. Me llena de orgullo, porque somos una de las capitales a nivel país que más proyectos presentó. Y eso tiene que ver con cambiar la vida de miles de familias. Estamos avanzando en Sanidad II, en 23 de Agosto. Y ahora tenemos un proyecto ambicioso de trabajo que pronto comenzará en Cerámica y Primera Junta, son lugares donde llegamos con obras. Gobernar es hacer, mi responsabilidad es hacer, me votaron para esto: llevar transformaciones y la transformación no es discursiva, no es de palabra. Tampoco estoy de acuerdo como la política concibió el desarrollo social, que quizás es a través de un bolsón. Eso muchas veces es hasta denigrante y lo que genera es clientelismo. Después de Tartagal somos la ciudad donde más barrios populares tenemos. Si hay algo que creció en Salta en las últimas décadas son los asentamientos. Ahora hay que ocuparse de integrarlos y urbanizarlos: hay que llevar agua, luz, cordón cuneta. Desde el municipio gestionamos fondos y ya conseguimos 1.600 millones de pesos nuevos que se van a invertir en esta capital. Nosotros ya estamos trabajando en los barrios con otros 300 millones. 

 

Usted también habló de los fondos que recibe la ciudad, ¿piensa que tiene que haber un replanteo de la coparticipación?
Me gusta contar esas cosas que muchas veces incomodan y que a algunos no les gusta o les parece duro, pero es la realidad. Tengo que hablar y siempre lo hago con la verdad y tengo que hablarle a mis vecinos. Trabajo para los casi 700 mil habitantes que viven, trabajan y estudian en esta ciudad. Somos uno de los aglomerados urbanos más grandes de la Argentina. Uno ve la cuestión demográfica y analiza que el 50% de los salteños vive en la capital, pero cuando analiza el presupuesto se da cuenta que nuestro presupuesto representa el 5% de lo que es el presupuesto provincial. Los salteños nos debemos una discusión: los senadores, los diputados deben dar una discusión seria por la coparticipación. La coparticipación a nivel país ha quedado desfasada, hay que discutir dónde está viviendo la mayoría de los habitantes. 
Nosotros tenemos que cubrir, por un lado, la prestación de servicio: la recolección de residuos, la limpieza, los sueldos, el trabajo del municipio y todo lo demás se destina a obras. Toda inversión que hagamos tiene que ver con la calidad de vida de nuestras familias y nuestra gente. Algunos cuestionan cuando planteamos una inversión en lugares emblemáticos históricos y turísticos. Y creo que se equivocan, porque cómo no invertir más y mejorar nuestra ciudad en puntos turísticos, porque el turismo genera trabajo y justamente lo que le falta a Salta es trabajo. 
Nuestra ciudad tiene un potencial enorme para salir a competir como destino por sus atractivos, por la naturaleza y cultura. Los salteños demostramos ser buenos anfitriones. Somos unos de los destinos más elegidos. Por eso digo que la columna vertebral de mi gestión son las obras. Desde el minuto uno tuvo que ver con infraestructura, porque la infraestructura puede ser social (agua cloaca) y en el turismo también es muy importante. 

En la última parte del año pasado se arrancó con el reordenamiento del centro y del parque San Martín, ¿cómo sigue ese proceso? 
En Salta necesitamos crecer. El sector privado y las empresas deben generar más trabajo. El Gobierno tiene que acompañar, por eso uno de los ejes fue el orden. Lo teníamos que hacer, nos lo pedían todos. En todos mis diálogos con vecinos que vivían en la zona del centro o con comerciantes, la Cámara de Comercio, la Cámara Pyme, todos sabíamos que no era correcto que quien con mucho esfuerzo tiene su negocio, da trabajo, paga impuestos y levanta las persianas para trabajar debía competir de manera desleal con una venta ilegal en las veredas y peatonales. Eso había que hacerlo, sabía y supe que no era fácil, pero estoy convencida que la ciudad necesita un orden. Las peatonales, las plazas, nuestros parques son espacios públicos para las familias, para que uno pueda circular fácilmente y donde nadie se sienta con más derechos sobre un lugar, son espacios públicos. Estoy orgullosa del trabajo que se viene haciendo, fue intenso. Hemos entendido todos los salteños que necesitábamos recuperar nuestro centro. Cuando digo recuperar es recuperar en favor de la gente, del comerciante, de la mamá que sale a hacer un trámite, de los jubilados, es a favor del turismo. Tenía que acompañar a los comerciantes. En el centro hay más de 5.500 comerciantes registrados formalmente y ellos saben que tienen una intendenta y un gobierno municipal que los acompaña. Acompañar es hacer cumplir las normas y las reglas, no es inventar nada. Parece que los salteños nos habíamos acostumbrado a que era normal que cada uno hacía lo que quería y para vivir en sociedad y comunidad necesitamos respetar las normas.
Quiero destacar el acompañamiento de los vecinos y también de los vendedores informales. Muchísimos de ellos se lograron reinsertar a través de este acompañamiento que venimos haciendo, en sus ferias barriales, o en el programa de microcréditos que está activo.

Algunas mujeres trabajan en el mercado San Miguel, otras alquilan un puesto en otras ferias. Me llena de orgullo, la mayoría son mujeres, la mayoría lleva a sus niños. Antes trabajaban en el sol, la lluvia, al aire libre y con inseguridad. Siento que el reordenamiento es una etapa que arrancó en octubre del año pasado y todavía continúa, que requiere mucho diálogo y sinceramiento y entendernos entre todas las partes. Estoy orgullosa de lo que se viene logrando como gobierno, los comerciantes y todos los que trabajaban en la informalidad lo han entendido y estamos trabajando para que se puedan reconvertir, queda un grupo muy pequeño que no está dispuesto y que en los últimos 15 años se acostumbró a hacer lo que quería, muchos no son ni siquiera de Salta. 

¿Qué balance hace de la separación de residuos en origen?
Lo estamos logrando con mucho éxito. Estamos entre las ocho ciudades de Latinoamérica que separa residuos en origen. Por eso quiero agradecerles a los vecinos y a cada empresa que se toma el trabajo de hacerlo. Eso nos ayuda a que lo que llega al vertedero sea menor y le da más vida útil a las trincheras. 

¿Cómo será la relación del Ejecutivo con los concejales?
Estoy muy expectante y entusiasmada con el nuevo Concejo. Así como la pandemia mostró fortaleza y solidaridad, también se vio mezquindad. Todos aprendimos que el camino es dejar de lado las diferencias. 
Estoy entusiasmada porque así como aprendí a reconocer errores y aciertos, estoy dispuesta y lo estamos proponiendo con todos los partidos políticos y todos los bloques del Concejo que seamos responsables. Los 21 concejales me muestran un amor genuino a la ciudad, como mi equipo y yo. Entiendo que puedan haber diferencias políticas, pero apelo a que se dejen de lado las diferencias y que en el recinto podamos trabajar por Salta. Es muy fácil hacer show, tirar frases y agredir en el aire. La gente mostró que no quiere eso: de los últimos 21 concejales solo 5 fueron reelectos. La gente la tiene clara, no quiere votar y acompañar a quienes quieran hacer show. Nadie quiere ver políticos peleándose, los quiere ver trabajar.

En los últimos días ocurrió otro femicidio, ¿qué cree que está fallando para que esto ocurra?
Uno dice ojalá que no hablemos de esto (violencia de género) solo en marzo, cuando es el mes de la mujer. La política a favor de las mujeres tiene que ser una política permanente y transversal. Yo no estoy de acuerdo que solo se vea la cuestión de las mujeres en el Area de la Mujer. Los gobiernos deben, en cada acción e inversión, tener en cuenta cómo hacemos para que nuestra ciudad y nuestra provincia sean más igualitarias, en definitiva se trata de eso. Sino hablamos de las mujeres solo con la violencia. La violencia es lo que nos atraviesa a todos, es doloroso. Y uno dice, de qué sirve tanta ley de emergencia si siguen sucediendo (los femicidios), de qué sirve tanta creación de oficinas si las mujeres sufren la violencia y lamentablemente a muchas las matan y de todas las edades y barrios. La violencia tiene que ver con la prevención, sino siempre estamos lamentando muertes. Claro que lamentamos, pero más que nada nos indignamos porque acá hay estados nacionales, provinciales y municipales que tendrían que llegar antes.

En estos días se habló de que las elecciones del año que viene se van a desdoblar, ¿está de acuerdo?
La verdad es que nadie, voy a hablar como ciudadana, está pensando en las elecciones. A nadie nos interesa (hablar de elecciones) en este contexto de situación económica tan crítica, falta de trabajo, gente que quedó muy golpeada por la pandemia, jóvenes que se recibieron y no encuentran trabajo. Lamento enormemente que en Argentina siempre estemos atravesados por elecciones. ¿Y los gobiernos, cuándo trabajan? Si un gobierno un año se zambulle en una elección y al siguiente no, pero después sí. Soy muy clara, los gobiernos tenemos que gestionar y gestionar es gobernar, es hacernos cargo y tomar decisiones. Me parece una falta de respeto, hoy, ponernos a hablar de elecciones. Yo no estoy con la mirada en eso, me parece prematuro, entiendo que en algún momento vamos a tener que entrar en un clima electoral, porque las elecciones se van a desdoblar, pero me parece que ahora no es el momento.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...