“Escupan la maldad de los gobernantes, recuperen los laureles que supieron conseguir”

En una carta abierta publicada en las redes sociales y que rápidamente se viralizó tanto en Europa como en América, Miguel Torres Velázquez, un ciudadano español describió hace algún tiempo su admiración por la historia y las virtudes del pueblo argentino. 
En varios párrafos, se lamentó de no haber nacido bajo la insignia celeste y blanca, en “la inmensamente bella Salta o en San Miguel de Tucumán”.
Torres Velázquez dice con mucha tristeza, que ve a un pueblo subyugado por la mentira y la traición. “Lo veo atravesado por la corrupción... lo que no forma parte de su idiosincrasia”. Esta situación, señala, lo deja librado a su propia suerte. Ante lo que considera la “inacción” de muchos argentinos, insta al pueblo a levantarse y a recuperar su dignidad: “Una dignidad que el mundo necesita”, expresa.
“No permitan que les hagan creer que son buena gente porque no reclaman. Siempre fueron buena gente, porque mostraron al mundo sus reclamos y exigieron respeto... Escupan la maldad de los gobernantes, recuperen los laureles que supieron conseguir... denos la alegría a quienes no tuvimos la suerte de nacer en ese país”, manifesta.

 

Este profundo análisis del abuelo español de 80 años, dirigido a un argentino, permanece vigente y es recibido y compartido por vastos sectores de una Argentina que ansía y exige sensatez, seriedad, sentido común y respeto a las leyes de parte de sus gobernantes. 

 

 

Resumen de la carta abierta (textual)

“Ustedes, sí ustedes, orgullosos argentinos, realizadores de hazañas por naturaleza, valientes en la guerra y solidarios en la paz. Receptores de brazos abiertos para todos los que alguna vez fuimos expulsados de nuestras propias tierras.
Bendecidos por el Altísimo con un País extraordinario en belleza, geográfica y humana, una Nación cuya palabra nunca pasa desapercibida, guía de Latinoamérica, señera en el “Nuevo Mundo”, altiva e ilustre, envidiada por el “Viejo Mundo”, odiada por las actuales “potencias” a quienes hicieron frente aún en total inferioridad de condiciones.
¿Qué os pasa? ¿Por qué nos priváis al resto de los mortales de tan excelsas virtudes? A nosotros que esperamos de Ustedes todo, porque todo lo pueden. ¿Que estáis esperando? ¿Sois Argentina, sois argentinos?
ADMIRADOR DEL PUEBLO ARGENTINO, PUEBLO (con mayúsculas) que, desgraciadamente, hoy está subyugado por la mentira y la traición, atravesados por la Corrupción que os libera a vuestra propia suerte ante drogas y asesinatos.
Levantaos! Mostradnos el camino! Tenéis la obligación de alardear de vuestra dignidad! .
No os podéis dejar avasallar ni vituperar por la indecencia e inmoralidad que no forma parte de vuestra idiosincrasia! No permitáis que os hagan creer que sois buena gente porque no reclamáis! Vosotros siempre fuisteis y seguiréis siendo “buena gente” porque mostrasteis al mundo vuestros reclamos y exigisteis ser respetados. Para ello Volved a respetaros!
Escupid la maldad de vuestros gobernantes, recuperad “los laureles que supisteis conseguir”, “vivid coronados de gloria”, porque para eso habéis sido creados por el Santísimo y dadnos la alegría al resto de los mortales, que no tuvimos la suerte de nacer en esa incomparable Nación: “Al gran pueblo argentino salud”!!!
.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...