Del podio de la Clásica a ser papá, un triunfo más de Dani Díaz

¿Existe algo que pueda superar ganar la Clásica 1º de Mayo siendo salteño y cortando una larga racha negativa? ¿O al menos igualar ese sentimiento de victoria? Para la gran mayoría de los ciclistas la respuesta para ambas preguntas sería negativa, menos para Daniel Díaz (32). El salteño vivió un domingo espectacular al imponerse en la gran prueba del ciclismo salteño, pero en menos de 24 horas de esa conquista llegó otra alegría tremenda: la de convertirse en papá por primera vez.
Cerca de las 13 del domingo Dani Díaz cruzaba la meta de la Clásica 1º de Mayo con sus brazos en alto; fue una actuación histórica porque ganó con amplio margen y en especial por cortar la racha de 27 años sin triunfos salteños en la competencia. A las 8.18 del día siguiente las emociones se multiplicaron con el nacimiento de Gema, la hija que tiene a Dani como papá y a Claudia Maldonado (33), otra apasionada de la bicicleta, como mamá.
“Son todas noticias lindas, así que no me puedo quejar”, dijo Dani Díaz en la charla que mantuvo con El Tribuno. El ciclista venía de ganar la Vuelta al Valle en Catamarca antes de su triunfo en la clásica del Día del Trabajador y del nacimiento de su beba.
“Podría decirse que una cosa trajo la otra. Como ciclista salteño a la Clásica la preparé de la mejor manera, pero internamente yo quería darle ese regalo a mi nena. Era mi manera de entregar más de lo que tenía, no solo por el día de la Clásica sino durante todos los meses de preparación para darle ese regalo. Lo de la Vuelta a Catamarca fue un extra, fue marcar el camino”, contó el ciclista, aún con la emoción a flor de piel por los acontecimientos vividos en los últimos días.


“Claudia se puso la 10. Mientras yo estaba en Catamarca estábamos siempre en comunicación y dándome la tranquilidad para que pueda desarrollarme allá. No era fácil, apenas terminó la carrera inmediatamente volví a verla”, detalló Díaz. 
Gema pesó 3,160 kg. Según Dani, sacó la “pata” del padre, que podría ayudarla en una futura carrera dentro del ciclismo, pero será una elección que ella realice a su debido momento. “Que lo decida ella, no soy de imponer cosas, a mí nunca me lo hicieron. Mi papá por suerte nunca me impuso que tenía que ser ciclista, lo que pasa es que vengo de una familia de ciclistas y es todo lo que veía. Hubo años en que no quería tocar una bicicleta y nunca hubo una presión. Gracias a eso hacer ciclismo se convirtió en un gusto para mí”, explicó quien fue campeón argentino de ruta en 2014 y bicampeón del Tour de San Luis.

Aquellos años en España
 
El nombre Gema viene de aquellos años en los que el salteño corrió en España. “Me pareció lindo el nombre. Primero no nos sonaba mucho, pero después nos empezó a gustar más. Tiene un lindo significado y ahí quedó”. 
Dani todavía no le cambió los pañales a su hija. “Asistí a un cambio de pañales y estuve preguntando cómo viene la mano. Ya me tocará aprender”. Lo que sí tiene claro es lo que intentará brindarle a Gema en el transcurso de su vida. 
“Yo quiero marcarle el mejor camino, inculcarle buenos valores para que ella decida qué camino recorrer y que viva lo que tenga que vivir. Creo que de eso se trata”, confesó como deseo del ciclista para su hija.
Dani Díaz pasó del podio de la Clásica 1º de Mayo a la cuna de su hija Gema, para completar una montaña rusa de emociones, de esas que quedan grabadas para toda la vida, ya sea que se trate de lo deportivo o de lo familiar. El título de la Clásica ya lo tiene, también el de papá.

“La carrera que quería ganar era esta    ” 

Daniel Díaz no solo se refirió al nacimiento de su hija, sino también a su victoria en la Clásica 1º de Mayo, una carrera muy distinta a las que habitualmente corre. 
“Es una carrera que se hace dura, principalmente en las vueltas finales, por el estrés de las curvas, de las calles, de la velocidad misma. Eso lo fui aprendiendo año a año”, contó el ciclista.


Unos 500 metros antes de llegar la avenida Yrigoyen comenzó a hacer la diferencia que le dio el triunfo en la Clásica. “Es dura la Independencia, junto con la de Tres Cerritos (Reyes Católicos) y la Arenales”, agregó.
Haciendo un repaso por los títulos logrados, Díaz no dudo en resaltar la importancia de la Clásica. “La carrera que más quería ganar era esta. Muchas veces me dije a mí mismo que no me iba a retirar sin haber ganado antes la Clásica”, concluyó Díaz. 


 

 


 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...