¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

18°
23 de Febrero,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

En tres años se perdieron 2.700 puestos en el sector tabacalero

La disminución laboral en Salta fue del 20% entre febrero pasado y el mismo mes de 2019. La dirigencia productiva advierte que no consiguen trabajadores.
Martes, 07 de junio de 2022 20:23

En tres años el sector tabacalero salteño perdió alrededor de 2.700 trabajadores para el momento pico de esa actividad, según se desprende de los datos de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo (SRT), que es la fuente más fidedigna sobre el registro de empleados formales. Hay múltiples factores que inciden en la disminución de personal, que afectan el desempeño de la principal actividad agroindustrial y con mayor volumen laboral de la provincia.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

En tres años el sector tabacalero salteño perdió alrededor de 2.700 trabajadores para el momento pico de esa actividad, según se desprende de los datos de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo (SRT), que es la fuente más fidedigna sobre el registro de empleados formales. Hay múltiples factores que inciden en la disminución de personal, que afectan el desempeño de la principal actividad agroindustrial y con mayor volumen laboral de la provincia.

Los registros oficiales marcan que en febrero pasado, que es el mes con más intensidad de mano de obra por la cosecha, había 11.450 trabajadores registrados para el cultivo de tabaco. En febrero de 2019 eran 14.246 los empleados, un 19,6% más.

Desde el segundo mes de 2019 la cantidad de personas en los campos de tabaco fue disminuyendo: en febrero de 2020 (un mes antes del parate económico que produjo la pandemia) había 13.735 trabajadores y en febrero de 2021 se llegó a los 11.813 contratados.

El gerente general de la Cooperativa de Productores Tabacaleros de Salta (Coprotab), Germán Martos, señaló a El Tribuno que el problema principal que tiene el sector es que bajó la disponibilidad de trabajadores rurales.

Dijo que los trabajadores golondrina oriundos de Bolivia ya no emigran por la devaluación del peso argentino, que disminuye sus ingresos, y, además, cada vez menos gente quiere trabajar en el campo.

"El problema no es solo con el tabaco sino con cualquier cultivo. El mecanismo que desarrolló el Estado nacional para poder sortear o mitigar la pandemia por la recesión económica fue generar subsidios y esa contención económica fue en detrimento del trabajo", manifestó Martos.

"La gente tiene ingresos suficientes como para quedarse en la casa. Más allá de que hemos logrado trabajar con el Ministerio y la Secretaría de Trabajo haciendo que todos los planes sean compatibles con el trabajo, la gente prefiere quedarse en la casa", afirmó el dirigente.

Recordó que durante las restricciones por la pandemia del coronavirus la agroindustria continuó su actividad, a pesar de la limitación de la mano de obra.

El trabajo en el tabaco es temporario, a lo largo del año varía la cantidad de personas empleadas en el rubro. Para compensar, en una pequeña parte, los meses con menos ocupación, los peones rurales que quedan libres reciben el subsidio de $10.000 del Programa Intercosecha. Ese plan nacional abarca este año a 7.579 salteños tabacaleros.

Menos campos

Es notorio en distintos puntos del Valle de Lerma, la principal región tabacalera de la provincia, el fenómeno de urbanización de tierras que antes estaban sembradas de tabaco y otros cultivos.

En el balance de la campaña 2020/2021, la Cámara del Tabaco de Salta reportó 20.425 hectáreas producidas, mientras que un informe del Ministerio de Economía de Nación publicado en octubre pasado da cuenta que en la campaña 2017/2018 había 26.884 hectáreas implantadas.

A pesar de la menor disponibilidad de superficie para cultivar por el avance de los loteos para viviendas, desde la dirigencia tabacalera afirman que la productividad se mantiene.

"Mantenemos las hectáreas productivas, pero puede ser que se roten menos porque antes había más tierras", dijo Martos.

El titular de la Cámara del Tabaco, Esteban Amat, sostuvo también que la superficie en producción no disminuyó.

"La hectáreas plantadas han sido las mismas en los dos últimos años y este año hubo menos producción porque hemos tenido un 25% de daño por granizo del total de la producción, pero las hectáreas siguen siendo entre 20 mil y 22 mil hectáreas, siempre está más o menos en ese número", dijo Amat, quien también es presidente de la Cámara de Diputados.

Sobre el granizo, la pérdida de producción hizo menos evidente la falta de mano de obra.

"Este año por la incidencia de granizo pudimos sortear el tema de la menor cantidad de gente, porque no obstante la disminución productiva que hubo posibilitó poder levantar el tabaco con menor cantidad de gente", dijo, por su parte Germán Martos.

Hay que agregar a la razones de la merma de mano de obra en el sector tabacalero la implementación de nuevas tecnologías que reemplazan buena parte de los labores manuales con maquinarias.

"Ante la falta de disponibilidad de trabajadores, el productor está avanzando con tecnología, con nuevas cosechadoras y trasplantadoras", explicó el gerente de la Coprotab.

 

PUBLICIDAD