¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

19°
22 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Silvia de la Silvia: "El maltrato a los argentinos en Bolivia no cambia"

Su hija tuvo un accidente en 2017 en el país vecino, y se solidarizó con la familia de Benítez.
Miércoles, 13 de julio de 2022 02:18

"Estoy indignada por el fallecimiento del salteño en Bolivia", expresó Silvia de la Silvia cuando El Tribuno le consultó sobre el accidente fatal que sufrió el profesor Alejandro Benítez mientras viajaba por el vecino país en moto. La noticia publicada por este medio el pasado miércoles acerca del trato inhumano que recibió el docente de la localidad de General Mosconi generó impacto en la opinión pública y en los niveles políticos provinciales y nacionales, tanto que forzó a un cambio de actitud en el vecino país.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

"Estoy indignada por el fallecimiento del salteño en Bolivia", expresó Silvia de la Silvia cuando El Tribuno le consultó sobre el accidente fatal que sufrió el profesor Alejandro Benítez mientras viajaba por el vecino país en moto. La noticia publicada por este medio el pasado miércoles acerca del trato inhumano que recibió el docente de la localidad de General Mosconi generó impacto en la opinión pública y en los niveles políticos provinciales y nacionales, tanto que forzó a un cambio de actitud en el vecino país.

"Esta trágica noticia es como volver a vivir lo que nos pasó con mi hija, que después de cinco años todavía está con una prótesis y si no hubiese sido por el personal de salud del San Bernardo perdía el brazo. Cuando llegamos a Salta estuvo casi tres meses internada. Estoy con una impotencia tremenda y me indigna la poca solidaridad de Bolivia", expresó Silvia de la Silvia, quien junto a su hija Patricia y su nieto sufrieron un terrible accidente en la ruta mientras viajaban a Cochabamba para realizar la peregrinación de la Virgen de Urkupiña.

Ahí Patricia terminó con un fierro atravesado en el brazo. Si bien tuvo atención médica en la ciudad boliviana, la mujer contó que tuvo que pagar en dólares para poder trasladar a su hija. En ese momento la cifra también fue significativa.

"Le pasó igual que a nosotros, pero con la desgracia de que este pobre hombre falleció. A mí también me pidieron dólares y tuvimos que pagarlos, pero en ese momento, cuando fue el accidente, todavía tenía algo de valor nuestro peso. Además, nosotros tuvimos la suerte de tener un conocido cuando estuvimos en Cochabamba que nos ayudó. Mi hija es discapacitada, así que la tuvimos que traer en vuelo regular de la línea aérea boliviana a la provincia, pero allá nos cobraron cosas que nunca le hicieron", relató la mujer en diálogo con El Tribuno.

El accidente de la familia ocurrió cinco minutos antes de llegar a la terminal de la localidad boliviana. Los Silvia viajaban en un colectivo de una empresa local, La Veloz del Valle, cuando el domingo 13 de agosto de 2017 habían emprendido el último tramo del viaje que iba desde Santa Cruz de la Sierra hasta Cochabamba.

"Ahora siento mucha impotencia. Me pongo en el lugar de la familia y me da tristeza; se me parte el corazón. Yo intenté comunicarme con la familia para solidarizarme con ellos, pero no pude conseguir el teléfono. Aún no entiendo como puede seguir pasando algo así. Estoy indignadísima y me pongo en el lugar de esa familia. Las lesiones que tiene mi hija son irreversibles y no sé qué hubiese pasado si no era por la prensa; probablemente nunca se hubieran enterado de lo que nos pasó. Lamento que haya sido un tema del momento y que después haya quedado en la nada", expresó.

La mujer contó que estar en esa situación con su hija fue la parte más triste" de esta pesadilla, y que sintió un alivio tremendo cuando llegó al país. "Todavía me acuerdo que cuando mi hija llegó a la guardia del San Bernardo lo primero que me dijeron es: "Quedate tranquila que estás en Argentina'. Por eso le agradezco infinitamente a todos a los médicos de acá", agregó.

Silvia no entiende cómo pudo pasar algo así en el país vecino. Durante la charla se preguntó: "¿Cómo puede ser que le hayan hecho eso al señor Benítez?". Considera que es "tremendo" que en Bolivia sigan teniendo esta actitud hacia los argentinos que sufren algún accidente o percance.

"Eso no se le hace a nadie; es inhumano. Yo soy enfermera y yo no les cobro a mis vecinos para atenderlos, lo hago por humanidad. Considero que tiene que ser así. No me puedo imaginar, en una emergencia, dejar una persona tirada para que se muera", afirmó.

Expresó que fue "muy desconsiderado" el accionar de los médicos bolivianos y que fue uno de los motivos por el cual sintió "mucha impotencia" cuando escuchó la noticia. "Sobre todo sabiendo que hay gente que viene de Bolivia a Argentina y acá se los atiende y nunca se los va a dejar de atender. A mí no me la dejaban retirar si no pagaba y tuve que pagar en dólares, además de tener el gasto del traslado en avión. Por suerte se acercó mucha gente argentina a solidarizarse conmigo y a ayudarme, porque mi hija perdía el brazo", finalizó.

El recuerdo de otro trágico accidente 

El accidente que sufrió Silvia, su hija Patricia y su nieto ocurrió en el ómnibus que las transportaba mientras subía el puente hacia una autopista en la zona Muyurina. 
El colectivo, que se presume iba a gran velocidad, cayó hacia la calle de abajo y se arrastró unos 200 metros. Luego se precipitó del lado izquierdo y se produjo el vuelco. El siniestro se registró el 13 de agosto a las 5 de la mañana y el saldo del accidente fue un niño muerto y 20 personas heridas, entre las que se encontraban estas salteñas.
 

Temas de la nota

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Temas de la nota

PUBLICIDAD