"Guzmán debió haber renunciado cuando vio que no tenía autoridad"

Martín Guzmán renunció como ministro de Economía en medio de una fuerte disputa con la vicepresidenta Cristina Fernández. Mucho se especuló y se especula todavía sobre su renuncia, lo cierto es que se va un hombre clave de la gestión de Alberto Fernández, que fue bancado hasta el último minuto por el Presidente.

Aunque muchos creen que la renuncia estaba allí hace varios días, Guzmán la hizo pública el sábado, a través de su cuenta de Twitter, durante un acto partidario de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Lo hizo el fin de semana para darle tiempo al Presidente de poder encontrar un reemplazante que calme los mercados hoy.

Pero... ¿cómo fue la gestión de Martín Guzmán luego de 30 meses al frente del Palacio de Hacienda? Para eso, El Tribuno consultó al titular de la Fundación Mediterránea del NOA y decano de la Facultad de Economía y Administración de la Ucasal, Lucas Dapena.

El economista realizó un análisis sobre la renuncia del ministro de Economía. Expresó que Guzmán tendría que haber renunciado cuando vio que no tenía la autoridad para llevar las políticas económicas básicas. Es por eso que al tratar de "sobrevivir y timonear" la economía se perdió un tiempo valioso donde la inflación se disparó, "y eso es también culpa de él", agregó Dapena.

El exministro llegó con una inflación que le dejó el macrismo del 54% anual y él la deja en más de 70% anualizada y estimaciones que la elevan hasta 80% y al borde de una hiperinflación.

"Yo creo que Guzmán es un buen profesional que estuvo muy limitado por los condicionantes políticos de las internas oficialistas. No hay economista en ese nivel que no sepa lo que hay que hacer. ¿Qué sería lo que hay que hacer? Terminar con los subsidios, bajar la emisión para combatir la inflación y acomodar lo que es el gasto público. Eso es para empezar. Guzmán en su renuncia lo dice y es algo que se acordó con el Fondo. Es pragmatismo económico puro", expresó Lucas Dapena.

La crisis cambiaria también marcó su gestión. Guzmán asumió al Palacio de Hacienda, hace 30 meses, con el dólar oficial valía $63 y el blue, $69,5. Se va con el oficial a $130 (+106%) y el blue a $239 (+243%) y una brecha cambiaria del 83%.

“Al tratar de sobrevivir y timonear la economía se perdió un tiempo valioso donde la inflación se disparó por culpa de él”.
 

"Un hecho positivo de Guzmán es que pudo renegociar la deuda y terminó haciendo un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que no es duro y que pide cuestiones básicas, desde el punto de vista económico. Guzmán se tendría que haber ido después de acordar con el FMI, un acuerdo que es muy básico y simplemente es patear los problemas para adelante y donde nos dice bajen la emisión, el gasto, revisen las tarifas y acumulen dólares. A cambio de eso te renovaban los vencimientos, lo cual es muy positivo", explicó el economista.

El exministro de Economía Martín Guzmán deja la administración de Alberto Fernández con una economía que puede mostrar algunos números de recuperación de la actividad económica y empleo, pero con una grave crisis cambiaria y una desatada inflación que amenaza con llevarse puesto todo el crecimiento que se logró, sobre todo, después de la pandemia.

El dólar oficial durante los 30 meses que duró la gestión de Martín Guzmán subió un 106 por ciento. En diciembre de 2019 la divisa norteamericana costaba $63 y el viernes último cerró a $130. 

"Es una gestión que no anduvo desde el momento en el cual no tuvo el apoyo político para hacer su dirección y cuestiones básicas necesarias para empezar a encauzar la economía. Dio algún esbozo cuando empezó a achicar el gasto, que fue cuando empezaron los problemas con Cristina y comenzaron a atacarlo desde el Instituto Patria. También cuando quiso revisar el tema de tarifas y se le reveló el subsecretario de Energía Eléctrica, Federico Basualdo. Estamos hablando de cuestiones básicas, no es que Guzmán estaba haciendo sintonía fina", remarcó Dapena.

Cambio de ministro

El profesional expresó que el cambio fue en el mejor momento político porque aclaró que si el Gobierno nacional quiere mejorar los indicadores para las próximas elecciones, tiene ocho meses para acomodar en serio de las cosas y "bancar" ese tiempo que tendrá malos resultados y que la situación comience a mejorar antes de las PASO del 2023.

"Si había un momento, desde el punto de vista político, para tratar de hacer un cambio de timón era este. Ahora hay que ver qué es lo que van a hacer, si van a tomar esas medidas impopulares para que empiecen a mostrar resultados positivos. Con esta renuncia creo que hay un reacomodamiento de poder tremendo en este momento y hay que ver cómo salen. Hay que ver si pueden hacer esos cambios o van a seguir el internismo", finalizó.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...