Un testigo contó el vínculo de Castedo con el narco más importante del país


En la sala del Tribunal Oral en lo Criminal Federal 1 de esta capital se volverá a poner en marcha este miércoles una de las últimas audiencias en el juicio que se viene llevando a cabo desde noviembre del año pasado contra los hermanos Castedo, Delfín y Raúl, y cinco personas más: la familia Yudi, Alberto, Mario Alberto y Luis; la expareja de Delfín Castedo, Melba del Carmen Araujo, y el martillero público Eduardo Torino. Están acusados de conformar una asociación ilícita, por encubrimiento y tráfico de estupefacientes (infracción a la Ley 23.737). En la última audiencia, entre otros declaró Juan Manuel Lorenzo, quien conoció a Carlos Salvatore, sindicado como el narcotraficante más importante del país, y habló del vínculo que este tenía con Delfín Castedo.


Durante la audiencia los imputados forman parte de la misma a través de un Zoom digital, lo mismo ocurre con algunos de los letrados que conforman las distintas partes. Antes del testimonio de Lorenzo testificó Miguel Ragone, quien durante su oratoria y ante las preguntas del fiscal y los abogados actuantes explicó cómo llegó a comprar un campo de unas 2.500 hectáreas que pertenecía a Delfín Castedo en el norte de la provincia. Lindante a ese campo se encuentra la finca El Aybal, un lugar que cuenta con 20.000 hectáreas que en ese momento, 2004 a 2006, también se lo habían ofrecido pero no accedió a hacer el negocio dado que esta última finca tenía ocupantes que “eran bravos”, declaró el testigo bajo juramento.

Al cabo de algunos años -siguió- se enteró que esa finca la había comprado finalmente Delfín Castedo. Según consta en los expedientes y fojas de investigación, El Aybal es el lugar por donde el clan Castedo pasaba la droga que durante dos décadas se encargó de comercializar. En audiencias anteriores, un alférez de la Unidad de Operaciones Antidrogas de Gendarmería expuso un detallado informe acerca de los tres caminos que conducían al vecino país de Bolivia, por donde habrían ingresado toneladas de droga. Uno de ellos era El Aybal, y el otro El Pajeal, propiedades de Delfín Castedo. 

A su turno, el que podría ser un testigo clave en el desarrollo de la causa, Lorenzo pasó al frente del Tribunal. Dijo haber conocido a Carlos Salvatore, el narcoabogado más importante del país fallecido en el 2018 mientras purgaba una pena de 21 años -en la causa Carbón Blanco- en 1998 a causa de un problema con una propiedad. Ingresó a trabajar en el estudio de Salvatore, en Buenos Aires, y sostuvo que al comienzo solo sabía de su actividad como abogado, y con el tiempo supo que estaba relacionado con otros temas.

A raíz del trabajo con Salvatore y la amistad que habían conformado, Lorenzo sostuvo que en 1999 le pidió que hiciera un viaje a Paraguay, fue donde conoció a Delfín Castedo. Al ser consultado sobre si conocía al imputado dijo que solo por ese viaje, donde había una tercera persona que no recordaba quién era, presumía que se trataba de un gendarme. En su labor con el estudio de Salvatore, el testigo contó que en determinado momento comenzó a hacer viajes a Europa, el hecho de hablar en otros idiomas lo hacían ser el hombre indicado para conformar equipos de abogados en el Viejo Continente, quienes debían atender a clientes de Salvatore. Los temas a tratar eran sobre narcotráfico.

Sostuvo que en el 2003 recuperaron un monto de 1.300.000 euros de Italia, y al regresar al país para darle el dinero a Salvatore este le dijo que gran parte de esa plata era para Castedo, sin entrar en más detalles. En cuanto a Castedo, dijo que los dos únicos días que lo vio fueron en el viaje que hizo a Paraguay, donde el imputado le contó que tenía una finca que daba con proximidad al límite con Bolivia. 

En su intervención el fiscal solicitó dar lectura a un expediente de 2017 donde Lorenzo había declarado señalando que Delfín Castedo era el principal proveedor de estupefaciente de Salvatore. Tras la lectura, el testigo refirió recordar y ratificó los dichos, señalando además que había otra persona quien le preveían, un tal Efraín De Lastra, tenia un gimnasio en Capital Federal. Lorenzo dijo que cuando se enteró de la causa, en 2013, y a través de conjeturas que él venía en el estudio fue que declaró eso. También aportó que conoció a Patricio Gorosito -fallecido- quien supo ser por más de una década socio de Carlos Salvatore en el tráfico de estupefacientes a Europa.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal 1 está integrado por los jueces Federico Santiago Díaz -preside la audiencia-, Mario Marcelo Juárez Almaraz y Marta Liliana Snopek e interviniendo como cuarta jueza la doctora María Alejandra Catald. Por el Ministerio Público el fiscal auxiliar Jorge Vilte Monier y la doctora Sylvia García Espínola, como qurellante en representación de la Unidad de Información Financiera la doctora María Emilia Figueroa. Los defensores son Mariano Álvarez, Sandra Domene, Federico Rodríguez Spuch, Nicolás Ortiz, Adolfo Rodríguez.
 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...