¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

20°
4 de Marzo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

De no correr, a ser el mejor biker latino del Mundial de MTB

Nico Reynoso se destacó en la cita de mountain bike realizada en Francia. No estaba en los planes, pero fue el mejor biker del continente en juniors. 
Jueves, 01 de septiembre de 2022 02:24

“No hay palabras para describir todo lo que pasé, miles de cosas se me pasaron por la cabeza y miles de emociones”. Con estas pocas palabras Nicolás Reynoso (18) intenta poner en evidencia todo lo que vivió en su primera experiencia mundialista de mountain bike. De no estar en los planes, a juntar peso por peso, hasta llegar a ser el mejor biker argentino y latinoamericano en una competencia que reunió a más de cien corredores solo en la categoría junior. 
Nico compitió hace exactamente una semana en el Mundial UCI de mountain bike en Les Gets, Francia. Corrió con una bicicleta prestada, en un circuito superexigente que no se pareció en nada a los muchos recorridos que realizó en el país y sin la preparación adecuada para un certamen de tamaña envergadura. Aun con mucho en contra, el juvenil de Rosario de la Frontera pudo más que todo eso y clasificó en el puesto 23 entre los juniors. Fue el mejor clasificado entre los bikers argentinos y latinoamericanos; en el puesto 33 se ubicó el segundo mejor latino y en el 76 el segundo mejor argentino.
“Ir al Mundial fue una decisión de último momento, una semana antes de viajar se planificó todo, se hizo todo, se recaudaron los fondos para viajar esa misma semana. No estaba preparado físicamente para correr el Mundial, me hubiera gustado prepararme mejor, pero peleamos con lo que pudimos e hicimos una buena carrera”, contó Nico Reynoso sobre la carrera. 
En la charla con El Tribuno, el rosarino se refirió a como surgió la idea de ir a Francia. “Mi mamá anduvo averiguando, si bien iban muchos chicos de la Selección argentina no le gustó que yo no tenga la invitación personal. Ella peleó para que yo tenga la invitación y la decisión final fue mía”, relató Nico. Choco, como se los conoce en el ambiente del MTB terminó siendo el representante de la Selección que mejor resultado obtuvo. 
Reunir los fondos fue casi una tarea faraónica por el escaso margen de tiempo y el alto costo, pero Rosario de la Frontera se movilizó detrás del sueño de Nico y se pudo llegar al monto que le permitió viajar a Francia y competir. Cada peso juntado por su familia, amigos y la comunidad termal valió la pena por el resultado que obtuvo, estar entre los 25 mejores bikers del mundo en juniors. 
Parte fundamentales del hecho de convertirse en mundialista fueron el apoyo brindado por dos destacadas figuras del ciclismo salteño: Javier Macías y Javier Salas. Palito Macías colaboró brindándole la bicicleta para correr el Mundial, mientras que el Bambino Salas es su entrenador.
Sobre el circuito señaló: “Fue muy duro, muy difícil y exigente. Me sorprendí muchos con las bajadas, eran algo a lo que no estaba acostumbrado. Es la primera vez que veo un circuito tan asombroso”. Fueron 3,7 kilómetros de pedaleo constante sobre sectores con tierra seca, raíces a la vista, piedras y muchos saltos. “El resultado fue bastante bueno, mejor de lo esperado por las expectativas con las que iba”, destacó Nico. 
Esta experiencia mundialista puede ser la primera de muchas que quiere correr Reynoso, pero anhelando un mayor apoyo económico. “Tengo muchas de poder estar presente el año siguiente que ya sería en una nueva categoría, la Sub-23. Pero me desmotiva un poco no tener el apoyo de algún patrocinador. Hacemos lo que podemos con lo que tenemos y siempre buscamos salir adelante”, confesó el biker de Rosario de la Frontera. 
Nico busca nuevos horizontes en su carrera; de Francia llegó a España para instalarse con familiares en Guadalajara, localidad que se encuentra a unos 40 km de Madrid. Allí espera mostrar las condiciones que tiene para el mountain bike y el ciclismo con la esperanza de sumarse a algún equipo que el permita potenciar sus aptitudes físicas y técnicas. 
 

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

“No hay palabras para describir todo lo que pasé, miles de cosas se me pasaron por la cabeza y miles de emociones”. Con estas pocas palabras Nicolás Reynoso (18) intenta poner en evidencia todo lo que vivió en su primera experiencia mundialista de mountain bike. De no estar en los planes, a juntar peso por peso, hasta llegar a ser el mejor biker argentino y latinoamericano en una competencia que reunió a más de cien corredores solo en la categoría junior. 
Nico compitió hace exactamente una semana en el Mundial UCI de mountain bike en Les Gets, Francia. Corrió con una bicicleta prestada, en un circuito superexigente que no se pareció en nada a los muchos recorridos que realizó en el país y sin la preparación adecuada para un certamen de tamaña envergadura. Aun con mucho en contra, el juvenil de Rosario de la Frontera pudo más que todo eso y clasificó en el puesto 23 entre los juniors. Fue el mejor clasificado entre los bikers argentinos y latinoamericanos; en el puesto 33 se ubicó el segundo mejor latino y en el 76 el segundo mejor argentino.
“Ir al Mundial fue una decisión de último momento, una semana antes de viajar se planificó todo, se hizo todo, se recaudaron los fondos para viajar esa misma semana. No estaba preparado físicamente para correr el Mundial, me hubiera gustado prepararme mejor, pero peleamos con lo que pudimos e hicimos una buena carrera”, contó Nico Reynoso sobre la carrera. 
En la charla con El Tribuno, el rosarino se refirió a como surgió la idea de ir a Francia. “Mi mamá anduvo averiguando, si bien iban muchos chicos de la Selección argentina no le gustó que yo no tenga la invitación personal. Ella peleó para que yo tenga la invitación y la decisión final fue mía”, relató Nico. Choco, como se los conoce en el ambiente del MTB terminó siendo el representante de la Selección que mejor resultado obtuvo. 
Reunir los fondos fue casi una tarea faraónica por el escaso margen de tiempo y el alto costo, pero Rosario de la Frontera se movilizó detrás del sueño de Nico y se pudo llegar al monto que le permitió viajar a Francia y competir. Cada peso juntado por su familia, amigos y la comunidad termal valió la pena por el resultado que obtuvo, estar entre los 25 mejores bikers del mundo en juniors. 
Parte fundamentales del hecho de convertirse en mundialista fueron el apoyo brindado por dos destacadas figuras del ciclismo salteño: Javier Macías y Javier Salas. Palito Macías colaboró brindándole la bicicleta para correr el Mundial, mientras que el Bambino Salas es su entrenador.
Sobre el circuito señaló: “Fue muy duro, muy difícil y exigente. Me sorprendí muchos con las bajadas, eran algo a lo que no estaba acostumbrado. Es la primera vez que veo un circuito tan asombroso”. Fueron 3,7 kilómetros de pedaleo constante sobre sectores con tierra seca, raíces a la vista, piedras y muchos saltos. “El resultado fue bastante bueno, mejor de lo esperado por las expectativas con las que iba”, destacó Nico. 
Esta experiencia mundialista puede ser la primera de muchas que quiere correr Reynoso, pero anhelando un mayor apoyo económico. “Tengo muchas de poder estar presente el año siguiente que ya sería en una nueva categoría, la Sub-23. Pero me desmotiva un poco no tener el apoyo de algún patrocinador. Hacemos lo que podemos con lo que tenemos y siempre buscamos salir adelante”, confesó el biker de Rosario de la Frontera. 
Nico busca nuevos horizontes en su carrera; de Francia llegó a España para instalarse con familiares en Guadalajara, localidad que se encuentra a unos 40 km de Madrid. Allí espera mostrar las condiciones que tiene para el mountain bike y el ciclismo con la esperanza de sumarse a algún equipo que el permita potenciar sus aptitudes físicas y técnicas. 
 

Temas de la nota

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Temas de la nota

PUBLICIDAD