Descubrieron a un cosechero robando mercadería y la comerciante se las regaló

Un humilde cosechero de limones, oriundo de La Unión, Rivadavia Banda Sur, fue descubierto ayer robando mercaderías porque dijo que tenía hambre y la propietaria se las regaló y no lo denunció. Ocurrió a alrededor de las 15 en un pequeño negocio que se encuentra en la calle Roque Sáenz Peña 134, en el barrio San Martín de San José de Metán, propiedad de María Cristina Mansilla.

El hijo de la mujer descubrió al ladrón cuando tenía en sus manos un kilo de azúcar y un kilo de harina. Le llamó la atención y le dijo por qué había entrado a robar.

El joven no opuso resistencia y dejó la mercadería en el mostrador. Luego llamaron a la Policía y rápidamente llegó al lugar personal de la Motorizada que demoró de manera preventiva al asustado cosechero.

"Me dio mucha pena el muchacho que estaba robando porque dijo que tenía hambre. Por eso decidí no denunciarlo. Le regalé el azúcar y la harina y un alfajor. Una vecina, que trabaja en la Municipalidad, también le dio mercadería. Le dijimos que no hiciera nunca más eso", dijo Mansilla a El Tribuno.

"El chico salió a robar para comer y hay que ponerse a veces en el lugar del otro porque me dijo que no le habían pagado. Además, no sacó dinero que había en la caja registradora", destacó.

Lo que le llamó la atención a la comerciante es que el humilde cosechero le dijo que no tenía nada para comer ese día. "Eso me causó una profunda tristeza porque además me dijo que no le habían pagado. No vino a robar dinero y se nota que estaba diciendo la verdad", remarcó Mansilla.

Rápido accionar policial

Como viene sucediendo en los últimos hechos policiales ocurridos en Metán, personal de la Motorizada llegó a los cinco minutos al lugar y demoró al cosechero de manera preventiva. La dueña del comercio agradeció a los efectivos por su intervención y finalmente les aseguró que no iba a radicar la denuncia en su contra porque había ido a robar para comer.

"El pobre chico sacó $100 que tenía y me dijo que me iba a pagar el azúcar y la harina. Eso me rompió el corazón. Yo tenía ganas de llorar en ese momento y supe lo que tenía que hacer porque también soy madre y es triste lo que ocurrió", dijo Mansilla. Finalmente el cosechero quedó en libertad y se retiró del lugar cabizbajo.

"Me quedé pensando en este muchacho que como muchos llegan desde muy lejos para tratar de ganar unos pesos. Por eso no lo denuncié y le pedí a los policías que lo dejaran continuar en libertad", sostuvo la mujer.

"Este pequeño comercio todavía no cumplió un mes desde que decidí abrirlo. Nunca antes me había pasado una cosa así. Vivimos una crisis que es lamentable, pero nada justifica un robo, las cosas se deben hacer de otra manera y creo que este muchacho lo entendió", concluyó la mujer.

"Un chico pobre e indefenso"

Mariela Gonza vive al frente del comercio en el que ocurrió el insólito robo de ayer. La mujer está a cargo de Asistencia Crítica de la Municipalidad de Metán y quedó consternada por la situación.

"Mi vecina que es comerciante fue a mi casa a pedir ayuda y me dio mucha lástima al ver a ese muchacho tan indefenso. Estaba buscando comida porque en el pequeño negocio hay bebidas alcohólicas y había dinero en la caja y no fue a robar nada de eso, solamente sacó azúcar y harina", dijo Gonza a El Tribuno.

"Yo decidí ayudarlo de manera particular, de corazón, porque comprendí la situación y su cara lo decía todo. Le di fideos, pan, mermelada, azúcar, picadillo, salchichas, arroz y agua saborizada, que es lo que tenía en mi casa y algo que compré", destacó la funcionaria municipal.

"Me dio mucha pena porque el cosechero me dijo que estaban hacinados con sus compañeros y que duermen casi a la intemperie. Me comentó que va a cobrar el sábado y va a regresar a su casa porque ya no soporta la situación y eso es algo muy triste", dijo Gonza.

"El muchacho es muy joven y humilde. Entró a robar porque tenía hambre", concluyó.

En las redes

Como suele suceder con prácticamente todos los temas que a diario trascienden en las distintas esferas sociales, lo del cosechero y la comerciante no fue la excepción. El intento de robo seguido de caridad por parte de la dueña hacia el "ladrón" rápidamente se viralizó en las redes sociales.

Lo que desde un primer momento parecía uno de tantos robos que a diario sufren comerciantes, terminó siendo un hecho que enterneció a propios y extraños. La señora, María Cristina Mansilla, además de no denunciar al joven cosechero de limones le terminó regalando los paquetes de azúcar y harina que el humilde muchacho intentó llevar de forma ilegal. Acción que rápidamente provocó el estallido en las redes con mensajes de gratitud y muchas felicitaciones hacia la propietaria.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...