¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

19°
26 de Febrero,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Homenaje al genio de Sergéi Rachmaninoff con un concierto en la Fundación Salta

David Benites, piano, y Andry Chorny, cello, interpretarán piezas del compositor ruso. La cita con la música es este martes, a las 21, en el teatro de Gral. Guemes 434.
Lunes, 11 de diciembre de 2023 18:48

A las 21 de este martes, se realizará un homenaje a Sergéi Rachmaninoff en el Teatro de la Fundación Salta, Gral. Güemes 434. David Benites, en piano, y Andry Chorny, en violoncello, interpretarán obras del compositor ruso, en el marco de los 150 años de su natalicio. Entrada, $3.000, en boletería.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

A las 21 de este martes, se realizará un homenaje a Sergéi Rachmaninoff en el Teatro de la Fundación Salta, Gral. Güemes 434. David Benites, en piano, y Andry Chorny, en violoncello, interpretarán obras del compositor ruso, en el marco de los 150 años de su natalicio. Entrada, $3.000, en boletería.

El compositor

Sergéi Rachmaninoff nació en Oneg, Rusia, en abril de 1873. Compositor, pianista y director de orquesta ruso, fue conocido mundialmente por el "Concierto para piano N° 2". "Es uno de mis compositores favoritos. Fue un gran virtuoso y toda su producción pianística es muy rica en colores y también supone un gran desafío para el pianista, como así también tener una gran expresión musical para todos sus cantábiles y su melodismo tan intenso", dice David Benites en diálogo con El Tribuno. "Y gran dificultad estética tiene Rachmaninoff como compositor; para los pianistas es un gran desafío cumplir todas las notas y las ideas que tenía cuando componía. Era pianista y director, y virtuoso. Abandonó Rusia en 1917, se fue a Europa y después a Estados Unidos y daba conciertos para sobrevivir, y así comenzó su carrera como pianista a nivel mundial", aporta Andry Chorny.

El programa

En el homenaje a Rachmaninoff en Salta, el programa incluye: "Piezas Op. 2 para cello y piano"; "Variaciones Corelli. op. 42 para piano solo" y "Sonata Op. 19 para cello y piano". Todas con un gran compromiso técnico e interpretativo de Benites, en esta oportunidad con el aporte del cello de Chorny.

"Si bien nació a principios de abril, estamos todavía en su año y no se hizo otro homenaje en Salta, tenía en mente y quería que hiciéramos este concierto y tengo el agrado de que Chorny me acompañe y armamos un hermoso programa", cuenta el pianista, y agrega: "Incluimos las piezas opus 2 y voy a tener el placer de tocar las 'Variaciones Corelli' y, por supuesto, la 'Sonata para chelo y piano', un edificio para ambos instrumentos y una sonata de gran complejidad técnica y de un lirismo excepcional. Es una de las obras cumbres del repertorio camarístico".

"Las piezas opus 2 son, precisamente, de sus obras más tempranas, y elige el cello. Y la sonata opus 19 la compone posteriormente al Concierto número 2, opus 18, que publica después de haber caído en una depresión por ser abucheado por su Sinfonía número 1 por importantes músicos, hecho que le causó una depresión por años", relata Benites.

El programa incluye: "Piezas Op. 2 para cello y piano"; "Variaciones Corelli. op. 42 para piano solo" y "Sonata Op. 19 para cello y piano".

"A causa de los críticos, de los mismos profesores de la esfera de músicos rusos, el Grupo de los Cinco -(Aleksandr) Borodín, (Modest) Músorgski y (Nikolái) Rimski-Kórsakov, entre ellos- recibió muy malas críticas por su 1° Sinfonía que dirigió en San Petersburgo. Decían que era verde en producción, que no estaba preparada bien. Y el único que lo salvó fue Tchaikovsky, que era su profesor. Rachmaninoff conocía Tchaikovsky desde los 13 años, estaba estudiando en conservatorio de música y se mudó después a Moscú y ya con gran disciplina. En San Petersburgo él no estudiaba de ese modo. En Moscú empezó a estudiar con disciplina y a componer. Cambió de chip y comenzó a ser músico. Y ya a los 18 años compuso su primera ópera, 'Aleko', con ayuda de Tchaikovsky, para poner en el Teatro Bolshoi", cuenta Chorny.

Andry Chorny y David Benites visitaron la redacción de El Tribuno.

Lirismo e inspiración

"El concierto número 2 de Rachmaninoff es uno de los emblemáticos y más interpretados del repertorio pianístico, y tiene un segundo movimiento de un gran lirismo que ha inspirado incluso a músicos del ámbito pop. La sonata que vamos a interpretar comparte mucho con la escritura de ese concierto: tiene una escritura muy compleja y muchos pasajes que se asemejan al Concierto N° 2", señala Benites.

La última pieza del programa es "Variaciones Corelli, Opus 42". "Es la última que compone para piano solo, y de allí cómo se armó el programa. Con uno de sus primeros opus abrimos y después tocó las variaciones Corelli, la última obra para piano que compuso, y después la sonata para cello, que es una cumbre camarística y corresponde a un periodo muy importante después de haber salido de la depresión", dice el pianista salteño.

"Pasa con los compositores, a veces un año, dos años si es grave, pero siempre hay salida cuando se siente que se toca el fondo", suma el chelista ucraniano, y dice sobre la presentación de esta noche: "Van a encontrar a dos músicos que van a interpretar música de Rachmaninoff de alto vuelo, porque nos dedicamos y tenemos un gran proyecto para el año que viene... Está la idea de dedicar un concierto a un compositor, siempre hay una fecha para conmemorar y tocar un concierto completo dedicado a un músico. Hay un repertorio muy amplio de música cabalística".


 

Temas de la nota

PUBLICIDAD