¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

18°
24 de Febrero,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Pobladores masacraron a pumas que devoran ganado

Tres pumas fueron cazados a tiros luego de que lugareños de Potrero de Díaz culparan que una manada de no menos de 10 felinos ataca a sus animales. La nota contiene imágenes sensibles.
Domingo, 03 de diciembre de 2023 01:24

Los pumas siguen acechando en los cerros del Valle de Lerma. Se conoció que un baqueano de la zona de Potrero de Díaz, en Chicoana, mató a tres felinos que venían atacando a su ganado en medio de esos cerros, distantes a unos 80 kilómetros de la capital salteña. Se supone, por las fotos, que se trata de una hembra y dos cachorros adultos.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Los pumas siguen acechando en los cerros del Valle de Lerma. Se conoció que un baqueano de la zona de Potrero de Díaz, en Chicoana, mató a tres felinos que venían atacando a su ganado en medio de esos cerros, distantes a unos 80 kilómetros de la capital salteña. Se supone, por las fotos, que se trata de una hembra y dos cachorros adultos.

En las fotos

La foto de un tal "Makey" pone los pelos de punta al ver a los pumas colgados como trofeo de un árbol en un enorme patio de un puesto en medio de los cerros de Potrero de Díaz. Al parecer, como relatan los lugareños de esos sitios, varios pumas estuvieron devorando ganado mayor y hasta un caballo cayó entre las garras de estos enormes felinos sudamericanos.

En esas alturas una vecina contó vía WhatsApp a El Tribuno, cómo los pumas acechan a cualquier hora en medio de esos cerros que limitan al sur con Isonza, en los Valles Calchaquíes y con el departamento La Viña por Ampascachi, en el sur del Valle de Lerma. Son alrededor de 20 mil hectáreas entre la exorbitante yunga y los cerros de 3 mil quinientos metros con escasa vegetación en esa parte de Chicoana.

Los pumas muertos a tiros por los lugareños estaban a pocos kilómetros de los puestos con ganado. La versión de varios de los vecinos es que "no quedó otra cosa que matar a los pumas", son muchos los que frecuentan los puestos. "La semana pasada diez pumas fueron vistos en un radio de 20 kilómetros y todos juntos, lo que es muy raro. No sé si el clima o la sequía está cambiando los hábitos de estos pumas" dijeron.

En la otra parte de la geografía, en la Quebrada del Toro, otro puma atacó. En octubre una pastora llegó angustiada al paraje Santa Rosa de Tastil, en Campo Quijano, informando que un puma ingresó a su puesto y se llevó tres animales entre sus fauces. Este ataque fue denunciado como la tercera ocasión en poco menos de 20 días que el felino viene amenazado la seguridad de los lugareños.

La mujer, residente en La Quesera, a unos kilómetros de Santa Rosa de Tastil, relató que el puma entró en sus corrales por la noche y se llevó una oveja y dos chivitos. Desgraciadamente esta serie de ataques no son un hecho aislado, sino que ocurrieron en un radio de 4 a 5 kilómetros en tres ocasiones diferentes, afectando a varias familias de la región. A pesar de las denuncias en la comisaría, la falta de atención oficial ha aumentado el temor en la comunidad, especialmente entre adultos mayores y niños, recordando un incidente pasado en el que un puma atacó y mató a un pastor años atrás.

Polémica

A principios de año, en Chicoana, las diferentes opiniones sobre cómo abordar la presencia de pumas generaraon discusiones entre aquellos que ven al felino como una plaga y los defensores de criterios ambientales, que abogan por su conservación.

Ahora otros tantos pumas fueron vistos al poniente de la Quebrada del Toro. Son numerosos los pobladores que aseguran que los pumas atacan a sus animales y que ellos no se pueden quedar con los brazos cruzados.

 

 

Temas de la nota

PUBLICIDAD