¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

20°
24 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Salta despide a "El Nombrador", figura legendaria de la música popular argentina y latinoamericana

Daniel Toro, el autor de "Mi mariposa triste", "Zamba para olvidar", "Para ir a buscarte" , "Mi principito" y otros memorables éxitos que trascendieron fronteras falleció ayer a los 82 años.
Viernes, 26 de mayo de 2023 02:25

La noticia sacudió al país en la tarde del Día de la Patria. Daniel Toro, uno de los cantautores más prolíficos y virtuosos de la música popular argentina, falleció ayer a los 82 años. Había sido internado el pasado 11 de mayo por un cuadro de neumonía y en los últimos días su delicada salud había mantenido a muchos en Salta con el corazón en la boca.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

La noticia sacudió al país en la tarde del Día de la Patria. Daniel Toro, uno de los cantautores más prolíficos y virtuosos de la música popular argentina, falleció ayer a los 82 años. Había sido internado el pasado 11 de mayo por un cuadro de neumonía y en los últimos días su delicada salud había mantenido a muchos en Salta con el corazón en la boca.

"Se fue físicamente, pero su historia, su voz y su música quedarán para la eternidad", resumió, como nadie mejor podría hacerlo en este momento, su hijo Carlos.

Daniel Toro nació el 3 de enero de 1941 en la ciudad de Salta. Inició su carrera profesional en el folclore a joven edad. Desde 1959 integró varios conjuntos folclóricos como Los Tabacaleros, Los Forasteros, Los Viñateros y Los Nombradores.

Tras su consagración en el Festival de Cosquín, en 1967, su prodigiosa voz y profunda poesía alzaron vuelo con memorables zambas como "Nostalgia mía", "Pastorcita perdida", "Zamba de tu presencia" y tantas otras.

Fue uno de los compositores más prolíficos de la música popular argentina. Hasta hoy se desconoce la cantidad exactas de canciones que compuso, poro se las estima en alrededor de 1.000. Su fama traspasó fronteras y alcanzó gran popularidad a nivel mundial con éxitos como "Zamba para olvidar" y "Para ir a buscarte".

Hoy, Salta despide a uno de sus hijos más queridos y admirados, no solo por su enorme talento, sino también por la firmeza con la que supo defender los más altos valores de la vida, sin retroceder un paso ante las injusticias que tuvo que soportar en carne propia, en la noche más oscura del país, por ofrendar su vos a las causas de los humildes y desterrados. Durante la dictadura, integró las listas negras y sus canciones fueron prohibidas. En esa época, para evitar la censura, utilizó el seudónimo de Casimiro Cobos. En 1979 un cáncer le afectó las cuerdas vocales y debió dejar de cantar por muchos años. Sin embargo, volvió a los escenarios en 1985 y nunca dejó de componer. En 1995 recibió el Premio Konex y ese mismo año el Congreso de la Nación le hizo un reconocimiento público en el que resaltó su trascendencia para la cultura popular argentina y su ejemplo de compromiso y superación ante la adversidad.

En 2004 se realizó en el teatro Astral de Buenos Aires un tributo a su figura y trayectoria con la participación de Los Fronterizos, el Chango Nieto, Zamba Quipildor, Ariel Petrocelli, Yamila Cafrune, Abel Pintos y Los Nocheros, entre otras grandes figuras.

Además de ser uno de los más populares y reconocidos cantautores del folclore argentino y una de las figuras más importantes en toda la historia del folclore latinoamericano, se lo recordará como padre, amigo y consejero ejemplar y generoso con infinidad de artistas a quienes ayudó a crecer.

Como frutos indelebles de su extraordinario legado quedan en el cancionero hispanoamericano auténticas joyas que seguramente inspirarán a nuevas generaciones de cantautores, como "Cuando tenga la tierra" (junto a Ariel Petrocelli), "Mi mariposa triste" (con Julio Fontana), "El Cristo Americano", "Nostalgia mía", "Pastorcita perdida", "Zamba de tu presencia", "El antigal" (con Lito Nieva y Ariel Petrocelli) o "Mi principito" (con Néstor César Miguens).

Hoy nos deja quien era considerado por muchos como el último gran ídolo con vida del folclore sudamericano, un referente que con su legendario legado musical influenció a buena parte de los músicos contemporáneos del género, recibiendo innumerables galardones y reconocimientos desde diversos países.

Retirado de los escenarios y la actividad musical desde hace años, parte de su figura y su inspirador legado quedaron resumidos en 2021 en "El Nombrador", documental dirigido por Silvia Majul en el que participan grandes personalidades de la música, entre las que se contó su hija Daniela.

Por ella se supo que su padre, en los últimos tiempos, recibía a muchos jóvenes autores, músicos, cantores que se llegaban hasta su casa de Vaqueros para recibir sus consejos y ayuda. Aunque su salud flaqueaba, Daniel Toro también recibía con el corazón abierto a gente que se acercaba a verlo.

Temas de la nota

PUBLICIDAD