¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

11°
16 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Irrebatible: Salta tiene la luz más cara de todo el país

Un informe comparativo confirma que los cargos fijos y variables que aplica EDESa, duplican, triplican y hasta cuadruplican a los de las demás provincias. En doce meses la boleta de hogares clasificados como N1 se encareció un 585%.
Miércoles, 03 de abril de 2024 02:12
Manifestación por los tarifazos de luz.

Los usuarios de Salta no solo pagan el servicio eléctrico más caro del país, sino que el cuadro tarifario que aplica Edesa desde febrero último a hogares agrupados en el Nivel 1 de la segmentación, almacenes, bares, confiterías, hoteles, panaderías, talleres, comercios, industrias, organismos públicos, escuelas y hospitales, tienen cargos fijos y variables que duplican, triplican y hasta cuadruplican a los de las demás provincias del NOA, NEA y otras regiones del país.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Los usuarios de Salta no solo pagan el servicio eléctrico más caro del país, sino que el cuadro tarifario que aplica Edesa desde febrero último a hogares agrupados en el Nivel 1 de la segmentación, almacenes, bares, confiterías, hoteles, panaderías, talleres, comercios, industrias, organismos públicos, escuelas y hospitales, tienen cargos fijos y variables que duplican, triplican y hasta cuadruplican a los de las demás provincias del NOA, NEA y otras regiones del país.

Así lo confirma un estudio comparativo que acaba de publicar el Observatorio de Tarifas y Subsidios del Instituto Interdisciplinario de Economía Política (HIPE) de la Universidad de Buenos Aires (UBA), con registros de las facturaciones de febrero abonadas en marzo.

En el cuadro de usuarios residenciales N1 (el que más claramente refleja las abismales brechas por el retiro total de subsidios en el valor de la energía), Salta aparece a la cabeza, con una factura final que promedia en $41.486 para hogares con consumos mensuales del orden de los 300 kilovatios horas (kWh). Ese es el parámetro que especialistas de la UBA y el Conicet toman para poder realizar los cuadros comparativos del costo del servicio eléctrico entre distintas jurisdicciones, delimitar el peso que tienen en las boletas el precio de la energía y el valor agregado de la distribución (VAD) y medir la evolución interanual de las tarifas.

Solo usuarios residenciales de Mendoza ($38.733), Neuquén ($37.980) y Misiones ($37.895) recibieron en marzo facturas cercanas a las que autorizó en Ente Regulador de los Servicios Públicos (Enresp) en Salta y aplicó Edesa con cargos fijos y variables que acentuaron la situación de ahogo de cientos de familias salteñas y dejaron a pequeños emprendedores, comerciantes y pymes locales con una soga al cuello. En un contexto de recesión, derrumbe de ventas, cortes de cadenas de pago y endeudamientos, muchas pymes se encontraron el mes pasado con facturas que desde el período de enero al de febrero saltaron desde los $300 mil hasta los $800 mil y treparon inclusive hasta $1,2 millones. Así lo advirtió el presidente de la Cámara de Comercio e Industria de Salta, Gustavo Herrera, en la primera quincena de marzo. Por esos días la dirigencia de la institución empresaria local, ante la indignación generalizada de asociados, recurrió a la CAME para que expertos de la Confederación que nuclea al sector en Argentina analizaran las facturas de Edesa. La respuesta desde Buenos Aires, según manifestó el propio Herrera, fue: "Están pagando la luz más cara del país".

Desde el Enresp y Edesa, como en tarifazos anteriores, se minimizó el peso acumulativo que los sucesivos aumentos otorgados a la distribuidora eléctrica de Salta han tenido en la composición actual de las exorbitantes facturas que pagan familias, pequeños emprendedores, comercios, pymes, hoteles, restaurantes e incluso establecimientos educativos y del sector de la salud, frente a iguales franjas de usuarios del resto del país, incluidos hogares agrupados en las categorías N2 (bajos ingresos) y N3 (medianos ingresos) de una segmentación llena de inconsistencias y marginaciones injustas.

Para entender el porqué de las siderales diferencias que muestran las facturas eléctricas de Salta frente a las de otras provincias no basta con poner el foco en el último aumento del 101,64% que otorgó el Enresp a Edesa. Esa actualización de los conceptos abarcados por la concesión provincial del servicio de distribución eléctrica se otorgó en tres tramos. El primero (del 78%) se aplica desde el pasado 1 de febrero, con tal impacto en facturas residenciales, comerciales e industriales que obligó al Gobierno provincial a suspender, en principio por 120 días, los incrementos adicionales que la distribuidora estaba autorizada a aplicar desde el pasado 1 de marzo (un 11,84% más) y a partir de este mes (otro 11,84%) por la resolución 150/24 que el titular del Enresp, Carlos Saravia, firmó el pasado 31 de enero.

Desde los tiempos en que Juan Manuel Urtubey gobernaba Salta, sucesivas gestiones del Ente autorizaron a Edesa aumentos que encarecieron cada vez más la factura eléctrica. Y no solo eso. Desde 2009, bajo las presidencias de Armando Isasmendi y de su sucesor, Jorge Figueroa Garzón, áreas técnicas y de auditoría del Ente advirtieron que la empresa, ante moras en el pago de las facturas, aplicaba a usuarios del servicio la tasa activa del Banco Nación, en abierto incumplimiento de la ley nacional de defensa del consumidor.

Más allá de las resoluciones ordenatorias que firmaron en su momento Isasmendi (1031/2009) y Figueroa Garzón (576/2016), Edesa persistió en el cobro irregular de intereses al menos hasta 2020, cuando la Gerencia Económica del Enresp le reiteró por nota que una nueva auditoría había sacado a relucir que seguía perjudicando a usuarios no residenciales (entre ellos comercios, pymes, industrias, e inclusive el Hospital Público Materno Infantil y hasta el Poder Judicial de Salta) con intereses por moras que una ley nacional de orden público prohíbe aplicar a usuarios de servicios públicos. Hoy se desconoce si la empresa cesó en la irregularidad o si persiste en ella.

Retomando el caso puntual de los usuarios residenciales N1, el promedio de las facturas ($41.186) que recibieron en marzo 87.604 hogares salteños que figuran en esa categoría, prácticamente cuadruplicó al de La Rioja ($10.569) y Formosa ($11.210); triplicó al promedio de las boletas de Tucumán ($13.390), Corrientes ($14.130) y Chubut ($16.504); duplicó al de Edesur ($22.090) y Edenor ($22.196) en Buenos Aires o del mismo segmento en Chaco ($22.833). Hoy el servicio eléctrico es mucho más accesible también para los hogares agrupados en el Nivel 1 en Santiago del Estero ($24.596), Catamarca ($28.142) y Jujuy ($32.236), por citar otras provincias vecinas de Salta.

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD