¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

18°
5 de Marzo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Mama Antula, su historia, sus milagros, su testimonio de fe

La beata santigueña será santificada este 11 de febrero en Roma donde estará presente el bendecido con su milagro, Claudio Perusini , que logró recuperarse de "ictus isquémico con infarto hemorrágico en varias zonas", gracias a las oraciones de fe a esta mujer.
Viernes, 09 de febrero de 2024 18:32

"A pie descalzo camina, Antula en los salitrales. Qué Cristo sea conocido es esa su voluntad"...dice la canción..

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

"A pie descalzo camina, Antula en los salitrales. Qué Cristo sea conocido es esa su voluntad"...dice la canción..

En radio AM 840 se realizó un programa especial, para conocer la historia y vida de Mama Antula. Este 11 de febrero, esta beata será santificada por el papa Francisco. Con la conducción de Federico Dada, Pablo Sánchez, Emilia Caldejan y Cristal Pardo, se realizó esta producción especial, dedicado a la primera santa argentina: Mamá Antula, peregrina.

Mama Antula nació en 1730, en la localidad de Villa Silípica, en Santiago del Estero y vivió su vida dedicada a la religión, en la época anterior a la independencia, en las tierras del antiguo Virreynato.

La beata María Antonia de San José, conocida popularmente como Mama Antula, una laica consagrada argentina y creadora de los Ejercicios Espirituales de Buenos Aires. El punto de inflexión fue su primer milagro, que obedece a la milagrosa supervivencia de Claudio Perusini (nacido en Santa Fe en 1959), quien en 2017 sufrió un "ictus isquémico con infarto hemorrágico en varias zonas, coma profundo, sepsis, shock séptico resistente, con fallo multiorgánico". Ingresó en un hospital de su provincia en un estado poco favorable y el pronóstico era desalentador, con muy pocas posibilidades de vida debido a las lesiones cerebrales irrecuperables. Si bien estuvo 28 días en estado vegetativo, sus familiares le rezaron a Mama Antula y -de pronto- expuso una mejoría increíble. Tal es así que meses después pudo ser independiente en su vida cotidiana, realizando tareas manuales con normalidad.

La vida de la peregrina

María Antonia de Paz y Figueroa fue hija de Miguel de Paz y Figueroa Mendoza, sargento mayor, maestre de Campo y alcalde de la Santa Hermandad en 1728, procurador y mayordomo del Real Hospital en 1730, protector de Naturales en 1745, alcalde ordinario de segundo voto del Cabildo de Santiago del Estero y defensor en 1750, y de María de Zurita y Suárez de Cantillana. 

Recibió la educación que se daba en las familias acomodadas, y se acentuó en ella su inclinación a la vida religiosa. A los quince años hizo sus votos y vistió el hábito consagrándose a la oración y al apostolado. Luego realizó sus ejercicios espirituales en el convento de los padres de la Compañía de Jesús de aquella ciudad.Con autorización del obispo del Tucumán, Juan Manuel Moscoso y Peralta, predicó y realizó una caminata evangelizadora por toda la diócesis. Recorrió las actuales provincias argentinas de Santiago del Estero, Tucumán, Salta, Jujuy, nuevamente Tucumán, Catamarca y La Rioja. En 1777 llegó a Córdoba y finalmente arribó a Buenos Aires en septiembre de 1779. La provisión episcopal concedida le permitía solicitar limosnas, pudiendo fundar casas de recogimiento, realizar ejercicios y propender a "reformar las costumbres" por lo que se la exhortaba a que continuase tan altos fines.

"Mama Antula" era una mujer con un estilo muy peculiar. Los viajes los hacía caminando descalza y pidiendo limosnas. No quedan testimonios de cuántas veces preparó ejercicios en algunas ciudades, pero solo en San Miguel de Tucumán se hicieron sesenta. A pesar de sus viajes por montañas, desiertos y parajes que desconocía, jamás sufrió percance alguno. En Catamarca padeció una enfermedad y fue desahuciada por el médico. "Me encomendé al Sagrado Corazón y me encontré curada pronto, sin ningún remedio", aseguró. Una vez se rompió una costilla, en otra ocasión se dislocó un pie "pero fui curada una y otra vez por una mano invisible", repetía.

La noticia de la santificación

​​El 24 de octubre de 2023 el papa Francisco aprobó el milagro atribuido a su intersección y será canonizada el 11 de febrero de 2024. Se convertirá en la primera santa argentina. Pablo Monchi, sacerdote, fue parte del programa de AM 840 y recordó el momento de saber que estaba oficializada la canonzación. 

"Es parte de un proceso largo de nuestra diocésis, se remonta a muchos años atrás. Cuando algunas personas daban a concoer la vida de Mama Antula. Entre ellos el obispo Manuel Guirao. El fue el primero que me habló de Mama Antula, y su vida extraordinaria. La noticia de la beatificación y gracias al pueblo fiel, la noticia nos dio una gran emoción. Esperábamos que se haga acá,  en Santigo del Estero pero será en Roma", expresó el sacerdote.

Monchi destacó que el proceso de canonización, se logra con un personal que tiene una vida de virtudes. Mama Antula era considerada santa ya en vida. Y es Dios quien concede los milagros a través de estas personas. "Lo más importante es que Mama Antula fue santa porque vivió su vida con comunión con Jesús, dedicando su tiempo para llevar a Cristo a los demás", agregó. 

"Nadie es misionero si antes no dedico su vida con devoción", explicó Monchi. 

Autor del libro Antula, el sacerdote expresó que con compara la vida de Mama con la vida de la virgen María cuando tuvo la visitación del ángel Gabriel. "Recibiendo la palabra de Dios, fue parte de los jesuitas. Mama Antula vivió el tiempo de la expulsión, y fue visitada por Dios por segunda vez, se le manifestó y la volvió a llamar, a salir", recordó. 

Como ella misma dice en su carta al virrey para hacer la tarea evangelizadora. "Yo me decidií a salir siendo mujer y ruin".

El testimonio del milagro

Claudio Perusini, estuvo en coma durante 5 meses y no se esperaba que salga de ese momento. Su esposa, no perdió la fe, y le rezó a Mama Antula. 

"Parte de mi cerebro está en blanco, pero opera con otras partes. Qué se yo. Acá estoy", confesó Claudio en su encuentro con los periodistas de AM 840 Salta. 

Claudio estuvo internado un largo tiempo, y durante su rehabilitación, no sabía dónde estaba. Un amigo del secundario, que luego fue obispo, fue a visitarlo y le llevó la estampa de Mama Antula. 

Esta imagen desapareció, pero el día que salía de estar internado, encontraron la imagen. "El día que parecía que me moría, el Papa llamó a mi madre, que estaba muy mal. Mi vieja se murió y nunca supe de qué hablaron. Todo me lo contaron meses después", contó Claudio. 

María Laura Baranda, esposa de Claudio, también estuvo presente en este programa especial sobre Mama Antula. "No esperábamos la santificación de Mama Antula tan rápido. Vamos a ir a Roma, para estar presentes en la santificación", contó la mujer.

"Cuando uno se acerca a los lugares donde estuvo Mama Antula, es cuando se toma dimensión de lo que genera esa mujer", expresó la esposa de Claudio que recordó el momento en que su marido tuvo el accidente cerebrovascular, que tuvo en Santa Fe, cuando estaban de visita en la casa de su suegra. 

"Claudio jamás supo lo que le pasó. Siempre estuvo inconsciente y la enfermera que me acompañó me dijo que nos preparemos porque era un duro camino el que nos esperaba. Fue monseñor Ernesto Gionvando fue quién lo visitó, era compañero del secundario. Lo visitó y fue quien dejó la estampita y me contó de Mama Antula", recordó María Laura. 

"Fueron ellos lo que rezaron por él, junto a mi familia. Al día siguiente, la estampita no estaba, y aparece la imagen cuando salió de la terapia intensiva. Con el paso del tiempo, pedí por Claudio y cuando vi que mejoraba, también pedía por la santificación de Mama Antula", agregó.

Temas de la nota

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Temas de la nota

PUBLICIDAD