¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

24 de Mayo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

"X-Men 97" es mucho más que un arte hermoso y nostálgico

Dos episodios ya se estrenaron en Disney+. La primera temporada tendrá diez capítulos, que se irán habilitando semanalmente hasta el 15 de mayo.
Sabado, 23 de marzo de 2024 01:10
Los personajes tienen más similitudes que diferencias con la estética que se les había asignado en los 90.

Es sencillo comprender qué llevó a Marvel Studios a producir "X-Men '97". El factor nostalgia se basta por sí mismo para vender el proyecto, que sigue una animación icónica y, además, es la primera cucharada que recibirán los fanáticos después de breves y aisladas apariciones de mutantes en otros proyectos. Sin embargo, toda esta expectativa se convierte en una responsabilidad que, afortunadamente, la serie maneja muy bien con un debut sólido y emocionante.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Es sencillo comprender qué llevó a Marvel Studios a producir "X-Men '97". El factor nostalgia se basta por sí mismo para vender el proyecto, que sigue una animación icónica y, además, es la primera cucharada que recibirán los fanáticos después de breves y aisladas apariciones de mutantes en otros proyectos. Sin embargo, toda esta expectativa se convierte en una responsabilidad que, afortunadamente, la serie maneja muy bien con un debut sólido y emocionante.

Los dos primeros episodios muestran cuán en serio se ha toma ser una continuación de X-Men, la animación que llevó a los héroes a un nuevo nivel de popularidad en la década de los 90. Más que continuar la historia donde la había dejado su predecesora, demuestra el coraje de haber salido de la zona de confort.

Cíclope recupera su situal de líder en la nueva serie.

La animación original había culminado con un ataque que había dejado a Charles Xavier en grave estado. Después de una emotiva despedida de los estudiantes, él partía para ser tratado por la medicina avanzada de los extraterrestres Shi'ar y se presumía muerto en la Tierra. El impactante final se había convertido en el gancho para un nuevo comienzo.

Para nuevos y viejos espectadores

El dúo "To Me, My X-Men" y "The Beginning of Mutant Liberation" se esfuerza por cerrar la brecha entre lo antiguo y lo nuevo, sin excluir a los espectadores que no vieron la serie original. Esto se refleja tanto en los diálogos, que llenan posibles vacíos, como en el establecimiento de esta nueva historia que se basa en la ausencia del Profesor X, pero no se limita a ella.

El regreso al Instituto Xavier es una gran experiencia para los viejos fanáticos, que tienen la oportunidad de reunirse con el equipo original en un momento en el que deben lidiar con el peso que deja la ausencia de su mentor. Hay un esfuerzo enorme por parte del guion para que los héroes, sus identidades y dinámicas internas, hagan justicia a lo que ya sabíamos de ellos. Después de todo, X-Men '97 tiene lugar apenas un año después de la conclusión de la animación clásica, por lo que sería extraño que hubieran cambiado tanto.

La mezcla entre nostalgia y novedad que propone X-Men '97 es palpable también en la animación. Para aportar cierta similitud al proyecto de los 90, el estudio prefirió una mezcla de 2D y 3D, utilizando la tecnología vista en la serie antológica de Disney+ para enriquecer la textura y la profundidad de los personajes. Sin embargo, es exactamente lo que uno esperaría de una continuación del proyecto iniciado en hace 34 años: una versión actualizada, estética y narrativa de lo visto en el pasado.

El primer capítulo

El capítulo inicial funciona como un vehículo para establecer al espectador: entendemos dónde se encuentran los personajes, se presentan los dilemas de Scott entre el liderazgo de los mutantes y su incipiente paternidad, vemos cómo Morfo finalmente encontró una personalidad entre tantas y aún descubrimos cómo algunos viejos interrogantes persiguen a cada héroe de una manera particular.

Con un ritmo acorde con la historia presentada en estos primeros treinta minutos, "X-Men '97" es también un proyecto que sabe explorar su formato con cadencia y ganchos electrizantes. Hay drama, por supuesto, pero el humor impulsado por Titania, Wolverine, Gambito, Morfo y Júbilo es tan reconfortante como volver a casa después de haberse embarcado en un largo viaje.

No hay mejor muestra del éxito de esta combinación que las escenas de acción, fluidas y dinámicas sin recurrir a recursos más modernos como el exceso de computación gráfica. Aunque la herramienta en sí no tiene nada de malo, su uso excesivo podría llamar mucho la atención e ir en contra de la propuesta de volver a los años 90, es decir, la pauta que da un norte a todo el proyecto.

Comedia, romance, drama y terror

Aprovechando las posibilidades que brindan las animaciones, los combates son grandiosos e impactantes, especialmente por la forma en que aprovechan las habilidades únicas de cada miembro. Con elementos de comedia, romance, drama y terror, además de grandes giros, la animación justifica su existencia a través de discursos que siempre han elevado las historias de Marvel, directamente vinculadas con las luchas de las minorías.

Aún es pronto para decir si "X-Men '97" está a la altura de las expectativas creadas en torno de ella, pero los dos primeros episodios son lo suficientemente sólidos como para garantizar un voto de confianza. Tiene todo para marcar el comienzo de una nueva era mutante en la pantalla chica.

 

Temas de la nota

PUBLICIDAD