¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

22 de Mayo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Interpretación de la ley

Viernes, 16 de agosto de 2013 02:03

La interpretación de la ley puede ser auténtica, la que da el mismo legislador, usual, la que procede de la costumbre, doctrinaria, la que realizan los peritos en la materia y declarativa, entendido esto como declaración de un Derecho que no se aplica. Parece ser que la policía no tiene idea de lo que son los derechos humanos, cuando algunos de sus miembros golpean salvajemente a una persona y luego ellos mismos se encargan de filmar la golpiza y subirla a Internet. Tampoco conoce lo que es la equidad, es decir, la interpretación benigna de la ley con el deseo de hacer justicia en un caso singular. Me parece de terror que 25 uniformados sean necesarios para secuestrar el auto a un pobre remisero ''trucho'', o que un uniformado al que requerí que identificara al chofer de un colectivo que empujaba a un auto que momentáneamente había estacionado en su parada, se negara a hacerlo, a pesar de haber visto que se trataba de una señora que había descendido a buscar los hijos del colegio. Este lamentable hecho ocurrió el 7 del corriente a las 18 en avenida Entre Ríos y Mitre.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

La interpretación de la ley puede ser auténtica, la que da el mismo legislador, usual, la que procede de la costumbre, doctrinaria, la que realizan los peritos en la materia y declarativa, entendido esto como declaración de un Derecho que no se aplica. Parece ser que la policía no tiene idea de lo que son los derechos humanos, cuando algunos de sus miembros golpean salvajemente a una persona y luego ellos mismos se encargan de filmar la golpiza y subirla a Internet. Tampoco conoce lo que es la equidad, es decir, la interpretación benigna de la ley con el deseo de hacer justicia en un caso singular. Me parece de terror que 25 uniformados sean necesarios para secuestrar el auto a un pobre remisero ''trucho'', o que un uniformado al que requerí que identificara al chofer de un colectivo que empujaba a un auto que momentáneamente había estacionado en su parada, se negara a hacerlo, a pesar de haber visto que se trataba de una señora que había descendido a buscar los hijos del colegio. Este lamentable hecho ocurrió el 7 del corriente a las 18 en avenida Entre Ríos y Mitre.

Este Estado garantista, lo digo con pena, está convirtiendo a este país en una nación sin ley.

Mi propuesta: un sistema de premios y castigos y la instalación de cámaras de seguridad, con monitoreo permanente en cada colectivo y comisaría.

 

PUBLICIDAD