¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

14°
23 de Mayo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

"Estábamos frente a frente con la enfermedad"

Una enfermera del Samec reconstruyó los primeros días de la pandemia en Salta.
Jueves, 15 de julio de 2021 00:00

En la lucha contra la pandemia, quienes ponen el cuerpo para combatir el virus son los enfermeros, enfermeras, médicos y médicas. Todos los días se cargan sobre sus espaldas el cuidado de los pacientes.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

En la lucha contra la pandemia, quienes ponen el cuerpo para combatir el virus son los enfermeros, enfermeras, médicos y médicas. Todos los días se cargan sobre sus espaldas el cuidado de los pacientes.

Norma Yolanda Vera tiene 60 años y hace 34 que trabaja en el Samec (Sistema de Atención Médica para Emergencias y Catástrofes) como enfermera operativa de los móviles para urgencias.

Hace vuelos sanitarios provinciales, nacionales e internacionales cuando así lo requiere el sistema de emergencia. Es licenciada en enfermería por la Universidad Nacional de Salta y vive en el barrio Ceferino.

La profesional relató que, en marzo de 2020, ella y sus compañeros se sentían verdaderos protagonistas. "Estábamos frente a frente con la enfermedad, en estrecho contacto con los pacientes y debíamos ir hasta los domicilios para controlarlos y trasladarlos a distintas instituciones", describió.

Sostuvo que cuando se comenzó a desatar la pandemia en otros países, le parecía que todo era exagerado hasta que el Samec empezó a preparar elementos de protección y bioseguridad con los cuales iban a trabajar durante los meses subsiguientes.

Armaron una sala donde los enfermeros podían llevar sus máquinas de coser. Dedicaban parte de su tiempo para coser. Les habían donado lienzo ecológico para fabricar botas, camisolines, pantalones, gorros y todo lo necesario para protegerse y enfrentar el virus.

Aseguró que en aquel entonces se sentía con toda la energía para darle lucha a la pandemia y que, al pasar los días y semanas, se reunía con alguna compañera para llorar un poco.

"Sentíamos miedo también. Estabamos cansadas, angustiadas, con temor a lo que pudiera pasarnos, no solo a nosotros sino también a nuestras familias porque debíamos volver a casa", dijo.

Norma Yolanda Vera añadió que muchos de sus colegas preferían no regresar a sus hogares para no infectar a sus familias. En octubre, atravesó un momento muy duro. Sintió extremo cansancio y, a pesar de que había dicho que solo se retiraría cuando se sintiera mal físicamente, el cansancio psicológico se acumulaba cada vez más.

Aislada

En los primeros días de octubre sufrió los primeros síntomas de COVID-19. "Tuve que aislarme en mi casa. Posteriormente me internaron. Hice una neumonía bilateral por COVID. Estuve 10 días internadas muy mal, deprimida", recordó.

A pesar de que todos sus compañeros le decían que era "una leona, una guerrera", sus ánimos empeoraban. "Por más que escuchaba todas esas cosas sentía que no me servían porque seguía sintiéndome pésimo", contó.

Tuvo que pasar el Día de la Madre aislada y sola en una clínica. "También cumplí mis 60 años así y pensé que era el final de mi ciclo laboral, que nunca más iba a poder volver a trabajar. Exhausta, perdí peso", recordó.

Pero pasaron dos meses y Norma se recuperó. Unos días antes de la Nochebuena pudo volver a su trabajo. "No pasó mucho tiempo más y me sentí con todas las energías de nuevo. Tenía ganas de hacer cosas, de seguir brindando mi servicios para el paciente que lo necesite y así sigo ahora", compartió.

 

Temas de la nota

PUBLICIDAD