El cardenal Jorge Bergoglio advirtió a los jóvenes “no dejarse despreciar la dignidad por los mercachifles de la ilusión”.

La Iglesia denunció ayer que el narcotráfico crece en el país al ritmo de bandas mafiosas que se adueñan de barrios enteros y advirtió que el delito, la corrupción, la impunidad y la tolerancia social favorecen el flagelo del consumo de drogas.

En el Día Internacional de la Lucha contra el Uso Indebido y el Tráfico Ilícito de Drogas, instituido por Naciones Unidas en 1987, repudió la posible despenalización del consumo de estupefacientes para consumo personal y la escasa formulación de políticas públicas para asistir a los adictos, a quienes, según dijo, hay que ayudar y no criminalizar.

El cardenal Jorge Bergoglio también subrayó ayer la preocupación de la Iglesia por esta problemática, al advertirles a los jóvenes porteños que “no se dejen despreciar la dignidad por los mercachifles de la ilusión que te drogan la vida”.

Los delegados diocesanos alertaron en un documento que “si hay más disponibilidad -más drogas- es que ha crecido el narcotráfico. Es el resultado de menos control, más sobornos, más amenazas, más traslado de soberanía a bandas mafiosas que se adueñan de barrios enteros”. “El flagelo del consumo de drogas se va expandiendo, no hace falta ir tanto a los libros o a internet. Alcanza con mirar nuestros barrios, escuchar a los docentes, a las familias”, precisó.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...