La sola imputación penal a cargo de un fiscal que depende del poder político de turno, tiende sospechas sobre el cumplimiento pleno de las garantías constitucionales y significa una condena anticipada de la que no hay retorno.

El caso más emblemático de esto, es el del ex presidente del Fondo Monetario Internacional, Strauss Kahn, acusado por fiscales norteamericanos de abuso sexual.

Se comprobó que el encumbrado funcionario no cometió delito alguno y aunque los fiscales retiraron los cargos, Kahn no sólo perdió su puesto en el FMI, sino también su carrera política que apuntaba con buenas posibilidades a la presidencia de Francia.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...