Detrás de la brutal agresión denunciada por una mujer que se arrepintió de comprar un terreno en los loteos San Benjamín y Santa Florencia, en la zona de Limache, volvió a asomar la figura de Jorge Federico Benjamín Méndez, el ingeniero que acredita un récord de causas impunes, alimentado por vistas gordas e incumplimientos de deberes de funcionarios públicos.

En la grave denuncia que presentó Nora Beatriz Ortiz contra un comisionista que se negó a devolverle una seña de $5.000, y al que acusó de herir con un cuchillo a su nena de 5 años en medio de amenazas propias de un gagster, quedó involucrado Martín Poma, exabogado de Méndez y actual concejal capitalino.

El caso fue expuesto ante la Seccional Segunda el pasado 2 de octubre y recayó en la Fiscalía Penal 4. Ayer la denunciante presentó un escrito al Concejo, en el ratificó sus denuncias contra Ramón, cuestionó las respuestas que tuvo en la intendencia y reprochó el papel de Poma en la operación de la que arrepintió luego de tomar conocimiento de la situación irregular de los loteos de finca Valdivia. Allí, Méndez tiene una larga fila de demandantes que esperan ser indemnizados con esas tierras.

Ayer Ramón admitió que no quiso devolverle la seña a Ortiz, pero negó haber proferido las amenazas y agresiones que le atribuyó la mujer. Dijo que él es el mayor interesado en un rápido esclarecimiento judicial. Aseguró que tiene pruebas y testigos para demostrar su inocencia y sostuvo que, a su tiempo, responderá con un juicio por calumnias.

En su defensa, Ramón recalcó que el galpón de Virgilio Tedín 955, donde Ortiz denunció que sucedieron las terribles agresiones el 2 de octubre, estaba cerrado desde el 30 de septiembre. “El 1 de octubre entregué las llaves del local y empecé a trabajar en una agencia de autos. Voy a presentar como testigos a la mujer que me alquiló el galpón y a gente de la agencia”, adelantó.

Ramón sostuvo que desconocía los problemas que existen detrás de las tierras de Valdivia. Dijo que fue Poma quién, hace dos meses atrás, le sugirió que podría ganarse unos pesos como comisionista con la venta de esos lotes. “Me entregaron un CD con información en la que todo parecía estar en regla. Gasté plata de mi bolsillo en avisos y gastos de movilidad, para ganar $3.000 por cada lote vendido, y no vendí ninguno”, acotó el comisionista denunciado.

El concejal Poma reconoció ayer que fue él quien le ofreció a Ramón intermediar en la comercialización de terrenos de esos loteos. Aclaró que fue abogado del ingeniero Méndez hasta julio de 2010. Dijo que hasta ese momento había logrado levantar las quiebras de Walsing y Haendel, las empresas a las que Méndez transfirió la titularidad de finca Valdivia en una operación que su exmujer, Bibiana Elsa Punta, denunció fraudulenta.

“Cuando dejé de ser su abogado, quedaba un embargo de la AFIP”, reseñó Poma, quien manifestó desconocer la situación jurídica actual de los loteos San Benjamín y Santa Florencia.

El edil negó haber recibido dinero de manos de Ortiz y señaló que en una reunión, en el Café Martínez, le dijo a ella “que estaba mal que haya pagado una seña sin ver antes la cédula parcelaria y asesorarse bien sobre la situación del inmueble”.

Poma también asumió que, por una gestión de buenos oficios, habló con Méndez y que éste le respondió que le devolvería la seña a la mujer.

Un demente que se curó y sigue estafando a gente

Entre 1988 y 2003, Jorge Federico Benjamín Méndez acumuló en su contra más de cien causas, incluidas 31 penales, que lo conducían directamente a la cárcel. Sin embargo, el 10 de mayo de 2004 fue sobreseído de los cargos por inimputabilidad, a partir de los informes de una junta médica y de especialistas que le diagnosticaron una “psicosis paranoica, insidiosa, progresiva e irreversible”.

Además de declararlo inimputable, la Justicia le aplicó una “medida de seguridad definitiva”. Así, en lugar de ir a la cárcel, Méndez terminó internado en una clínica psiquiátrica, de la que salió el 28 de abril de 2005, favorecido por otro informe médico que lo describió como un psicótico en “sostenida mejoría” e inofensivo para sus familiares y la sociedad.

Desde ese momento, Méndez sumó otra decena de causas penales en su contra, por hechos que sufrieron su exesposa, Bibiana Elsa Punta, su hijo menor, exempleadas domésticas, cientos de personas estafadas por sus sociedades “off shore” y hasta abogados que lo defendieron en distintos momentos.

En uno de estos expedientes, con cargos por privación ilegítima de la libertad, reducción a la servidumbre, coacción y corrupción de menores, el demente incurable que recuperó la lucidez y se burló de cuantos jueces tuvo por delante, tiene frenado un juicio en el que la Fiscalía pidió ocho años de prisión, con un recurso que espera pronunciamiento en la Corte.

Aclaración del municipio

La Secretaría de Planeamiento Urbano aclaró ayer que al loteo Santa Florencia (matrícula 150294) se le otorgó en 2009 una convalidación técnica preliminar (prefactibilidad) sujeta a una serie de condiciones que no fueron cumplidas. El organismo señaló que, “luego de múltiples actas labradas por infracciones” a la normativa urbanística vigente, “y agotadas todas las intimaciones”, el expediente pasó a la Procuración “a efectos de que se instruyan los pasos a seguir”, tanto administrativos como judiciales. En el expediente consta una medida de no innovar, inscripta en la cédula parcelaria del citado catastro.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...