Luego de la polémica que generó su festejo con una remera blanca que mostraba una K tachada en el partido que Atalanta le ganó a Inter, el delantero Germán Denis explicó que no quiso dar ningún mensaje político.

"No fue una protesta política, sólo quería llamar la atención de las autoridades por la inseguridad”, señaló el futbolista en conferencia de prensa, según publico el diario de la ciudad L'Eco Di Bergamo.it.

Denis explicó: "En Argentina intentaron robarle a mi madre y mi suegra con una pistola. Mi familia está allí, a lo lejos, y sufro por ello".

"No era una crítica al gobierno, sino que la K tachada era un intento de llamar la atención del Gobierno", agregó. Ayer, el futbolista había expresado su arrepentimiento por el festejo y la repercusión que se ocasionó por el mismo, y dijo que no volverá a tener una actitud así. 

A su vez señaló que si bien su objetivo es volver a vivir en Argentina, "si no cambian las cosas va a ser muy difícil".

El por qué de su festejo

Hace poco más de tres años, en un intento de asalto cerca de Remedios de Escalada, un grupo de delincuentes asesinó al cuñado de Denis cuando regresaba del baustimo de la hija del jugador. 

Hace pocos meses su madre y su suegra fueron victimas de la inseguridad. En dos hechos distintos ambas mujeres fueron asaltadas a mano armada en la vía pública, y a su madre le apuntaron con una pistola en el pecho. 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...