Si se toma los datos cuestionados del Indec, pero disponibles al fin para el análisis, el trabajo en negro en la Argentina 2012 fue 34,5%.

Sobre una población económicamente activa de 18 millones de personas, de acuerdo con esa información seca, hay alrededor de 4.400.000 trabajadores que no están registrados. La estadística puede ser una información, pero correlacionada con la creación de puestos de trabajo registrados en el sector privado, cambia el panorama.

Argentina creó en doce años (2001/12) alrededor de 3 millones de puestos de trabajo en blanco.

Las penurias laborales de las economías regionales fueron bastante conocidas durante 2012.

Mientras más alejado de la Capital Federal es el aparato productivo, menos trabajo genera y hace más falta el empleo decente.

El Indec informó este año que en las provincias del Noreste el trabajo no registrado es 40,9%; en las provincias del Noroeste 40,1; en Cuyo 35,7%, mientras que en el Gran Buenos Aires la informalidad llega al 34,6 y en la región pampeana 32,7.

La mejor situación laboral se observa en la Patagonia:19,3%.

Argentina es una economía de contrastes. Por una parte, existe el hiperconsumo sostenido en gran parte por los trabajadores y, por la otra, un ancho campo laboral en negro con miles de personas que no hacen aportes al Estado de ninguna clase.

Los que buscan ocupación aspiran a conseguir un empleo que los sacie con incentivos en un mercado de trabajo, en sumo grado informal.

Otro contraste social es que el estancamiento de las cifras del empleo en negro se produjo en un período en el que la economía creció 5,3% en los dos últimos años.

La ocupación decente

En once doce años Argentina registró un crecimiento del empleo privado en blanco que creció 58,7%. Ese guarismo en personas implica que cerca de 3 millones se ocuparon en un trabajo que hace aportes jubilatorios y tiene obra social. Por año, Argentina generó alrededor de 250 mil puestos de trabajo registrado. Los que más multiplicaron el empleo fueron, en ese orden, el comercio, los servicios, industria, construcción, el campo, la minería y el de la electricidad, gas y agua.

El sector con un comportamiento más lento en la generación de trabajo fue la construcción. Apenas creó 200 mil puestos y ocupa en la lista de generadores de trabajo registrado el puesto número 4 de siete sectores.

Por su parte, el campo generó cerca de 100 mil puestos registrados ocupando el puesto 5 del ránking.

El sector servicios y el comercio fueron los más dinámicos. Los servicios permitieron 1.200.000 puestos mientras que el comercio logró 500 mil. Entre los dos sectores apalancaron al trabajo registrado generando casi 70% del total del empleo formal en la Argentina.

Una economía favorecida por la ubicación dentro del territorio nacional es la ciudad de Buenos Aires. Participa con el sector servicio de 63,8% del total de generación de empleo registrado. Le siguen por abajo las jurisdicciones de Córdoba, Buenos Aires, Mendoza, Santa Fe, Neuquén y Tucumán.

 Salta, bien ubicada en el ránking

El sector servicios en primer lugar y el sector comercio, en segundo, han posicionado a Salta como generadora de empleo privado en blanco.

En la tabla de 24 jurisdicciones que participan del sector servicios con empleo registrado, Salta ocupa el noveno puesto. Su participación es 38,3% en el trabajo decente.

En los últimos años, el empleo privado registrado en Salta ha presentado una tendencia positiva. La provincia se incluye en el grupo de jurisdicciones más dinámicas en el desarrollo de los servicios.

Con su sector privado, en la creación de trabajo en blanco, se ubica entre las diez primeras jurisdicciones del ránking.

La primera jurisdicción es Capital Federal con 63,8% de creación de empleo decente, mientras que la última es La Rioja con 24,7% de participación nacional.

Menos dinámica ha sido la participación salteña en el ránking de la creación de trabajo registrado en el comercio. Llegó a 16,2%, ubicándose en el puesto 18 de una lista de 24 jurisdicciones.

Salta ha superado a Capital Federal ( 14,7% de participación en el puesto 23), y está por arriba de Jujuy (puesto 20) e inclusive de Tierra del Fuego (puesto 21).

La provincia de Chaco es donde el comercio tiene una mayor participación (26,9%) del empleo privado registrado, seguida de La Pampa, Formosa, Corrientes, Santiago del Estero, Río Negro, Córdoba y Neuquén.

Los datos fueron elaborados por la Cámara Argentina de Comercio a través de su departamento de Economía y cruzados con cifras del Ministerio de Trabajo de la Nación y el Indec.

 El ránking de los sectores que generaron empleo formal

Los servicios ocupan el primer lugar de crecimiento en la última década. Es el sector que ha creado cerca de 1.200.000 puestos de trabajo registrado privado. Casi 49% del total de nuevos empleados en blanco.
La industria no tuvo el dinamismo en la última década esperada. Golpeada por la crisis internacional, estuvo afectada en sus exportaciones. Sólo aportó cerca de 400 mil puestos de trabajo registrado.
El sector comercio, es el segundo rubro económico en crecimiento en el sector privado. Los puestos de trabajo en blanco creados suman 500 mil empleos, siendo su aporte al crecimiento total de 21,3%.
La construcción tuvo un desempeño dificultoso. Su baja se pronunció este año y registra el octavo período consecutivo con caída en la comparación 2011-12. Aportó en la década 200 mil puestos de trabajo.
El sector privado extractivo (minería y petróleo) no emplean intensivamente mano de obra. Generó sólo 40 mil puestos de trabajo registrado ocupando el sexto lugar de siete como creador de empleo decente.
El campo (agricultura, ganadería y pesca) no llegó a destacarse en su participación en el crecimiento laboral. Aportó 100 mil empleos registrados ocupando así el quinto puesto como generador de trabajo decente.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Economía

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...