La Fiscalía busca avanzar sobre los vínculos comerciales que el vicepresidente Amado Boudou tendría con el empresario José María “Nariga” Núñez Carmona y con su amigo, Alejandro Vandenbroele, sindicado por la exmujer de este como un testaferro del compañero de Cristina Fernández.
Así lo aseguro el fiscal Carlos Rivolo, quien precisó que la investigación judicial es “difícil y ardua”, pero se está trabajando para intentar esclarecer los hechos.
 

El fiscal Rivolo dijo que busca profundizar en la investigación “sobre las sociedades que ha constituido con Núñez Carmona” el vicepresidente, mientras que también se busca esclarecer si había vínculos comerciales con Vanderbroele.
Es que precisamente Laura Muñoz, aún esposa legal de Vanderbroele, declaró el viernes pasado que su expareja era el “testaferro” de Boudou y dio una serie de datos a la Justicia que ahora están siendo profundizados para verificarlos.
“A priori veo hechos que hay que investigar lo más pronto que se pueda para comprobar o descartar si estos hechos son delictivos. Nos propusimos que esto no se eternice. Debe ser rápido”, afirmó el fiscal.
 

Según señaló, por ahora “aparecen medianamente claros los vínculos, al menos de amistad, entre ellos Boudou y Vandenbroele y lo que tiene que ver con las sociedades que constituyó en su momento Núñez Carmona con el vicepresidente”.
Pero el fiscal busca ahondar en estas vinculaciones para saber si se pueden probar los delitos denunciados.
Delegada esa causa en sus manos, el fiscal ya solicitó una serie de documentación oficial, entre ellos un expediente de la AFIP, sobre la quiebra de la firma que aún no había llegado hasta ayer a su despacho.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...