Esta belleza natural salteña no escapa de las leyendas que entreteje la cultura popular.

Cuentan los lugareños que Pasakana, hija de un poderoso Kuraka, cacique Inca, no tenía el consentimiento de su padre para casarse y escapó con su amado Kehuaillu.

Los enamorados pidieron protección a la Pachamama, madre tierra, y fueron cobijados generosamente en uno de sus mantos de tierra; lo que hizo surgir a Kehuaillu envuelto en un poncho verde, dentro del cual tenía abrazada a su dulce amada.

Entonces, cuando Pasakana quiere ver la belleza de los cerros, para no ser reconocida, se asoma en forma de una bella flor, la flor del cardo.

El amancay

Después de la primera lluvia del verano, entre mediados de diciembre y enero, en el campo del Tin Tin aparecen manchones amarillos. Son las plantas de amancay que florecieron en medio de los arenales y a los veinte días desaparecen casi misteriosamente.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...