Diego Armando Maradona aseguró hoy que quiere hacer las paces con el Fisco italiano, que le reclama unos 40 millones de euros por impuestos no pagados, para poder volver a Nápoles y reencontrarse con sus amigos en Italia. 

El astro argentino lanzó este llamamiento a las autoridades de Italia desde su residencia en Dubai, donde es el actual entrenador de Al Wasl, a través de una declaración leída en italiano al canal de televisión de información continua por satélite Sky Tg24. 

"Nunca he sido condenado por el Tribunal Supremo y quiero aclararlo todo para hacer las paces finalmente con el Fisco y con toda Italia, poniendo fin a tantos equívocos e injusticias hechas contra mí", dijo Maradona, quien jugó en Napoli entre 1984 y 1991. 

"Me han impedido volver a Italia hasta hoy, y espero que haya justicia y que la ley sea igual para todos. Mi deseo es el de volver y abrazar a los napolitanos y a todos mis amigos que viven en Italia, porque me han hecho perder 20 años, muchos años de amor", agregó. 

Diego también afirmó: "Es justo pagar los impuestos, pero Hacienda tiene que ser más humana con los ciudadanos. Yo nunca he sido un evasor fiscal. Siempre he pagado todos los impuestos que conocía. Como dice también la sentencia del tribunal italiano de 1994 presentada por mi abogado Angelo Pisani a los nuevos jueces. Esa sentencia dice que tengo razón y que no tengo deudas", apunta Maradona. 

Según explica Sky TG24 en la pieza informativa, en los próximos días, los abogados de Maradona y representantes del Fisco italiano se pondrán en contacto para intentar llegar a un acuerdo definitivo sobre las cuentas pendientes del 10. 

El Fisco italiano le reclama al entrenador de Al Wasl unos 40 millones de euros, debido a la falta de pago del impuesto de las personas físicas IRPF durante la segunda mitad de la década de los años 80, cuando jugaba en el Napoli, y esta cantidad aumenta diariamente 3.000 euros solo en intereses. 

El campeón mundial en 1986 asegura que este problema con Hacienda es culpa de "algún dirigente de Napoli que no avisó a tiempo", pues cuando se le exigió pagar, ya hacía seis meses que no se encontraba en Italia. 

En el intento de recuperar esta deuda, la Guardia de Finanzas (Policía financiera) italiana ya confiscó a Maradona unos aros que llevaba puestos mientras se encontraba en un centro de adelgazamiento del norte de Italia, que fueron subastados en 2010 por 25.000 euros. 

En 2006, aprovechando otra visita del astro del fútbol argentino a Italia, se le confiscó un reloj Rolex valuado en 11.000 euros. 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...