¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

20°
3 de Marzo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Una turista mexicana fue abusada en un pub de Cafayate

Martes, 20 de marzo de 2012 00:40

 A pocos días de que una turista japonesa denunciara haber sido sometida sexualmente por un guía de turismo de Cafayate, la joven mexicana María Eugenia Moreno López, de 31 años, denunció en la madrugada del domingo haber sido víctima de un abuso sexual similar. El agresor, del que trascendió que se llama Fernando M. y que tiene 32 años, la abordó en el baño de mujeres del pub Ñanta, ubicado en la esquina de Colón y Nuestra Señora del Rosario, a solo una cuadra de la catedral de esa localidad. Allí intentó someterla por la fuerza, aunque ella logró gritar. Su pedido de auxilio fue escuchado por dos amigas que la habían acompañado al lugar y que acudieron a ayudarla.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

 A pocos días de que una turista japonesa denunciara haber sido sometida sexualmente por un guía de turismo de Cafayate, la joven mexicana María Eugenia Moreno López, de 31 años, denunció en la madrugada del domingo haber sido víctima de un abuso sexual similar. El agresor, del que trascendió que se llama Fernando M. y que tiene 32 años, la abordó en el baño de mujeres del pub Ñanta, ubicado en la esquina de Colón y Nuestra Señora del Rosario, a solo una cuadra de la catedral de esa localidad. Allí intentó someterla por la fuerza, aunque ella logró gritar. Su pedido de auxilio fue escuchado por dos amigas que la habían acompañado al lugar y que acudieron a ayudarla.

Según fuentes policiales, las mujeres llamaron insistentemente a la puerta del baño sin que nadie respondiera, y amenazaron con llamar a la Policía si no obtenían una respuesta. Entonces el violador abrió la puerta mientras se acomodaba los pantalones y huyó del lugar caminando, mientras ellas asistían a la joven mexicana, presa de un shock nervioso.

Minutos más tarde, las tres mujeres se presentaron en la comisaría y relataron los pormenores del abuso y dieron precisiones sobre el atacante.

Según trascendió, la mujer mexicana es propietaria de un terreno en Cafayate, comprado hace varios años como inversión, y había llegado a esa localidad con la intención de desarrollar en ese predio un emprendimiento productivo. Los trascendidos indicaron, además, que en el viaje la había acompañado su esposo, un norteamericano de 45 años, quien al momento de la agresión no se encontraba con ella. Ambos estaban alojados hasta ayer en un coqueto hotel boutique cafayateño.

Aunque la Policía intentó mantener el hermetismo sobre los detalles de los hechos, El Tribuno pudo reconstruir que en su declaración Moreno López relató que el ataque se produjo cuando estaba ingresando al baño de mujeres. Allí, el agresor la habría tomado por la fuerza de los brazos y se habría bajado los pantalones inmediatamente, con la intención de consumar la violación. El hombre habría intentado someterla sin sacarle el vestido ni la ropa interior, pero ella se resistió de manera sistemática y logró gritar para alertar a sus amigas.

Estas, a su vez, contaron que no entendían qué ocurría hasta que vieron salir al hombre del baño. Allí cayeron en cuenta de que su amiga había sido víctima de un ataque sexual.

Tras la noticia, se inició la búsqueda del violador, quien fue descripto como de unos 30 años de edad. Gracias al aporte de otros testigos, se determinó que se trataba de un conocido de la noche en Cafayate, lo que facilitó su detención. El sospechoso es oriundo de Rufino, provincia de Santa Fe, y es propietario de un alojamiento ubicado sobre la calle Güemes, en el centro de Cafayate. De inmediato, la Policía se constituyó en el negocio del acusado y lo detuvo.

En su domicilio se secuestraron 66 gramos de picadura de marihuana, entre otros elementos de prueba.

El médico legal de la Policía Luis Liendro examinó a la joven mexicana y consignó que presentaba una contusión de antebrazo izquierdo y a nivel genital externo no presentaba signos de lesión. A nivel de vagina y cuello de útero tampoco tenía signos de lesiones. A pedido de la Justicia se tomaron muestras de exudado vaginal. En su dictamen, Liendro confirmó el abuso, aunque aclaró que no hubo acceso carnal.

La víctima, según el parte de la Policía, debió ser asistida por un psicólogo del hospital de Cafayate.

El caso quedó a cargo del Juzgado de Instrucción Formal de Tercera Nominación, del juez Pablo Farah. El magistrado dispuso la detención del imputado y su traslado a la Alcaidía de la capital, adonde se estima que arribó a última hora de ayer.


 

Temas de la nota

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Temas de la nota

PUBLICIDAD