Un efectivo de Gendarmería Nacional perdió la vida ayer, cerca de las 16.30, tras ser arrollado en su puesto de guardia donde, al parecer, intentó detener la marcha de un vehículo que se acercaba al control de la fuerza nacional a gran velocidad, haciendo caso omiso a las indicaciones de balizas y carteles existentes en el lugar.
La víctima fue identificada como Rolando Mendoza (25), quien ostentaba la jerarquía de gendarme raso.
La muerte es investigada como un accidente de tránsito, aunque el caso podría cambiar su carátula si se confirma la versión que circulaba ayer el Pichanal, recogida por nuestro corresponsal, que indica que el efectivo fue embestido cuando el vehículo intentaba fugarse.
Según información recogida por El Tribuno, el auto sería un Renault Magane de color gris, que hasta el cierre de esta edición no había podido ser localizado.
El uniformado de Gendarmería fue asistido de inmediato por sus compañeros de control de ruta, pero nada pudieron hacer por su vida.
Rolando Mendoza fue el único que resultó arrollado en el incidente, cuyas mecánica y circunstancias no fueron difundidas públicamente. Los únicos datos los facilitó la Policía de la Provincia. Personal de Criminalística de esa fuerza realizó las pericias de rigor, que fueron giradas a un juzgado provincial.
El Tribuno intentó dialogar con la oficina de prensa de la Agrupación Séptima de Gendarmería Nacional para conocer más detalles del incidente, pero el oficial a cargo informó que obraba un estricto secreto de sumario y la prohibición de informar detalles hasta tanto finalice la investigación interna de la fuerza.
Desde Jefatura de la Policía de la Provincia se elevó un pedido de captura del auto sospechoso y de sus ocupantes a toda la red provincial. Una alta fuente dijo que por el momento no podría aventurar quienes se desplazaban en el vehículo.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...