El dueño de un perro que muerda a una persona deberá pagar un multa de entre $ 250 y $ 5.000, de acuerdo a la gravedad del hecho, o podrá ser obligado a realizar trabajos comunitarios en una institución pública.
Así lo establece la normativa vigente en La Caldera y que será aplicada con todo rigor, adelantaron las autoridades locales.
Además, el propietario deberá hacerse cargo de los perjuicios ocasionados a la víctima del ataque.
Estas sanciones están previstas en la ordenanza 541/11, que también reglamenta la tenencia responsable de animales.
El instrumento establece sanciones que “pueden ir de $ 250 a $ 500 pesos, sin son infracciones leves. De $ 500 a $ 1.000 las graves y de $ 1.000 a 5.000 si son muy graves”. Señala, además, que los animales deben permanecer en los límites de las viviendas y en caso de carecer las mismas de un cerco perimetral, deberán permanecer con collar y correa en un sitio seguro dentro del inmueble.
Quienes saquen sus mascotas a la vía pública deberán hacer con bozal. Cabe señalar que en la localidad cuenta con unos 4.000 habitantes y unos 2.700 perros.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

Para vos, ¿la Justicia salteña debería avanzar en la instauración del juicio por jurado en la provincia?

Importante ahora

cargando...