Wade Michael Page, el autor del tiroteo en un templo sij en Wisconsin (EEUU) que dejó 6 muertos y 3 heridos el domingo pasado, se disparó un tiro en la cabeza que le causó la muerte tras recibir un balazo de un policía que intentaba reducirlo, informó ayer el FBI.

Sin embargo, otras versiones indican que el racista fue acribillado por la policía, lo que no hace sino agregar confusión sobre el hecho.

La agente especial del FBI a cargo de la investigación, Teresa Carlson, indicó en una rueda de prensa que Page murió “por el tiro que él mismo se disparó en la cabeza” y no del disparo que recibió en el estómago.

Carlson señaló, además, que Page, un exmilitar de 40 años, fue el único responsable del tiroteo. “Nadie más es responsable”, dijo la agente que indicó que todavía no han determinado la causa del ataque.

Precisamente este punto es el que mantiene en vilo a la comunidad sij, cuyos dirigentes afirman que necesitan saber cómo protegerse de posibles futuros ataques.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...