Para todos fue positivo el simulacro de terremoto que se realizó ayer en pleno centro de la ciudad de Salta.
La zona elegida fue la del mercado San Miguel y todo el ámbito que rodea al gran centro comercial.
Desde temprano, el subsecretario de Prevención y Emergencia de la Municipalidad, Gastón Galíndez, se ubicó en la zona con mucha expectativa para brindar detalles a la gente y a la prensa. Explicó que el ejercicio involucró a más de 6 mil personas, incluido el personal de que se dedica a la seguridad, a la prevención y a las emergencia en general.
Las instituciones participantes fueron Defensa Civil, el SAME, Bomberos de la Provincia, Voluntarios de la Brigada Solidaria y Voluntarios Martín Miguel de Güemes; la Brigada USAR de Defensa Civil; el cuerpo de Rescatistas Especiales Voluntarios, 40 agentes de la dirección Tránsito municipal, 120 efectivos de la Policía Urbana y de Seguridad Vial; más el personal de 10 galerías, 20 grandes comercios de la zona y los casi 400 puesteros del San Miguel que en total totalizaban 1600 comerciantes.
 

También hubo 35 veedores voluntarios municipales y los estudiantes del terciario de la carrera de Seguridad e Higiene de la localidad de Vaqueros.
Todos estuvieron ensayando y analizando los protocolos de seguridad, planes de emergencia y los roles que deben cumplir durante la evacuación en una zona crítica como es el microcentro salteño.
Con una puntualidad pocas veces lograda, a las 9.30 la policía comenzó a evacuar el mercado.
Chicos y grandes miraban atentos la llegada las diferentes dotaciones de Bomberos con las que cuenta la ciudad escoltados por el personal de la Dirección de Tránsito Municipal.
El SAME se lució por su premura y la velocidad en el armado de gazebos para recibir a los supuestos heridos.
Los integrantes de Defensa Civil y los rescatistas invadieron la zona en cuestión de minutos y la avenida San Martín, en la intersección con Ituzaingó, quedó como una postal de catástrofe.
Además cortaron el tránsito del transporte urbano de pasajeros y de particulares, por lo que el asombro en los desprevenidos fue grande.
 

El susto, la sorpresa y la curiosidad invadió al ciudadano común que fue de pura casualidad a esa hora a comprar algo por la zona.
Para lo demás, ya estaba todo calculado. En estos últimos meses se capacitó a los referentes, a los coordinadores de los puestos del mercado y a los trabajadores de los negocios de la zona para que orienten a las personas que ingresaron al mercado y las que estaban en la calle, ante situaciones de emergencia.
Finalmente, el simulacro tuvo una duración de 50 minutos y la premisa fue la de instruir a los salteños sobre lo que se debe de hacer a la hora de una emergencia bajo el lema “El riesgo es no saber”.
 

La primera evaluación

Tras habilitar la circulación del tránsito vehicular, la reapertura de los negocios y la vuelta de la normalidad las diferentes autoridades se reunieron en las instalaciones de la Cámara de Comercio de Salta para realizar un balance sobre el gran operativo.
De una primera aproximación a los factores a mejorar, Galíndez dijo que “se pudo dilucidar la falta de conciencia de la enorme mayoría, para lo cual deberemos trabajar en elevar la percepción del riesgo en la gente”. Mencionó la “poca actitud de los brigadistas líderes” y concluyó en que “hay que mejorar las medidas de autoprotección en el vecino común”.
Un apartado especial fue para los trabajadores de prensa y su participación activa en el ejercicio del simulacro, a los que también habrá que capacitar.
 

Los tiempos del SAMEC

El titular del Servicio de Asistencia Médica de Emergencias y Catástrofes (SAMEC), Mario José Palacios, tenía una amplia marca de satisfacción por los tiempos con los que actuó el personal del servicio.
“Este servicio de emergencias participó con 40 personas. Tardamos 12 minutos en tener todo listo para la asistencia de heridos en el lugar”, dijo Palacios al evaluar sus planillas.
Los datos surgen según el protocolo con que se rige el sistema: se toma el tiempo desde que se da el aviso al Servicio de Emergencia 911.
La velocidad en la organización fue muy satisfactoria, al punto de que en 3 minutos y medio armaron un gazebo en una suerte de carpa de campaña para la atención primaria.

Capacitación para periodistas

Dentro del balance de las actuaciones de los distintos actores que intervinieron en el simulacro por terremoto, se analizó particularmente el desempeño de los trabajadores de prensa.
La actuación de movileros, fotógrafos, redactores y camarógrafos no fue de las mejores, evaluaron los organizadores y especialistas que al final analizaron cada detalle del ejercicio.
El subsecretario de Prevención, Gastón Galíndez admitió, no como una crítica sino como un aspecto a mejorar, que durante el simulacro los periodistas querían realizar entrevistas y móviles en vivo a los que estaban trabajando en diferentes roles.
En consecuencia, y como una exclusiva, el funcionario anticipó que para marzo ya tienen preparada una capacitación para trabajadores de prensa que tratará sobre el rol de los medios de comunicación en casos de emergencias y catástrofes.
 

Apostillas de la jornada

Fueron muchos los que destacaron el simulacro, incluso aquellos que no estaban enterados y que por casi una hora vieron alterada su rutina.
Los trabajadores de los comercios de la zona, como Carlos Morales de la fiambrería Margus, destacaron la fecha y el horario elegido para el ejercicio. “Está muy bien porque ya descargamos la mercadería y a esta hora bajan las ventas porque muchos ya compraron. El día también está bien porque hay muchos de vacaciones y no tenemos a tanta gente esperando”, dijo a El Tribuno.
Sin embargo, pese a las vacaciones y al calor húmedo, dentro del mercado había unas 1.500 personas.
La cifra es grande y aumenta exponencialmente en otras épocas del año, lo que revela la necesidad de realizar otro simulacro, según se evaluó. 

 

Víctor Ola Castro
 

El subsecretario de Defensa Civil,

Víctor Ola Castro, puso énfasis en lo satisfactorio de los resultados del ejercicio de simulacro de sismo.
“Es muy bueno saber que podemos trabajar en forma coordinada y eficiente entre todos los organismos ante posibles casos de catástrofes”, dijo el funcionario.
Y agregó que “todas las dependencias del Gobierno provincial, las de la Municipalidad de Salta y de los voluntarios hicieron un trabajo excelente, por lo que el resultado es altamente positivo. No obstante, hay detalles y aspectos que deben ajustarse y mejorar”.
Destacó el trabajo de técnicos de Edesa y de Aguas del Norte, quienes participaron sobre inconvenientes que pudieran plantearse en cada servicio en caso de terremoto.

 

José Muratore, administrador

Las capacitaciones previas al operativo de ayer se realizaron en las instalaciones del mercado San Miguel.
Desde un primer momento, el centro comercial fue protagonista en el proyecto de organización del simulacro. El administrador, José Muratore, consideró que es muy importante saber el proceder ante la amenaza de desastre, “pues hay 1500 personas que trabajan y otras 1500 que llegan en un día típico como el de ayer”. Señaló que “además nos pone a prueba a nosotros, porque hay tareas específicas que debemos hacer como los cortes en los suministros de gas natural y energía eléctrica. Esta suma de detalles forman un protocolo que debemos conocer a la perfección quienes estamos en el mercado y velar por los clientes”, concluyó.
 

 

Juan Britos, comerciante

Juan Britos sufrió un incendio en uno de sus comercios hace unos años. Sabe de lo que habla y fue ayer un participante activo en el ejercicio preparado.
“Nosotros debemos, como puesteros del mercado, tener una conciencia más grande de la enorme tragedia a la que nos podemos someter si no hacemos lo que nos dicen, y conocer más profundamente qué es lo que corresponde hacer en estos casos”, dijo el comerciante.
Ante la pregunta sobre el resultado del simulacro, Britos dijo “que se tendrían que hacer más ejercicio pues muchos puesteros, propietarios y empleados de otros comercios aún no están en condiciones de actuar ante una catástrofe o urgencia de cualquier tipo que se plantee”.

 

 

Andrés Martínez - Tránsito

Otro que manifestó mucha satisfacción fue el director general de Gestión del Tránsito, Andrés Martínez.
El funcionario municipal dijo que “en menos de tres minutos logramos despejar el tránsito, ordenadamente, para que lleguen las autobombas y las ambulancias hasta el lugar”.
Lo cierto es que los cochebombas llegaron por avenida San Martín y circularon contramano por Ituzaingó hasta calle Urquiza.
El trabajo de despeje fue efectivo y en una destacable coordinación con los vehículos de las otras fuerzas. La salida de las ambulancias con los heridos también fue muy organizada, con despeje oportuno de curiosos, integrantes del mercado y previendo la circulación de otros vehículos en la zona.

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...