Pese a que cualquier variable nominal difundida, como la base monetaria, el gasto público, el salario promedio de la economía, el haber jubilatorio, entre otras, se mueven a ritmo de 25 a 30% al año, con un promedio mensual de 1,5 a 3%, y que son conocidas las violentas subas de los precios de los alimentos básicos en la dieta del hogar argentino, como la carne, el pan, la leche o el tomate, el INDEC informó que en septiembre la canasta básica de alimentos apenas se encareció 0,17%, muy por debajo de 0,5% que el organismo estimó para el rubro alimentos del Indice de Precios al Consumidor.

Ese componente, que determina el umbral de indigencia de la población subió 6,1% en los últimos doce meses, poco menos de la mitad de la inflación oficial y de la cuarta parte de la tasa que arrojó el consenso de las consultoras privadas.

De ahí que para las cuentas nacionales un hogar tipo de dos adultos y dos menores que tienen un consumo equivalente al de 3,09 adultos puede subsistir por arriba del umbral de indigencia si pudo reunir ingresos, por cualquier concepto, en forma diaria $25 y mensual 750,57 pesos.

En tanto que si agrega el costo de los servicios esenciales, esos parámetros treparon a $57,26 y $1.717,86 respectivamente, que es el límite mínimo de recursos monetarios que evita caer por debajo del umbral de pobreza. Se elevaron 0,55% en el mes y 9% en los pasados doce meses.
De acuerdo con esos parámetros, el salario mínimo, vital y móvil que fue elevado a $3.300 en agosto más que cuadruplica el umbral de indigencia de un hogar tipo y casi duplica el límite de pobreza.

Fuente: Infobae

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...